Saturday, March 18, 2017

"Dos Estados" no es el objetivo, la paz es la meta. Y ambas cosas no significan lo mismo - Elder of Ziyon



El New York Times, Washington Post y Los Angeles Times se han burlado de la declaración del presidente de Trump de que tal vez una solución de dos estados no fuera la solución.

Todas estos editoriales hacen una básica suposición implícita: que los palestinos deberían tener el poder de veto sobre cualquier solución, pero que en cambio los israelíes no deberían tenerlo.

El New York Times es más explícito:
Su disposición, sin embargo, a dar crédito a aquellos que niegan un estado independiente para los palestinos sin duda provocará que la paz sea más difícil de lograr. Los palestinos han buscado durante mucho tiempo su propio estado y están seguros de rechazar la idea de que sus tierras sean anexionadas por Israel, incluso si se les ofrece algún tipo de autonomía limitada.
Pero los israelíes también se muestran firmes a la hora de rechazar las demandas palestinas por la paz. Como indicó Mahmoud Abbas, y ésta es sólo una descripción parcial de las demandas palestinas:
El presidente Mahmoud Abbas subrayó que su gobierno se adhiere a la opción de dos estados, así como al derecho internacional y a la legitimidad internacional para garantizar el final de la ocupación israelí y el establecimiento del Estado independiente de Palestina con Jerusalén Oriental como su capital, para vivir con seguridad y en paz junto al Estado de Israel sobre las fronteras del 4 de junio de 1967
No obstante. Abbas rechaza específicamente las dos líneas rojas de Israel descritas por Netanyahu, ya sea para un escenario de uno o dos estados:
El presidente Abbas hizo hincapié en que la persistencia del primer ministro israelí en sus dictados respecto a la continuación del control israelí sobre la frontera oriental del territorio del Estado de Palestina, así como la exigencia del reconocimiento de Israel como Estado judío, deben considerarse como una continuación del intento de imponer unos determinados hechos y destruir la opción de dos estados reemplazándola por el principio de un único estado con dos sistemas: el apartheid.
Eso en inglés, en árabe Abbas exige aún más: el mítico "derecho de retorno", la liberación de los presos terroristas y mucho más.

Todas ello se describe una y otra vez por los líderes palestinos como unas demandas no negociables, lo que significa que van a rechazar cualquier cosa que sea inferior a lo que desean.

Sin embargo, los grandes medios de comunicación occidentales hacen la suposición de que el rechazo palestino es legítimo, y por lo tanto, a menos que consigan lo que quieren, no puede haber una solución. Los medios de comunicación también aceptan tácitamente la idea de que los palestinos se decantarán espontáneamente por la violencia y el terrorismo si no consiguen lo que quieren, dando legitimidad  a sus amenazas.

Pero, ¿qué pasa con lo que quieren los israelíes? Ninguno de estos editoriales da credibilidad a la insistencia de Netanyahu de un control de la frontera con Jordania, de que los palestinos acepten a Israel como el estado judío que es, o de que se reduzca la extrema incitación contra Israel y los judíos en las escuelas y los medios de comunicación palestinos, y que estas líneas rojas israelíes pueden utilizarse para rechazar legítimamente la existencia de un estado palestino que no las tenga en cuenta.

Los medios occidentales solamente conceden a los palestinos el poder de veto sobre cualquier solución. Sólo sus líneas rojas son válidas y reales para ellos.

Todos los editoriales ignoran el hecho más fundamental de todos, las anteriores ofertas de paz de Israel, centrando cada una de sus objeciones y advertencias al supuesto de que Israel se convertiría en un "estado de apartheid". Pero no es la parte israelí la que rechaza la paz, sino la parte palestina, una y otra vez.

El editorial del Washington Post es más interesante, ya que accidentalmente proporciona el mejor argumento para mantener el status quo. Comenta que la declaración de Trump "incrementa las posibilidades de que uno de los pocos rincones relativamente pacíficos de la región volverá al conflicto"

¿Comprenden, las cosas ahora son relativamente pacíficas sin un Estado palestino?

Sí, hay apuñalamientos y otros ataques ocasionales con coches... sin embargo, en comparación con el pasado, incluso durante el proceso de Oslo en sí en la década de 1990, las cosas realmente en la actualidad son relativamente pacíficas.

Y la razón no es porque los palestinos tengan esperanza en poseer un estado. Ellos ya detuvieron hace años las negociaciones para ello. La razón es que tienen una autonomía y un poder político que no quieren perder. No van a correr el riesgo de perder lo que ya tienen con el fin de tratar de obtener un estado que aún ven poco probable de conseguir.

Es Hamas el que ha detenido los ataques con cohetes, no un plan de paz. Las guerras de Gaza son las que les disuaden de un terrorismo pleno en la actualidad, no un pedazo de papel. Ellos quieren mantenerse en el poder por encima de todo. Eso no quiere decir que no fantasean con espectaculares ataques terroristas, pero desean mucho más asegurarse de que no van a perder más de lo que podrían ganar en cualquier movimiento que hagan, y para ello limitan sus opciones de terror de manera espectacular.

La Autoridad Palestina disfruta con el simbolismo de la condición de estado que posee gracias a las misiones diplomáticas y el respeto sin precedentes que disfruta en la ONU. Sus fuerzas de seguridad están parando los ataques terroristas no por defender el "proceso de paz", sino porque como Hamas no quieren perder lo que tienen.

Esta es la zona más pacífica de la región desde la década de 1980, cuando Israel se hizo realmente con el control de los territorios. Sin embargo, a diferencia de la década de 1980, no se debe al IDF, sino a que los árabes tienen algo que perder y no quieren ponerlo en peligro.

¿Quién puede decir de manera realista que un Estado palestino, donde se pueda desplegar un ejército y abiertamente se promuevan ataques terroristas más allá de lo que hoy lo hacen, tendría algo que ver con la paz? ¿Cómo puede el Washington Post asumir que "uno de los pocos rincones relativamente pacíficos de la región" seguiría siendo de esa manera (o incluso mejor) cuando la parte que apoya abierta y financieramente a los terroristas, consigue un estado?

Los palestinos que han rechazado sistemáticamente planes de paz razonables y que todavía hoy abrazan el terror, no se merecen un estado siempre y cuando se mantengan intransigentes.

Los "dos Estados" solían ser una fórmula con posibilidades de alcanzar el objetivo de la paz. Falló. El error es que el mundo no parece poder distinguir entre el objetivo y los medios.

El objetivo sigue siendo la paz, no los "dos estados". Como admite el Washington Post, en este momento hay más paz en Israel y en los territorios que la que disfrutan los vecinos de Israel, y las cosas en Israel no han sido tan pacíficas durante décadas. No hay absolutamente ninguna evidencia de que un Estado palestino volvería las cosas mejores, y existe considerable evidencia de que empeoraría las cosas.

El status quo no es lo ideal, e Israel todos los días tiene que equilibrar sus necesidades de seguridad con la garantía de que los árabes palestinos puedan disfrutar la mejor vida y la mayoría de los derechos posibles. Si al mundo le gusta o no esto, es el mejor plan de paz disponible en la actualidad. Mientras los palestinos se niegan a ceder, el statu quo se mantendrá como la opción que mejor optimiza una paz verdadera.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home