Saturday, May 13, 2017

Quienes se oponen a la Ley de Nacionalidad deberían proponer su propia versión - Shmuel Rosner



Así que estamos de regreso a donde estábamos hace tres años, y si usted no recuerda donde estábamos hace tres años, esa no es su culpa. Muchos otros problemas se han propuesto y presentado desde la última ronda de debate israelí sobre la llamada “Ley de nacionalidad”. Israel ha sobrevivido estos tres años, y en algunas zonas incluso ha mejorado, sin una ley de nacionalidad. Aún así, el gobierno quiere una ley de este tipo, y a principios de esta semana sus ministros dieron luz verde a un esfuerzo legislativo para lograr esta meta.

¿Qué es una ley de nacionalidad? Buena pregunta. La respuesta corta es: una nueva Ley Básica (leyes básicas son el sustituto de Israel de una constitución) que legalmente define a Israel como un Estado judío. La respuesta larga sería: Hay muchas versiones de esta legislación propuesta. Todas ellos contienen, de alguna manera, una definición de Israel como Estado judío, pero el lenguaje de cada versión es diferente, y por lo tanto el significado de cada versión es diferente. Algunos se esfuerzan para que sea una declaración más audaz que convierta la judeidad de Israel en un decisivo factor legal. Algunos quieren un mero lenguaje declarativo sobre la condición judía, dejando muy claro que los principios democráticos gobiernan los aspectos prácticos reales de Israel.

Tres preguntas son dignas de consideración al entrar en un debate sobre la legislación.

¿Por qué ahora?

¿Es necesaria?

¿Cuál es el mejor lenguaje legislativo?

¿Por qué ahora?: La respuesta breve es que no lo sabemos muy bien. La última vez que en Israel se planteó este debate, fue un pretexto para nuevas elecciones. Así que tal vez el primer ministro se esté preparando simplemente para otra ronda electoral mediante la adición de esta ley a la agenda de su actual coalición - un tema del programa electoral que le ayudará a marcar el contraste entre aquellos que apoyan una legislación sobre la nacionalidad (él y sus socios de la coalición) y los que se oponen a la ley (la “izquierda”). Para Netanyahu, se trata de un material fácil de campaña: “nosotros” queremos un Estado judío, pero “nuestros rivales” quieren que Israel cese de ser un Estado judío.

¿Es necesaria esta ley? Hace tres años estuve involucrado de alguna manera en describir una recomendación contraria a una ley de este tipo. La recomendación al ministro de Justicia, de la profesora Ruth Gavison, declaraba que “cuestiones de visión no son cuestiones legales, y no deben ser decididas por la ley o en los tribunales. Un anclaje separado de la visión transferiría el tema en discusión, acerca de los desacuerdos en la interpretación de la visión de los espacios públicos y políticos, a los tribunales. En el contexto de la realidad israelí, este proceso mejoraría la incertidumbre y el desacuerdo“.

La recomendación sigue en pie. Pero la oposición a dicha recomendación - en apoyo a la ley de nacionalidad - también se destaca. Los defensores de la nueva legislación argumentan que, en un contexto de repetidos intentos de deslegitimar el carácter de Israel como un Estado judío, existe la necesidad de tal declaración declarativa. También creen que la Corte Suprema de Israel tiende a interpretar las leyes de Israel bajo formas que socavan el carácter judío de Israel, y por lo tanto quieren una ley específica que convierta esa interpretación en mucho más difícil. Como Moshe Koppel explicó en un artículo donde apoyaba esta legislación: “¿Por qué necesitamos esta ley? En términos generales, la ley tiene dos propósitos. El primero es proporcionar una especie de declaración de la misión del Estado y la segunda es llenar una laguna específica en el sistema legal de Israel“.

Así que ya ven, existe un debate. Algunos creen que la ley es de hecho necesaria, y algunos creen que no es necesaria, incluso la consideran perjudicial. La pregunta entonces es: ¿vamos a tener este debate con la seriedad necesaria cuando se considera un cambio constitucional, o se va a convertir en una de esas desagradables e improductivas batallas legislativas que terminan con la Knesset aprobando una ley muy controvertida por una mayoría leve y ocasional? (o tal vez, posiblemente, esta ronda, al igual que las anteriores rondas, termine sin tener una nueva legislación).

¿Y qué pasa con el lenguaje de la ley? Algunos podrían decir que ningún lenguaje puede mejorar una legislación vil. Y se remontan a la cuestión de la necesidad. Sin embargo, tener una discusión pragmática significa no sólo estar opuesto a una nueva legislación, sino que también significa estar preparado para mejorar una legislación si parece tener una mayoría. Es decir, modificarla de manera que resulte más aceptable incluso a los ojos de aquellos que se oponen a ella.

¿Que haría que dicha legislación fuera más aceptable para algunos de sus oponentes? La profesora Gavison hizo algunas recomendaciones. Pero parece bastante claro que la coalición no tiene intención de seguir esas pautas. Sus líderes quieren un rápido movimiento legislativo, decisivo - tal vez porque saben que esa es la única manera de pasar dicha legislación -. Gavison propuso lo contrario: “Las discusiones sobre las propuestas deben llevarse a cabo en un marco más amplio, lo que sería beneficioso en un intento de promulgar disposiciones constitucionales. Estas no deben limitarse a la coalición o incluso a las facciones de la Knesset. Se precisaría que se haga el intento de llegar a una formulación que la mayoría de los sectores pudieran aceptar, y que generaría un amplio acuerdo - aunque no fuera completo -. Las cuestiones deben plantearse con los líderes de las comunidades judías en el extranjero. El proceso debe ser diseñado para reunir la mayor legitimidad que pueda tener. No debe haber ningún plazo estricto, lo que indicaría que se trata de una ley de gran importancia constitucional“.

¿Quiere decir esto que Israel está condenado a aprobar una legislación innecesaria y perjudicial? No lo creo. En primer lugar, debido a que aún no cuenta con un lenguaje acordado. Ni siquiera la coalición está de acuerdo con el idioma. La decisión del gabinete era dar luz verde al proceso, pero aún no ha diseñado la redacción final de la legislación. Esta será una cuestión para su posterior discusión y el debate. Tal vez el resultado será una nueva legislación, y tal vez sea un debate sin fin.

Por otra parte, este nuevo debate sobre el lenguaje no es sólo una amenaza, sino también una oportunidad. Quienes se oponen a la legislación ya pueden hacer que el caso en contra de la redacción de la legislación, o hacerlo en contra de su contenido. Es cierto que muchos defensores de la legislación tienen objetivos políticos en mente, por lo que deben ponderar sus opciones. Es cierto que algunos de ellos quieren que el lenguaje sea más fuerte y aún más preocupante para los opositores de esta legislación. Sin embargo, denunciar la intención de los autores de la nueva legislación a la hora de aprobar una ley de nacionalidad no es suficiente. Entablar una conversación con ellos sobre el contenido de la legislación es esencial. Es decir, si la conversación es algo que los israelíes todavía son capaces de hacer. Hay días en los que creo que pueden y días que ya no estoy tan seguro.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home