Saturday, April 22, 2017

¿Posverdad? Con los palestinos los medios de comunicación hace ya tiempo que la practican - Revista de Medio Oriente



 ¿Dónde está la cobertura?

Ya sabemos que los medios de información en español, al menos en lo que al conflicto palestino-israelí se refiere, no informan, o no sólo informan, sino, y antes bien, promueven una “narrativa”, una visión favorable a los intereses del liderazgo palestino. Uno de los elementos de este “relato” que señala a Israel como responsable del estado de cosas, y que retrata al Estado judío como la causa de todos los males, es el bloqueo impuesto contra Hamas en la Franja de Gaza con el fin de evitar que adquiera material para usos terroristas y para que infiltre a sus miembros con el fin de llevar a cabo atentados.

El “cuento” moralizante que ofrecen los medios habla de “penurias y sufrimiento”, pero no menciona al grupo terrorista palestino Hamas, que detenta el control de la Franja – amén de la presencia de otras organizaciones terroristas -, máximo responsable de la situación socio-económica de dicho enclave, a través del desvío de los fondos de ayuda humanitaria para actividades terroristas, la opresión contra su habitantes y por las agresiones armadas lanzadas contra Israel.

El 20 de abril de 2017 los medios tuvieron una oportunidad más para silenciar la realidad. Dos hermanas palestinas de Gaza, según informó la agencia de noticias AP, fueron descubiertas cuando pasaban explosivos de contrabando para utilizarlos en ataques.

Los explosivos estaban camuflados en envases etiquetados como medicamentos. Las mujeres tenían permisos de entrada a Israel, donde una de las hermanas recibe tratamiento contra el cáncer”, apuntó la agencia.

Claro que si se quiere promover la demonización de Israel y el “levantad el bloqueo”, habrá que callar, precisamente, sus causas verdaderas: Hamas; el terrorismo.

Y en eso andan los medios. Y cómo se afanan en ello.


Libros de texto de la Autoridad Palestina siguen enseñando el odio: Nuevamente, ¿dónde está la cobertura?

 Los medios de comunicación en español cubren (y usualmente, amplifican) hasta el más mínimo hecho que tenga relación con el conflicto palestino-israelí hasta traducirlo en la sugerencia al lector de que en dicho conflicto se encuentra el origen de todos los males que asolan el mundo. Así pues, ‘llama la atención' que estos mismos medios, que con tanto celo observan esa región diminuta, ‘pasaran por alto' la siguiente información publicada el 3 de abril de 2017 por el diario Jerusalem Post.

Según este medio, los libros de texto de las escuelas de la Autoridad Palestina “son más radicales que en ediciones anteriores, de acuerdo a un informe publicado por el Institute for Monitoring Peace and Cultural Tolerance in School Education (IMPACT)”. Los nuevos libros de texto mostraban “un deterioro en los mensajes de tolerancia y paz comparados con ediciones anteriores”.

El Jerusalem Post apuntaba que dichos libros “le enseñan a los alumnos a convertirse en ‘mártires' prescindibles y a rechazar las negociaciones, mientras que demonizan y niega la existencia del Estado de Israel”; y citaba al Director Ejecutivo del IMPACT, Marcus Sheff, que afirmaba que:

Existe evidencia clara de la estrategia de radicalización de los jóvenes palestinos, ideada e implementada por el Ministerio [de Educación de la Autoridad Palestina], que incluye un compromiso con una Palestina árabe que abarca la totalidad de Israel”.

Según concluía el informe de este instituto, el currículo no cumple con los estándares de paz y tolerancia en la educación, derivados de la UNESCO.

Nada de esto sabrá el lector a través de los medios en español.

De manera que cuando los medios informen sobre el próximo fracaso de las negociaciones de paz entre el gobierno de Israel y los líderes de la Autoridad Palestina, o de la próxima “ola de violencia” palestina, no dirán nada de esto en su relato de “causas”. Dirán “obstáculos”, y dirán “asentamientos” y “ocupación” israelíes; dos términos que no fueron ningún obstáculo a la hora de la desconexión total de Israel de Gaza, donde lo que sí persistió fue, precisamente, el odio. Y los cohetes. Y la voluntad de terminar con Israel.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home