Thursday, July 27, 2017

La debacle de los detectores de metales: la débil respuesta de Netanyahu - Mati Tuchfeld - Israel Hayom



El problema no se inició con la débil respuesta de Israel retirando los detectores de metales de las puertas al complejo del Monte del Templo. El problema se inició días antes, con la deficiente información de la instalación de los detectores de metales en el primer lugar. La respuesta israelí al ataque terrorista del 14 de julio en el Monte del Templo, en el que dos agentes de la policía israelíes fueron asesinados, fue tan precipitada y confusa que nunca hubo duda de que incluso la menor oposición de los árabes y el Waqf conducirían a la capitulación israelí al final. Después de todo, desde 1967, la conducta de Israel con respecto al Monte del Templo ha sido como la de una hoja llevada por el viento.

Benjamin Netanyahu no es el primer primer ministro que demuestra el absoluto desamparo de Israel frente a poderosos grupos islámicos que controlan el lugar sagrado con un puño de hierro. Diversos primeros ministros se mostraron paralizados por las débiles amenazas de Turquía, Jordania y Arabia Saudita cuando Israel comenzó a renovar un Puente de Mughrabi (un puente de madera que conectaba la plaza del Muro Occidental con la Puerta del Mughrabi del Monte del Templo) a punto de colapsar. No hicieron nada cuando el Waqf destrozó libremente y a su antojo antiguos restos de nuestros templos cuando excavaron allí. Fue el ex primer ministro Ehud Olmert quien cedió a la presión turca y aceptó que una delegación turca inspeccionara las excavaciones en la Puerta de Mughrabi cuando Israel quiso reforzar las bases de la única puerta del Monte del Templo accesible a los judíos.

Pero a diferencia de los actos de los primeros ministros anteriores, el movimiento que condujo Netanyahu esta semana fue directamente contra su propia base política. Un sondeo del canal 2 reveló el martes por la noche que después de la retirada de los detectores de metales, el 77% del público israelí siente que el gobierno cedió a la presión y el 67% del público siente que Netanyahu no manejó bien esta situación.

Además, el 68% de los ciudadanos piensa que la decisión inicial de instalar los detectores de metales fue una decisión correcta, a pesar de las objeciones de los portavoces de la izquierda israelí, por lo que no hay necesidad de adivinar cómo se sienten los votantes del Likud (y los votantes de Habayit Hayehudi que Netanyahu pretende atraer al Likud) sobre esta situación. No se necesita un encuestador experimentado para ver que los números están cerca del 100% en todos los parámetros, y eso es precisamente el problema de Netanyahu en estos momentos.

El Monte del Templo no es exactamente el barril de polvora que la izquierda israelí a menudo parece que desea que sea. Además, los esfuerzos concertados de los líderes islámicos para convertirlo en ese barril durante la última semana han fracasado en gran medida. Pero sin duda es un zona que provoca emociones profundamente poderosas entre los judíos, a ambas partes del debate, y la decisión del gabinete de desmantelar los detectores de metales cayó directamente en esta trampa. Nuestros sabios nos enseñaron que el pueblo de Israel debe caminar con la vista alta para asegurar nuestra supervivencia ante la cara de nuestros enemigos. La debacle de los detectores de metal ha bajado nuestra mirada en este sentido.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home