Saturday, July 08, 2017

Una conversión sionista religiosa para proteger el futuro de todos nosotros - Seth Farber - JPost



Gal Beckerman, en su estudio sobre el movimiento judío soviético de las décadas 60, 70 y 80, titulado When They Come for US, We'll Be Gone, presenta la tesis de que el movimiento judío soviético no sólo representó una victoria para los judíos viviendo detrás de la Cortina de Hierro, sino también para los judíos norteamericanos, cuyo enfoque hacia la cuestión de los judíos soviéticos superó completamente el enfoque del gobierno israelí.

Esta dicotomía - de la judería norteamericana y sus intereses y la del gobierno israelí y sus intereses - sentó el tono para gran parte de la narrativa que rodea la crisis del proyecto de conversión que alcanzó su crescendo el pasado viernes. La historia es que los judíos estadounidenses apoyaban las conversiones fuera del Rabinato, y que el gobierno israelí se oponía a ellas.

Y con la congelación la tarde viernes del acuerdo de ley, parece una vez más que los estadounidenses han tenido éxito, a pesar de que el gobierno israelí tenía mayores recursos y mucho más en juego.

El nuevo "proyecto de conversión nacional", tal como se conocía, aparentemente atacaba las perspectivas de los movimientos de la Reforma y Conservador para obtener el reconocimiento de sus conversiones y obligaba - según la narración aceptada - al liderazgo judío norteamericano, los jefes de las federaciones americanas, la Agencia Judía e incluso la AIPAC, para que protegiera los intereses de los judíos estadounidenses, presionando intensamente al primer ministro Benjamin Netanyahu para que prefiera sus intereses sobre los intereses de la coalición gubernamental.

Aunque el proyecto de ley habría puesto en peligro las perspectivas de que las comunidades del judaísmo Reformista y Conservador en Israel logren un mayor reconocimiento de sus conversiones, la víctima central del proyecto de ley habrían sido las conversiones sionistas religiosas que están ocurriendo ahora por cientos fuera del Rabinato. Desde que el estado revirtió una resolución del gobierno que habría ampliado el número de rabinos que realizan conversiones en Israel, los rabinos de la corriente principal del sionismo religioso han creado "Giyur Kahalacha", que ahora es el tribunal rabínico no gubernamental más grande de Israel (En la actualidad, sólo 33 rabinos son licenciados por el estado para participar en la conversión, a pesar de que en la actualidad hay 374.000 personas que se convirtieron en ciudadanos bajo la Ley del Retorno, pero que figuran en el registro de la población como "carentes de religión"). El proyecto de ley - si hubiese avanzado - habría impedido que estas conversiones ortodoxas fueran realizadas por rabinos municipales, rosh yeshivas y otros rabinos prominentes elegibles para ese reconocimiento.

Las conversiones de Giyur Kahalacha tienen el mejor potencial en más de una década para ayudar a los cientos de miles de inmigrantes a unirse plenamente al pueblo judío. El hecho de que el proyecto de ley haya sido congelado todavía permite a decenas de miles de perseguir la conversión que esperamos que un día sea plenamente reconocido en Israel.

Visto desde este punto de vista, el liderazgo judío estadounidense que llegó a Israel para presionar al gobierno para que eliminara el proyecto de ley, estaba realmente trabajando en el mejor interés de Israel y en el mejor interés del gobierno de Israel.

Y los ministros que estaban luchando por hacer avanzar el proyecto de ley en realidad estaban trabajando contra los principales intereses de Israel.

Irónicamente, el gobierno estaba trabajando en contra de los intereses del sionismo y los norteamericanos expresaban mejor el ideal sionista.

Al final, no fueron los "americanos" los que ganaron, sino de hecho Israel. Ahora tenemos una oportunidad y tal vez incluso la responsabilidad de alentar al público para que seleccionen la conversión sionista religiosa para proteger el futuro de todos nosotros.

Y tal vez esta victoria sea emblemática de la verdadera conclusión de la historia del movimiento judío soviético. Pues si los judíos norteamericanos tuvieron éxito en sacar a los judíos de Rusia, es la sociedad israelí la que debe encargarse en última instancia de asegurarse de que 1.100.000 de inmigrantes se sientan plenamente en casa aquí. Sólo trabajando juntos y de la mano para un mejor futuro judío, protegeremos a Israel a largo plazo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home