Saturday, July 08, 2017

Los subbotniks rusos sueñan con venir a Israel - Mordechai Goldman - Al Monitor



Los miembros de la comunidad subbotnik, residentes en la pequeña ciudad rusa de Vysokaye, en el sur de Rusia, se han visto afectados por turbulencias emocionales durante las últimas semanas. Después de más de una década de estar "sentados en sus maletas", pensaron que finalmente podrían conseguir que la Knesset reabriera las puertas de Israel a los subbotniks.

Sin embargo, la esperada sesión de la Knesset del 17 de mayo, que debatiría el destino de los residentes de la ciudad y de los miembros dispersos de su comunidad por Rusia, Ucrania y Armenia, fue finalmente pospuesto. Los subbotniks, cuyos antepasados ​​se convirtieron al judaísmo hace más de 200 años y han sido  judíos según todos sus intentos y propósitos desde entonces, ahora esperan ansiosamente el permiso para emigrar a Israel.

Una fuente del Knesset le dijo a Al-Monitor que el Comité sobre Inmigración y Absorción debatiría pronto sobre el tema para promover su inmigración a Israel. El debate aún no había sido programado para el 5 de junio.

La historia de los subbotniks data de finales del siglo XVIII en el sur de Rusia, cuando un grupo de agricultores abandonó su iglesia y comenzó a observar el sábado judío. El nombre aparentemente deriva de la palabra rusa "Subbota", que significa Sabbath, dado que ellos habían observado previamente el sábado. Varios grupos surgieron de la primera comunidad, algunos de los cuales adoptaron plenamente el judaísmo, y de acuerdo con las tradiciones que poseen, sus antepasados ​se ​convirtieron al judaísmo por el libro. A principios del siglo XIX, el zar Alejandro I los expulsó de sus hogares y los deportó a varias partes de su imperio como castigo por su adopción del judaísmo, y esa es parte de la razón de que se pueden encontrar hoy en Ucrania, Siberia y el Cáucaso. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos subbotniks en Rusia y Ucrania fueron asesinados por los nazis.

Desde el comienzo del siglo XX, los subbotniks se trasladaron a Israel en varias oleadas. Después de la caída del Muro de Berlín, su número creció. El flujo cesó en 2003 cuando el Ministerio del Interior comenzó a limitar su inmigración. Más tarde, el Rabinato también entró en juego. El principal rabino jefe de Israel afirmó que sus orígenes judíos no eran lo suficientemente claros, bloqueando efectivamente su inmigración bajo la Ley de Retorno (que proporciona a los judíos el permiso automático para inmigrar a Israel).

Desde entonces, han permanecido "sentados en sus maletas", como dice Michael Freund, el presidente y fundador de Shavei Israel, la única organización que mantiene vínculos regulares con las comunidades subbotnik alrededor del mundo y les ayuda. "Un gran número de miembros de la familia de los judíos subbotniks, especialmente de la ciudad de Vysokaye y Ilinka en el sur de Rusia, viven en Israel y desean estar unidos con sus familiares que viven en el exilio", le dicen a Al-Monitor. "La situación es particularmente grave en las zonas de Ucrania, como Krivoy Rog, donde sufren regularmente la persecución antisemita. Anhelan inmigrar a Israel y no entienden por qué no es posible". Según Freund, los judíos subbotniks en los países de la antigua URSS representan de 10.000 a 20.000 personas.

La campaña política para obtener permiso para que inmigren a Israel es encabezada por el miembro de la Knesset, Oded Forer, del partido Yisrael Beitenu. "Estamos hablando, como mucho, de unos cuantos miles que viven como judíos a todos los efectos. Celebran las fiestas judías, observan el sábado y asisten a la sinagoga. Algunos tienen familias en Israel. Esta es una historia muy dolorosa", le dijo este legislador a Al-Monitor. "He estado siguiendo esta historia desde que fui director general del Ministerio de Absorción de Inmigrantes. Queremos que los subbotniks se sometan a un procedimiento similar al de los Falash Mura  [judíos etíopes que reclaman su linaje judío y a los que se les permitió inmigrar después de pasar la conversión] y los sometieron a un riguroso proceso de conversión".

