Saturday, March 18, 2017

Feministas (y/o) sionistas, mártires de la izquierda, mujeres del Muro, pacifistas ególatras y demás fanfarria - Shmuel Rosner



1.- La discusión que rabia entre los movimientos "activistas" sobre la compatibilidad, o falta de ella, entre el feminismo y el sionismo, es uno de los debates más idiotas de los que he sido testigo desde hace mucho tiempo. ¿Se puede ser a la vez feminista y sionista? Todo depende de la definición que tengas del feminismo y del sionismo. Fin de la historia.

Una cosa que aprendemos de este debate: "ser feminista no excluye a nadie de ser también un idiota".

2.- Tengo la sensación de que hay una nueva oportunidad turística para Israel: "conseguir que los judíos radicales y aquellos repletos de superioridad moral y progresista vengan a Israel, y de paso convertirles en unos mártires de la izquierda por detenerlos durante una o dos horas".

Algunos de ellos parecen seriamente pedirlo [N.P.. y es que muchos están en perpetua búsqueda de incrementar su autoproclamada superioridad moral y su prestigio entre sus pares radicales].

Lo sé, todo es parte de la ira dirigida contra la decisión de Israel de ser más duro con aquellos que solo vienen a visitarnos para más tarde poder denigrar a Israel y actuar en contra de Israel en diversas instituciones. Y parte de esta rabia puede llegar a estar en parte justificada. Israel debería tener más cuidado a la hora de tratar de domeñar el radicalismo de izquierda del BDS, y no convertir a todos los críticos de Israel en enemigos acérrimos.

Aún así, esta nueva campaña de la izquierda, que bien podría titularse como "Israel, por favor, arréstame", roza el ridículo y el delirio. Si quieren ser mártires, si quieren sentirse unos héroes, pueden dirigirse a Siria. Las provocaciones baratas al blandengue Israel, donde no corren riesgos, no es un acto de heroísmo.

3.- De acuerdo con una encuesta publicada el martes, el 32% de los palestinos cree que la ocupación israelí de Judea y Samaria continuará durante al menos 50 años más, mientras que el 29% cree que continuará durante 5-10 años o más. Sólo el 24% piensa que va a terminar pronto.

Parece que los israelíes y los palestinos están básicamente de acuerdo. Sólo los americanos y los europeos no parecen poder ver una realidad evidente, y siguen insistiendo en un gran negocio que no está allí.

4.- Es bastante sorprendente que la prensa israelí, que a menudo se obsesiona con el conflicto entre Israel y Palestina, no se haya molestado demasiado en informar acerca del detallado informe de Michael Herzog - un negociador israelí - sobre las fallidas negociaciones de 2013-2014. Herzog utilizó un lenguaje suave, pero su veredicto fue claro: "no fue culpa de Netanyahu el que las negociaciones fracasaran. Fue culpa de John Kerry. De Kerry y de su equipo de negociadores estadounidenses".

Entonces, ¿por qué esa relativa tranquilidad entre los miembros de los medios de comunicación israelíes? Un Netanyahu algo paranoico diría que se debe a que los medios israelíes están controlados por los izquierdistas, y que todo lo que quieren saber y publicar es la falsa acusación de que las conversaciones fracasaron a causa de él.

No soy un admirador de la batalla de Netanyahu contra los medios de comunicación. Pero en este caso sí tendría un as en la manga.

5.- Por cierto, aconsejo a Trump y a sus asesores que lean el informe de Herzog (de hecho, sé que algunos de ellos lo hicieron). Una de las lecciones que deben aprender es no elevar las expectativas. Sí, claro, Trump es un negociante y un típico agitador, o lo que sea. El conflicto entre Israel y Palestina no es para aficionados. Tampoco es para gente que persiga lo grandioso.

En otras palabras: si Trump pone el listón tan alto como lo hizo Obama,  podría terminar donde terminó Kerry

6.- El columnista del Forward (y conocido activista del sector progresista), Peter Beinart, sostiene que cuando los demócratas miran a Netanyahu ven a Trump:
Cuando Netanyahu habla, los demócratas oyen a Donald Trump. Cuando los demócratas leen acerca de que Israel no permite que los críticos de Israel entren en el país, piensan en la prohibición de la inmigración de Trump. Cuando se enteran de las amenazas de Netanyahu a la libertad de la prensa, piensan en los ataques de Trump contra los periodistas. Cuando Netanyahu afirma que su muro en Egipto detuvo a la "inmigración ilegal", piensan en la pared propuesta por Trump a lo largo de la frontera con México.
¿Tiene razón? Tal vez. Probablemente. ¿Los demócratas están justificados a la hora de pensar que estos dos líderes tienen rasgos similares? Apenas. ¿Beinart no les regaña por hacer este tipo de comparaciones simplistas y superficiales? Por supuesto que no, Beinart solamente regaña a Netanyahu.

7.- Las mujeres del Muro (Kotel) presentaron una petición ante el Tribunal Supremo. Exigen el derecho de orar sin perturbaciones en el Muro Occidental.

En enero pasado, el tribunal dictaminó a su favor. Pero el tribunal está cambiando rápidamente y es cada vez más conservador. De hecho, escribí un artículo sobre ello la semana pasada en The New York Times. Aquí está un párrafo:
Es, sin duda, un momento aterrador para una minoría de israelíes, esos que creen que una liberal y activista Corte Suprema es la última de las instituciones democráticas de Israel no tocada por la derecha. Pero el resto de los israelíes ven el cambio gradual en la composición de la Corte como un hecho positivo, un paso importante para la coalición gobernante de Israel y para sus mayoritarios representantes y votantes. Es decir, si la coalición conservadora resulta digna de los cambios que está promulgando.
8.- De hecho, el Muro Occidental es uno de los lugares en los que la coalición conservadora podría demostrar su valía. Es uno de los lugares en los que la coalición puede demostrar que no es necesaria una Corte activista [N.P.: tal como lo ha sido hasta ahora, y muy sesgada hacia la izquierda].

¿Ustedes no quieren que la Corte intervenga? Eso es comprensible. Pero por favor, compórtense como adultos y hagan política por su cuenta. El gabinete votó a favor de establecer una tercera plataforma cerca del Kotel. El gabinete se supone que debe poner en práctica su decisión. Si no lo hace, su caso contra una Corte activista se volverá mucho menos convincente.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home