Wednesday, March 22, 2017

El romance del Sionismo Religioso con el capitalismo - Yair Sheleg - IDI



Cuando era un alumno de secundaria del colegio religioso Midrashiat Noam, en Pardes Chana, uno de mis amigos empezó a pasar copias de The Fountainhead y Atlas Shrugged de la pensadora y escritora estadounidense Ayn Rand. En estos libros, los protagonistas son ajenos a la presión social o a cualquier compromiso altruista con la sociedad en general.

Reflejando la cosmovisión de Rand, sus personajes estaban impulsados ​​por el objetivo singular de una plena expresión de sí mismos. De hecho, el sentido del propósito de una persona en el mundo se definía mediante el dominio de la autorrealización y la satisfacción de cada uno de sus deseos. Como tal, la idea de devolver algo a la sociedad no era más que un mito, impuesto por los débiles y los demagogos que buscan en última instancia aplastar nuestra individualidad.

Aunque los libros de Rand eran refrescantes de leer, yo y mis amigos no estábamos de acuerdo con su tema central. Al fin y al cabo, casi todos nosotros serviríamos muy pronto en las Fuerzas de Defensa de Israel, un último ejemplo de dejar de lado el interés propio para contribuir a la sociedad. En este contexto, el concepto de "devolver" es especialmente evidente cuando el servicio militar toma la forma de un servicio de combate que pone en peligro la vida.

Sin embargo, unas décadas después parece que las ideas de Rand han penetrado en el corazón del pensamiento nacional-religioso. Aunque no sea la forma radical promovida por Rand, los valores fundamentales del capitalismo y el libertarianismo social forman hoy parte de la cosmovisión sionista religiosa.

Estas ideas se evidencian en varias plataformas intelectuales. El Kohelet Policy Forum, por ejemplo, declara como uno de sus objetivos fundamentales"afianzar los principios del libre mercado en Israel". La web Mida, que se define a sí misma como representante de los valores "liberales clásicos", considera que son inmensamente preferibles "unas instituciones cívicas, voluntarias y de base a un estado grande con unos presupuestos amplios que perjudican la libertad individual y económica".

Estas posiciones representan un cambio dramático en el camino del sionismo religioso, cuyo eslogan histórico  fue "Torah y trabajo", y que fue un movimiento que estableció kibutzim y moshavim, defendió la agricultura, cooperó estrechamente con el campo secular como el Laborismo Sionista, y que creyó poderosamente en la importancia de la justicia social y la responsabilidad mutua.

¿Qué provocó este cambio?

Se puede señalar la dura polarización que está teniendo lugar en la sociedad israelí, la cual ha llevado a muchos dentro de la izquierda a mostrarse indignados ante cualquier nacionalista, y a muchos dentro de la derecha a repeler cualquier cosa asociada con la izquierda, incluidos los valores relacionados con el concepto de justicia social.

Otra teoría sugiere el deseo de los sionistas religiosos de formar parte de la élite social y económica israelí.

Sin embargo, hay otra importante razón para este cambio hacia una cosmovisión más individualista. Los científicos políticos distinguen entre dos enfoques fundamentales para la formulación de las políticas. En primer lugar, el enfoque "idealista" supone que las intenciones de la mayoría de las personas tienden hacia lo mejor, y en consecuencia trabajan para lograr objetivos nobles. En cambio, el enfoque "realista" supone que las intenciones humanas son malas. Como tal, el realista sostiene que el papel de los actores en la escena pública es simplemente sobrevivir en un ambiente cruel, mientras aspira a maximizar los beneficios individuales y los logros.

Históricamente, los movimientos juveniles religiosos sionistas infundieron al movimiento un gran idealismo y le colocaron en el campo del "Tikkun Olam" que colocaba la justicia social como un valor cardinal. Incluso las inclinaciones políticas religiosas sionistas crecieron generalmente por la aspiración de actualizar una amplia visión sionista, y no se enfocaba en la hostilidad hacia los palestinos o la izquierda.

Pero el duro y continuo conflicto externo con los palestinos y el conflicto interno con la izquierda han endurecido el corazón del sionismo religioso. Con el tiempo, el movimiento, percibiéndose en un formato de supervivencia, se ha vuelto cada vez más realista y más amargamente consciente de la naturaleza inquebrantable del mundo.

Este "realismo", que primero se aplicó al estudio de las relaciones exteriores, se ha extendido gradualmente hacia otras esferas, incluyendo y principalmente las socioeconómicas.

Este mundo donde perro-come-perro se caracteriza por seres humanos que están en constante competencia por los recursos, una realidad brutal donde "el poder determina el bien". El vencedor puede arrojar algunas migajas caritativas a los débiles. La feroz lucha por el control de Judea y Samaria ha endurecido el corazón del sionista religioso en áreas no necesariamente relacionadas con esa lucha.

El sionismo religioso se basa en una posición nacionalista, incluso de halcón o de línea dura, en asuntos exteriores. Tal ethos, especialmente en el Oriente Medio, exige una gran disposición al sacrificio. Sin embargo, este deseo de servir al bien mayor sólo puede mantenerse con el tiempo si un sentido de solidaridad y de responsabilidad mutua une a los miembros de la sociedad israelí. Si tal sentimiento es en gran parte ausente a nivel social, este sentido de la causa común terminará también esfumándose.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home