Sunday, March 12, 2017

Los miopía de los judíos liberales americanos que ignoran la comprometida situación de los judíos europeos - Bethany Mandel - Forward



La semana pasada, la rabino liberal Danya Ruttenberg escribió un popular tweet frente a los ataques antisemitas contra la comunidad judía estadounidense. Ruttenberg postulaba que, si bien parece existir un incremento en las acciones no violentas contra los judíos de América, no somos tan vulnerables como otras comunidades, y por lo tanto debemos apoyar sobre todo a las más indefensas comunidades musulmanas y LGBT.

Sobre el primer punto, Ruttenberg tiene razón: los vándalos de los cementerios y el caso del loco solitario que realizó varias amenazas a centros judíos no constituye un ataque total a la comunidad judía estadounidense. Sobre el segundo punto: aún vivimos en una república próspera donde ningún grupo está siendo atacado por el Estado. Como cualquier otro judío en América, Ruttenberg sigue viviendo con seguridad y disfruta de la libertad de practicar abiertamente su fe y de oponerse a cualquier política gubernamental que ella elija.

En su oleada de tweets, Ruttenberg escribió: "Aún estoy bastante segura de que los judíos americanos van a seguir estando protegidos de la violencia del Estado que una gran cantidad de otros grupos están experimentando". Pero los judíos han estado, y estarán sujetos a "la violencia del Estado" en los Estados Unidos por vivir ahí.

Más tarde, en un intercambio de correos electrónicos, Ruttenberg me dijo, "no estoy de acuerdo con la idea de que ningún grupo está actualmente bajo ataque. Tomen sólo un ejemplo, este lunes Trump emitió una nueva versión de su prohibición de la inmigración musulmana, la cual se ha demostrado no tener que ver con preocupaciones reales por la seguridad. No necesitamos escoger entre estar preocupados por los judíos en todo el mundo y por nuestros colegas estadounidenses de casa. Podemos y debemos luchar por la justicia y la seguridad para todos".

Mientras tanto algunos críticos del presidente Trump no aprueben algunas de sus afirmaciones, alegando que cualquier tipo de "violencia del Estado" que se esté llevando a cabo actualmente, o que esté en el horizonte, es hiperbólica. En una entrevista con Nathan Guttman, el ex director de la Liga Anti-Difamación Abe Foxman se mostró de acuerdo, recordando que en los ataques antisemitas en Chicago, Seattle, Los Ángeles y Washington ningún judío perdió la vida. Esos incidentes no mortales deben poner la ola de amenazas de bomba en los centros comunitarios judíos y sinagogas en perspectiva.

"No estoy sorprendido de que esto esté sucediendo", dijo Foxman. "Lo que estamos viendo ahora es serio, pero no es una crisis".

Si los grupos judíos estadounidenses buscan autodesignarse como guardianes de los verdaderamente vulnerables, no necesitan ir muy lejos para descubrir a un grupo que no sólo merece su simpatía, sino también su defensa a pleno pulmón: los judíos europeos que se enfrentan a una violencia regular y a un generalizado apático sostén de sus estados.

Hace poco hablé con Annika Hernroth-Rothstein, una escritora judía-sueca y una columnista política del Israel Hayom, que ha pasado los últimos meses horrorizada ante las prioridades de los judíos liberales americanos (Hernroth-Rothstein fue noticia hace unos años abandonando su propio país para llamar la atención sobre el aumento del antisemitismo en Suecia).

"Nosotros [los judíos europeos] nos sentimos muy desconectados con los judíos de América, ya no sentimos su solidaridad", comentó Hernroth-Rothstein. Los judíos americanos parecen no interesarse por "esas cosas tan tontas que pasan en Europa. Sigo viendo las protestas en la ciudad de Nueva York de esos rabinos que llevan sus talit protestando por las leyes anti-inmigración. ¿Ellos no saben acaso lo que está pasando en Europa en los últimos cinco años? ¿Por qué nadie presta atención a sus familiares judíos europeos que están huyendo de Europa? Los judíos de América tienen influencia. Pero nosotros no les preocupamos y no utilizan su influencia con nosotros".

Como para probar su tesis, en los últimos dos meses la ADL ha emitido dos comunicados de prensa sobre cuestiones de personas "trans" y tres en respuesta a las órdenes ejecutivas de inmigración de Trump, sin embargo, rara vez ha puesto de relieve su apoyo a la comunidad judía europea.

Sólo en el mes de febrero dos hermanos que llevaban kipás en París fueron emboscados y secuestrados, a uno de ellos se le cortó un dedo en el ataque. Mientras tanto, la líder francesa de la extrema derecha, Marine Le Pen, advirtió a los judíos franceses en posesión de la ciudadanía israelí tendrían que renunciar a ella. Y esta semana se inició la "Semana del Apartheid Israelí" en Francia. Mientras tanto, Benjamin Amsellem, un judío francés que sobrevivió a un ataque con machete el año pasado cuando una Torá - literalmente - salvó su vida al interponerse entre su cuerpo y el machete del agresor musulmán turco, se siente inseguro al igual que muchos otros judíos europeos de llevar una kipá en público, por lo que ahora utiliza un sombrero.

Y esas son solamente malas noticias procedentes de Francia.

Pocos grupos se merecen más nuestro apoyo y simpatía que nuestros hermanos los judíos europeos. Amar a nuestros hermanos es un componente clave de la tradición judía y se encuentra en el Levítico 19:18, dando forma a cómo la comunidad judía se ha estructurado hasta el presente. En los últimos tiempos, la obsesión de los judíos americanos con las políticas liberales han cambiado las prioridades, y la forma en que identifican a las víctimas muchas individuos y organizaciones judías americanas.

¿Es mucho pedir a las comunidades y organizaciones liberales judías americanas que tengan en consideración que las vidas judías también importan (Jew Live Matters)?

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home