Monday, May 15, 2017

La inmigración judía francesa a Israel se muestra vacilante debido a la falta de integración - Yaniv Pohoryles - Ynet



Los altos costes de la vivienda, las dificultades para encontrar un trabajo que coincida con sus habilidades y las diferencias culturales existentes son los desafíos a los que se enfrentan los nuevos inmigrantes a Israel. Shmuel Trigano, profesor emérito de sociología de la religión y de política de la Universidad de París afirma que otro de los retos no tan obvios es el intelectual.

Trigano, de 69 años, nació en Argelia y se trasladó a Francia como un adolescente tras la conclusión de la Guerra de Independencia de Argelia. Co-fundador de la organización sin ánimo de lucro Dialogia con Max Benhamou, los dos son ambos ciudadanos franceses que emigraron a Israel .

Dialogia busca crear un puente intelectual entre los inmigrantes franceses y la sociedad israelí. Ambos, Benhamou y Trigano, dicen que el número de inmigrantes de Francia a Israel está en declive, a pesar del aumento del antisemitismo en su país y en el continente.

Sus datos muestran que un tercio de los inmigrantes franceses no permanecen. En su lugar, liquidan sus activos en el Estado judío y vuelven a Francia. Ellos se llevan consigo historias negativas de su integración fallida en la sociedad israelí, las cuales circulan entre los inmigrantes potenciales y pueden disuadirlos de emigrar.

Trigano habló con Ynet sobre este tema.

¿Que fallos han identificado en el proceso de absorción?

Por supuesto, se componen de una serie de elementos, pero uno de los fracasos más importantes en la absorción de inmigrantes de Francia es su carácter único. Estos no son unos inmigrantes angustiados y necesitados, sino más bien gente de clase media que vienen de un país que es uno de los más desarrollados y civilizados del mundo, con una magnífica historia intelectual...

Esta población se ubica al llegar en zonas geográficas con una concentración importante de clase media, principalmente en la región de Dan, donde la crisis de viviendas está alcanzando proporciones enormes. En la actualidad, ninguno de estos inmigrantes quiere comprar un apartamento a precios exorbitantes, o alternativamente, echar raíces en un sistema que no tiene un sistema de protección para los inquilinos, cuando cada año el propietario puede sacar al inquilino de su casa o aumentarles la renta. Esa es una manera difícil de vivir para muchas familias.

Pero usted está describiendo un problema que concierne a toda la sociedad israelí. Incluso las parejas jóvenes nacidas en Israel se enfrentan al mismo problema.

Es cierto que este es un problema social generalizado dentro de Israel que también afecta directamente a los nuevos inmigrantes. Hay una serie de problemas dentro de la sociedad israelí que se refieren a los nuevos inmigrantes y que les vuelve difícil la existencia.

Los inmigrantes tienen ideales y pensamientos preconcebidos sobre el estado judío, ideales que no se realizan en Israel. Israel resulta muy duro para los corazones de los inmigrantes. Ellos no se cuentan a sí mismos la situación real. Tienen una idea en sus corazones, en términos de un pueblo judío, y los israelíes no se conectan a la misma.

Muchos israelíes no poseen una determinación interna acerca de su identidad. Es suficiente para ellos que son israelíes, que son judíos y que viven aquí. Para aquellos que vienen del extranjero, llevando una identidad mucho más compleja , este país no siempre se adapta a su idea...

Quienes se dedican a las profesiones liberales tienen dificultades para obtener su reconocimiento, como si Francia fuera un país del tercer mundo en relación a Israel. El futuro profesional que ofrece el mercado israelí para los jóvenes titulados universitarios, o a los que todavía no tienen una profesión, si prescindimos de las tecnologías de élite o los centros de comunicación, es también un grave problema.

Las dificultades de la generación más joven también se expresa en los jóvenes solteros 'seculares'. Tal como mostró la encuesta realizada por Masa Israel: cerca de un 36% de entre ellos preferiría dejar el país“.

Un problema de identidad

Los últimos años han visto un récord en el número de inmigrantes de Francia, donde viven más de 450.000 judíos. Muchas comunidades de inmigrantes han florecido en Netanya, Ashdod, Tel Aviv y Ra'anana.

Trigano afirma que los israelíes han malentendido a los judíos franceses. “Ellos llegan desde una sociedad francesa, no anglosajona, la cual es más similar para la forma de pensar de Israel”, explica. “Su judaísmo no siempre encuentra su lugar en la configuración israelí. Este desafió no se ha abordado lo suficiente.

Los judíos franceses realmente no sabían que existían como grupo, que eran diferentes de los israelíes. La expectativa era que el pueblo judío se realizaría dentro de la nación de Israel, y esa expectativa requiere una profunda aclaración.

Ellos tienen un problema de identidad en Israel que requiere una solución. Una persona no puede tener éxito en su emigración si no sabe quién es, quienes son los israelíes con los que vivirá y hacia dónde irán juntos“.

¿Esta una clarificación que deben hacer antes de la inmigración? ¿Una identidad que pudieran desarrollar en Francia?

También es importante preparar a las personas desde esta perspectiva. Por supuesto que hay un aspecto material que debe ser tratado, pero también hay una experiencia interna relacionada con la identidad existente aquí, en la que un hombre se pregunta: ¿A dónde pertenezco? ¿A qué país pertenezco? ¿Qué espero del pueblo judío? Y ¿cómo voy a responder a todo eso cuando antes no lo había pensado?


Creo que si los inmigrantes tienen éxito en esto, también puede aportar su propio mensaje cultural-social, uno fresco e innovador para toda la sociedad israelí. Espero que podamos ser un puente intelectual con la sociedad israelí. El judaísmo francés tiene mucho que aportar en estos aspectos, y sería una lástima perder todo un patrimonio cultural e intelectual.

Absorción: 'un desafío crítico para Israel'

Las elecciones francesas, donde la líder de la extrema derecha Marine Le Pen consiguió pasar a la segunda ronda, podría ser otro catalizador para que los judíos franceses emigraran. Trigano nos comenta: 

Se equivocan al pensar que los judíos franceses están huyendo del antisemitismo. Eso no es exacto. Están dejando Francia porque la sociedad francesa ya no permite llevar el modelo de identidad judía que han tenido hasta ahora.

En su opinión, la dirección del país ha negado durante mucho tiempo el peligro que les amenaza (el incremento del Islam, el antisemitismo islamo-izquierdista, su relegación a una especie comunidad exógena como la musulmana) y los ha abandonado en su propia tierra. Israel tiene que comprender esto, y si no quiere perder esta inmigración sus gobiernos deberán ser capaces de formular un amplio programa nacional de absorción, y hacer frente a algunos de los principales problemas que afectan a los inmigrantes.


El reto de absorber a los judíos franceses se une al reto de decidir el futuro de Israel, para que en dicho futuro puedan contribuir existencialmente con  sus dimensiones sociales e intelectuales.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home