Saturday, June 03, 2017

La verdadera razón por la que Israel anexionó el Jerusalén oriental - Uzi Benziman - Haaretz


La boda de uno de los paracaidistas que conquistaron el Monte del Templo

La oficina del ministro del Interior, Haim-Moshe Shapira, estaba abarrotada hasta los topes. Un zumbido de emoción se elevaba de los funcionarios, personajes públicos y políticos que llenaban la sala. Teddy Kollek, el alcalde de Jerusalén, fue uno de los pocos que mantuvo la calma. Cuando Shapira (Partido Nacional Religioso), con voz temblorosa, dio lectura a la lacónica declaración que aplicaba la ley, la jurisdicción y la administración israelí en el término municipal de Jerusalén (sin nombrar explícitamente a la ciudad), sonidos suaves de sollozos llenaron la habitación. Los presentes sintieron que estaban siendo testigos de un evento histórico en el que el control de Israel del Jerusalén Este estaba siendo tallado en la piedra de todos los tiempos. La fecha era el 28 de junio de 1967 - tres semanas después de que las Fuerzas de Defensa de Israel hubieran capturado la Ciudad Vieja y sus alrededores, y después de la decisión del gobierno de anexionar el territorio conquistado a Israel -.

Había algo irónico en el hecho de que la tarea de implementar el acto formal de la unificación de las dos partes de la ciudad cayó en manos de Shapira. Había sido uno de los pocos ministros que se habían opuesto a la decisión de enviar el ejército israelí a Jerusalén Este y la anexión posterior. En una reunión de gabinete celebrada en el sótano de la Knesset el 7 de junio, dos días después del inicio de la guerra, Shapira advirtió que la captura de la Ciudad Vieja por parte de Israel generaría una presión internacional para la internacionalización de Jerusalén Este, y que dicha conquista agudizaría esto. El ministro de Educación Zalman Aran (de Alineamiento, la alianza de izquierdas entre el Mapai y Ahdut HaAvoda que desembocó posteriormente en el partido Laborista) agregó: “Si la Ciudad Vieja es capturada, ¿cuándo será devuelta y a quién? Yo estoy a favor de la internacionalización“.

Aran se expresó aún más rotundamente en contra de una anexión precipitada en un Consejo de Ministros celebrado cuatro días más tarde. También recordó la declaración del por entonces primer ministro David Ben Gurion tras la conclusión de la Campaña del Sinaí en 1956. Ben Gurion había afirmado que Israel no tenía la intención de retirarse del territorio de la península del Sinaí que había capturado (“Yodfat“, comentó, en referencia a un antiguo reino judío conocido como Tirán, “será parte de la Tercera Comunidad judía”), pero pronto se vio obligado a dar marcha atrás bajo la presión de los Estados Unidos y la Unión Soviética. El ministro de la policía Eliyahu Sasson (Ahdut HaAvoda también se opuso a la idea de una decisión rápida israelí sobre el futuro de la Ciudad Vieja. Dos ministros del partido Mapam de la izquierda, Mordechai Bentov e Yisrael Barzilai (Vivienda y Sanidad, respectivamente), recomendaron que el gobierno primero definiera los objetivos de la paz y no tuviera prisa sobre Jerusalén. Pero la mayoría del gabinete apoyó el primer ministro Levi Eshkol (Alienamiento), que junto con Menachem Begin (Gahal) y Yigal Allon (Alineamiento) exigieron la anexión.

No sabía nada de esto la oficina del ministro del Interior ese día. No fue hasta cinco años después que me di cuenta del aspecto oculto de las discusiones acerca de la conquista y la unificación de la ciudad, cuando he investigado el proceso de toma de decisiones acerca de Jerusalén para mi libro “Jerusalén: Ciudad sin muros” (1973). Lo que descubrí fue que la decisión de capturar Jerusalén Este, y desde luego anexionarla, no fue motivado por una necesidad existencial (en contraste con la Guerra de los Seis Días, que fue lanzada para eliminar una amenaza existencial para Israel) o por una urgente necesidad de seguridad (en contraste con la decisión de invadir Cisjordania). El IDF fue enviado a la Ciudad Vieja principalmente por razones emocionales, y debido a una necesidad personal de ajustar cuentas con la historia que sentían algunos líderes israelíes en 1967, derivada del papel que habían desempeñado en la Guerra de la Independencia de 1948.

