Tuesday, June 27, 2017

24 breves y sobrios comentarios sobre la "muerte súbita" del compromiso sobre el Kotel - Shmuel Rosner



Si ustedes no han oído la noticia, la repito: el gobierno israelí ha decidido congelar  - es decir, liquidar - su propia resolución para crear una plataforma para una práctica judía igualitaria y progresista en el Muro Occidental. Los partidos ultra-ortodoxos enarbolaron su veto, y el gabinete hundió la resolución. He aquí algunos comentarios muy breves sobre un tema muy discutido.

1.- No se molesten en aparentar desconcierto y un falso shock. La decisión fue cualquier cosa menos sorprendente.

2.- No pierdan el tiempo indignándose. La decisión es escandalosa, pero la respuesta a la misma debe ser medida y bien planificada.

3.- No hay sustituto para el poder político. El resto es lloriqueo. Si alguien necesita alguna prueba, ahí la tienen.

4.- Piénselo de nuevo: ¿es realmente importante para ustedes tener una tercera plataforma próxima al Kotel? ¿Y cuán de importante es? ¿Están dispuestos a poner su dinero, energía y dedicación, y que no sea solamente de boquilla? Si no es así, pasen del tema, porque los haredim acaban de demostrar que para ellos sí es un tema muy importante.

5.- La gran y oscura amenaza de una “brecha” entre Israel y los judíos del mundo no funciona en Israel. Tal vez porque a los israelíes no les importa si existe esa "brecha", tal vez porque esa amenaza se ha usado en exceso a lo largo de los años, o tal vez porque aún creyendo que si existe esa brecha, tal vez sea demasiado vaga y no lo suficientemente concreta cómo para dar miedo. Si ustedes se preocupan por un cambio en Israel, deberá buscar nuevas estrategias.

6.- No hay que confundir los intereses de los pequeños grupos religiosos en Israel con los de los grandes grupos religiosos en los EEUU. Tengo un enorme respeto por la dedicación y la determinación de las Mujeres del Muro. Pero todavía me pregunto si su causa - la causa de unas relativamente pocas mujeres - justifica los medios: una "brecha" que separaría a millones de judíos entre sí.

7.- El comportamiento de los haredim ha sido terrible, con una gran falta de respeto que ha hecho bastante daño. Pero también han demostrado una gran dedicación y preocupación por su causa. Sí, una causa con la que estoy vehementemente en desacuerdo. Pero eso no impide reconocer su elevada dedicación.

8.- No se molesten con las encuestas que muestran que la mayoría de los israelíes apoyaba el compromiso del Kotel. La mayoría de los israelíes, probablemente, también apoyan los recortes de impuestos que no se logran y un mejor clima a finales de junio que tampoco pueden conseguir. Las encuestas tienen que examinar no sólo los puntos de vista de los israelíes, sino también la intensidad de su convicción. Es decir, si están dispuestos a poner toda su energía y a no perder su fuerza por la boca.

9.- El primer ministro ha podido ser un cobarde por no testar hasta donde irían los haredim en su insistencia en matar el compromiso. Pero no es sorprendente que la mayoría de las personas que piensan que debería haber corrido riesgos son también aquellas personas que deseaban que su gobierno no sobreviviera.

10.- Muchos de los encuestados han calificado acertadamente la decisión de rescindir el compromiso como “vergonzosa”. Pero la respuesta en los círculos haredi cuando se tomó la decisión de aprobar dicho compromiso fue semejante. La vergüenza está en el ojo del espectador. Es por eso que necesitamos a la política para escoger el ganador del concurso de vergüenzas.

11.- Yaakov Katz se pregunta: “Asimismo, ¿dónde está el ministro de Asuntos para la Diáspora, Naftali Bennett, el miembro del gabinete que se suponía que representa los intereses de los judíos de la diáspora en el gobierno? En enero de 2016, después de que el gabinete aprobó el compromiso del Kotel, comentó que la votación era 'histórica' y señaló que 'a partir de hoy, el Kotel está abierto para todos los judíos'”. Katz, actualmente el editor de The Jerusalem Post, fue un asesor de Bennet. Se hace una buena pregunta. No hay que esperar ninguna respuesta.