Forer dice que todo el procedimiento debe ser aprobado por el Rabinato y también requiere una decisión del gobierno. "Cuando emigren a Israel, todavía serán considerados como no judíos hasta que pasen la conversión. Tal situación requiere una dispensa especial del gobierno. Esta es una tremenda tragedia judía, pues por un lado están siendo perseguidos por sus vecinos por ser judíos, pero por el otro el Estado de Israel no les permite entrar. Ahora el tema está siendo considerado seriamente para poner fin a esta saga".

Vitally Grigorenko, de 30 años, emigró a Israel desde Vysokaye cuando tenía 17 años. Llevó a cabo su servicio militar obligatorio en el IDF, se formó como oficial y hoy es ingeniero de alimentos en el Hospital Ichilov de Tel Aviv. Justo al comienzo de su conversación con Al-Monitor rechazó el uso del término "subbotniks" para referirse a su comunidad. "No aceptamos este término porque somos judíos a todos los efectos", insistió.

Grigorenko todavía tiene parientes en Vysokaye. "Anhelan inmigrar a Israel, ellos lo esperan todos los días, y están sorprendidos por la actitud de Israel hacia ellos. No pueden entender por qué, a pesar de que han sido judíos durante varias generaciones - unos judíos que lucharon por su judaísmo a pesar de todos los intentos de convertirlos al cristianismo, y a pesar de su persecución por los nazis y por sus vecinos - no se les permite inmigrar a Israel". Sin embargo, añadió que los judíos de Vysokaye todavía tenían esperanzas sobre sus perspectivas de inmigración.

Con el paso de los años, bastantes subbotniks se han sumergido en la comunidad judía en el extranjero, y sus descendientes forman parte integral del pueblo judío. El profesor de educación judía Yuval Dror, por ejemplo, es descendiente de una familia subbotnik. "Mi abuelo, Abraham Korakin, inmigró aquí en la primera década del siglo XX a la cabeza de un grupo de subbotniks. En realidad eran cristianos que sufrieron la apropiada conversión al judaísmo por el rabino Yitzhak Elhanan Spector, el rabino de la ciudad de Kovno", le comentó a Al-Monitor. "Se establecieron en toda la tierra y se convirtieron en una parte inseparable de la comunidad judía en la Palestina del Mandato británico. Nuestra familia estaba completamente integrada en la 'yishuv' (la comunidad judía en los días previos al estado), y uno de los descendientes más famosos de los subbotnik fue el teniente coronel Yossi Korakin, quien encabezó una operación de comando naval en el Líbano en 1997 y fue asesinado en una emboscada de Hezbollah. Era el nieto del subbotnik Rabí Korakin".

Para la profesora de historia Shulamita Shahar, quien investigó la cuestión subbotnik y ha viajado a sus aldeas para escribir un estudio, las raíces exactas de los subbotniks están apegadas al misterio. "Nadie sabe cómo comenzó el fenómeno de los subbotnik. De repente, a principios del siglo XIX, empezó a hablarse de este grupo. En el estudio, no hemos podido señalar su inicio, ni sabemos de un líder carismático que diera comienzo al proceso. De hecho, prácticamente no tenemos idea de sus verdaderas raíces, excepto por sus propios testimonios. Las vidas de los agricultores rusos eran muy difíciles en cualquier caso, y no está claro qué los llevó a entrar en esta aventura judía con todo el sufrimiento que encima les causó durante generaciones".

Sin embargo, Shahar apoya su inmigración a Israel: "Son gente maravillosa, agricultores industriosos y laboriosos. Están educados y son educados. Pueden contribuir al país, desarrollarse aquí y ayudar a otros a desarrollarse. No entiendo por qué se está retrasando su llegada".

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home