En otras palabras, el dramático y crítico acto de unificar Jerusalén, que durante 50 años había constituido una barrera infranqueable para todos los intentos de resolver el conflicto palestino-israelí, no fue el resultado de una planificación estratégica y no se llevó a cabo en búsqueda de una necesidad existencial nacional, o bien por intereses a largo plazo, o inclusive por un elemento vital de seguridad. Jerusalén fue unificada a raíz de una tormenta de emociones, por no decir una tempestad de sentimientos, que se apoderó de un pequeño número de líderes del gobierno y el ejército israelí y que los llevó a transformar radicalmente la situación en el Jerusalén Este.

Esto no quiere decir que los que tomaron las decisiones no eran conscientes de las posibles consecuencias nefastas de las medidas que estaban adoptando. Eran muy conscientes de las implicaciones, y estaban temerosos por el posible impacto. Pero cedieron al tsunami del entusiasmo que se desencadenó por el tremendo triunfo militar de la Fuerza Aérea en las primeras horas de la guerra, y por un empuje de venganza y deseo de aprovechar la oportunidad creada por el comportamiento estúpido e irritante del rey Hussein de Jordania, que se había unido a la lucha a pesar de recibir garantías por parte de Eshkol de que si Jordania se mantenía fuera de las hostilidades, Israel no les atacaría. En consecuencia, el proceso legislativo que llevó a cabo la unificación de la ciudad se llevó a cabo en lenguaje cifrado, con el fin de mantener ese acto oculto a la comunidad internacional. La directiva de la anexión se integró en un oscuro texto legal y no se estableció en una ley especial. Del mismo modo, al procedimiento de la Knesset se le dio un perfil público extremadamente bajo, sin embargo, aun así, la cámara estaba llena y el ambiente exultante era palpable en los pasillos. Los partidos representados en el Parlamento estaban casi universalmente detrás del movimiento de anexión. Sólo se opusieron los dos partidos comunistas, y el partido Centro Libre (una rama del Gahal) se abstuvieron. El conocido activista por la paz Uri Avnery votó a favor.

El acto en la oficina del ministro del Interior fue el final de un proceso que se inició al mediodía del 5 de junio, cuando el ministro de Trabajo, Yigal Allon, acompañado por el ministro sin cartera Menachem Begin, entró en la oficina del primer ministro en Tel Aviv y le dijo: “Eshkol: Begin y yo queremos Jerusalén”. El primer ministro se tocó la frente y respondió: “iz gedank” (yiddish: “Es una idea”). Un poco antes, Begin había compartido con el asesor militar de Eshkol, el ex jefe de personal Yigael Yadin, su idea de iniciar conversaciones inmediatas para la “redención de Jerusalén”. Yadin se comprometió a hablar con Eshkol. Begin también contactó con Allon, que se mostró excitado por la iniciativa, y sugirió a Begin ir los dos a comentárselo a Eshkol inmediatamente.

Cada uno de los tres líderes que propusieron el plan albergaban heridas psicológicas de cuando Israel se vio obligado a renunciar a capturar la Ciudad Vieja en la Guerra de la Independencia. El 18 de mayo de 1948 - el día del fallido asalto israelí contra la Ciudad Vieja - Yadin era el jefe de operaciones del IDF, Allon era el comandante del Palmaj al que le fue asignado ejecutar la misión, y Begin, como comandante de la fuerza clandestina del Irgun, estuvo haciendo enormes esfuerzos para ayudar a los judíos que estaban en estado de sitio en la Ciudad Vieja. Diecinueve años más tarde, el ataque jordano al Jerusalén occidental proporcionó a los tres una rara oportunidad de resarcirse de las frustraciones del pasado.

Eshkol también tenía todas las razones para adherirse a su iniciativa: Durante el período de espera de tres semanas que precedieron al 5 de junio de 1967, fue percibido como un líder ineficaz que carecía de la fortaleza personal necesaria para hacer frente a la sombría seguridad desafiante que se le asignaba al presidente egipcio Gamal Abdel Nasser. Eshkol podría rehabilitar su imagen estando en la vanguardia de una operación que restauraría el Muro Occidental al pueblo judío y devolvería toda la Ciudad Vieja al control israelí.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home