12.- Recordatorio para uno mismo: usar el adjetivo “histórico” con precaución.

13.- No hay que esperar que la Corte Suprema consiga que este problema desaparezca. La estrategia de tratar de conseguir que la política sea un asunto de los tribunales - en lugar del poder político - también es usada en exceso.

14.- “Entonces, ¿qué podemos hacer?”, me preguntó ayer un líder judío estadounidense cuando compartía mis sobrias observaciones con él. Era evidente que estaba descontento con mi respuesta. Le sugerí que leyera mi artículo de hace exactamente un año. Esto es lo que decía: “hacer de la batalla por el Kotel un asunto más concreto para los israelíes podría requerir unas medidas más severas.. como comenzar una lucha al estilo de la resistencia civil en el propio lugar. Es decir, enviar a grupos de judíos progresistas al Kotel a orar en grupos mixtos. Grupos de fieles de la Reforma y del Movimiento conservador en la plaza norte del Kotel“. ¿Alguien tiene las masas para apoyar tal movimiento? Si es así, me uniré a la protesta. Si no es así, pasaré del tema a mi pesar.

15.- ¿Quieren vengarse y hacer que esta decisión sea dolorosa para Israel? Cancelen los viajes de Birthright por seis meses. Asegúrese de que nadie - o casi nadie - suba a los autobuses de Birthright. ¿Quieren que sea dolorosa para Israel? Cancelen todos los vuelos, las reservas de hotel, las reuniones con funcionarios israelíes, la recaudación de fondos, el apoyo a las instituciones israelíes.

16.- Pero antes de hacerlo, piénselo de nuevo: ¿Es esto lo suficientemente importante para ustedes como para llevarlo a cabo a cualquier precio? Porque deben saber que los ultra-ortodoxos no se rendirán sin luchar.

17.- Dejen de sentirse insultados por los ultra-ortodoxos y otros israelíes cuando les llaman por sus nombres. Entonces, ¿qué ellos creen que el judaísmo de reforma es “malvado”? ¿Pero por qué debería importarle a alguien?

18.- No traten de convencer a los israelíes, ni siquiera a mí, de que la cuestión del Kotel es el asunto más urgente en la agenda de Israel. No lo es.

19.- Criticar al Rabinato, o a los líderes haredi no les llevará muy lejos. A los israelíes no les gusta el Rabinato y tienen poco respeto por los líderes haredi. Los israelíes no luchan por el compromiso del Kotel por temor a los rabinos o porque aún no comprenden que los rabinos hacen daño a Israel. Ellos no luchan por el Kotel, simplemente, porque no consideran que sea un tema importante por el que luchar.

20.- También deben comprender que los rabinos son generalmente inteligentes: no provocan a los israelíes con lo que saben que tiene un gran valor para ellos, como el fútbol los sábados.

21.- Los haredim no son “malvados”, sólo tienen diferentes prioridades.

22.- Ayer Netanyahu tampoco fue un malvado, sólo tiene diferentes prioridades.

23.- Algo que deberían recordar: "ustedes no pueden oponerse a un gobierno en prácticamente todos los temas y luego esperar que sea atento y sensible a sus sensibilidades".

24. Sus prioridades, y por “sus” me refiero a las prioridades de los que apoyan el compromiso cancelado (lo siento, "congelado"), son mis prioridades. Pero no hemos podido convencer al gobierno de Israel de que también deberían ser sus prioridades. Así que también creo que el gobierno tomó una decisión perjudicial para Israel y el pueblo judío. Pero también creo que nosotros, los partidarios del compromiso, fracasamos a la hora de dotar de impulso y de fuerza a la ejecución de la decisión.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home