Wednesday, August 02, 2017

El patético blanqueamiento del Washington Post de un llamamiento a matar a los judíos - Petra Marquardt-Bigman



No va a ser fácil, pero imaginemos por un momento que unos cristianos creyeran firmemente que Jesús profetizó el surgimiento del Islam y dijo a sus seguidores: "El último día no vendrá a menos que luchéis contra los musulmanes. Un musulmán se esconderá detrás de piedras y árboles, y esas misma piedras y árboles dirán: 'Oh siervo de Dios, o cristiano, hay un musulmán detrás de mí, ven y mátalo' ".

Imaginemos también que recientemente un predicador cristiano se refiriera repetidamente a esta creencia durante un largo sermón sobre un tema que inflamara las pasiones de su audiencia - como el terrorismo islamista y la grave situación de los cristianos en el mundo musulmán -, y que llamara a la unidad cristiana y pidiera a Dios que "liberara" los lugares sagrados cristianos "de la inmundicia de los musulmanes". Y que también orara pidiendo: "Oh Dios, cuéntalos uno a uno (a los musulmanes) y aniquílalos hasta el último".

Es inimaginable, seguro que me dirán, Bueno, pues sí lo es.

Y sucedió recientemente, aunque el predicador era musulmán y la gente contra la que se quejó y deseaba ver asesinados eran los judíos... Obviamente, esto implica una gran diferencia, ¿verdad?

Lo que la "cronista de religión" del Washington Post, Michelle Boorstein, hizo con su artículo totalmente vergonzoso ya fue descrito por Martin Kramer cuando escribió años atrás sobre un incidente similar donde concluía:
"El hadith [que pide el asesinato de los judíos] es anterior al estado de Israel por más de un milenio, por lo que ciertamente no puede atribuirse a la 'ocupación' y a las provocaciones israelíes. Aquellos que la invocan - la Hermandad Musulmana, Hamas, Bin Laden - arraigan su odio hacia Israel en un estrato mucho más profundo de animosidad islámica hacia los judíos. Aquellos que minimizan esa clase de judeofobia sólo ayudan a perpetuarla".
Mientras el Washington Post publicaba su disculpa del antisemitismo islámico, y mientras el Centro Islámico de Davis exigía que el vil sermón fuera "contemplado en el contexto apropiado", los piadosos musulmanes palestinos estaban proporcionando un contexto muy relevante por los disturbios en Jerusalén y gritando "Khaybar, Khaybar, ya yahud".

Por supuesto, no podemos saber lo que significa realmente "en el contexto" hasta que el Washington Post solicita la opinión de apologistas musulmanes acerca del odio a los judíos... Así que hasta que el Washington Post nos ilumine sobre el verdadero significado y el contexto apropiado, tendremos que esforzarnos por ignorar que los yihadistas de Mahoma ganaron una espectacular victoria en su sangrienta batalla contra los judíos de Khaybar, y que esta victoria fue el primer paso en la subyugación y la eventual limpieza étnica de los judíos de la península arábiga. También tendremos que esforzarnos por ignorar que los esfuerzos musulmanes para justificar la guerra contra los judíos por parte del fundador de su religión, han generado una demonización de los judíos que tiene más de un milenio y sigue siendo popular hasta nuestros días.

!Y hay mucho más que ignorar! Entre los temas más importantes que deben ser ignorados están todos los escritos y discursos del jeque Yusuf Qaradawi, que ha sido considerado por muchos millones de musulmanes durante décadas como un gran erudito y que incluso ha sido descrito como el "Mufti Global" debido a su enorme influencia. Y por supuesto, también es muy importante ignorar el hecho de que ese tipo de odioso sermón y la perversa oración que el Washington Post "consideró" tan comprensivamente, ocurren regularmente en la mezquita de Al-Aqsa, que suele describirse como "el tercer lugar más sagrado del Islam".

Si les resulta difícil mantenerse al día con todos eso hechos que tienen que ignorar, el Washington Post ofrece una pista no tan sutil que hace que sea muy fácil. Y es bastante obvio: sin las traducciones proporcionadas por el Instituto de Investigación de Medios de Comunicación del Medio Oriente (MEMRI), cualquier incitación difundida por predicadores árabes, políticos y periodistas podría ser saboreada por el público deseado, sin esos extranjeros que necesitan de traducciones. Verán, el MEMRI "monitorea la cobertura de los medios de comunicación, especialmente sobre Israel" - !!! AHA !!! -, y un experto académico de confianza del Centro para la Comprensión Musulmana y Cristiana de la Universidad de Georgetown, ya ha expresado su preocupación de que el MEMRI intente fomentar el sentimiento anti-musulmán en un momento en que los musulmanes estadounidenses se sienten sitiados.

Sí, obviamente es una preocupación razonable: primero exculpa la culpa del predicador musulmán que pidió la muerte de judíos, y segundo este tipo de "preocupación" tiene cierta tradición, ya que después de todo Muhammad sentía que había razones para preocuparse por el sentimiento anti-musulmán provocado por los judíos de Khaybar...

Así que es realmente maravilloso que la Universidad de Georgetown tenga un Centro para la Comprensión Musulmana y Cristiana en estudios árabes e islámicos cuyos expertos puedan ser consultados cuando un predicador musulmán cita una antigua y muy conocida apelación a matar a los judíos... Y esa "comprensión" que ese Centro dice fomentar parece no incluir a los judíos, sólo a musulmanes y cristianos, ¿no les resulta curioso?

Por cierto, desde el 2005, cuando ese Centro "recibió un donativo de 20 millones de dólares del príncipe Alwaleed Bin Talal", se le conoce oficialmente como el Centro Príncipe Alwaleed Bin Talal para la Compresión Musulmana y Cristiana. Si está impresionado por esa suma de dinero, lean un fascinante post de Martin Kramer sobre los "Yankees de Georgetown en la corte del Príncipe Alwaleed", y tengan en cuenta que desde finales de los años setenta, Arabia Saudita "ha invertido al menos 76 billones de euros (86 billones de dólares)" para promover el extremismo wahabí, la base ideológica de los movimientos extremistas y jihadistas en todo el mundo.

Por lo tanto, es una gran inversión gastar unos miserables 20 millones de dólares en un Centro de una prestigiosa universidad occidental de la capital de los Estados Unidos, sin duda un buen lugar para académicos que siempre han trabajado muy duro para minimizar el extremismo musulmán, y que están dispuestos a proporcionar al Washington Post algunos murmullos tranquilizadores sobre las "tradiciones orales de los musulmanes que luchan contra los judíos" cuando un predicador musulmán en los Estados Unidos basa su sermón en un conocido hadiz que llama a los musulmanes a matar a los judíos.

Y ustedes también serán unos verdaderos expertos cuando no sólo logren minimizar este incidente y fingir que es un caso aislado, sino también le den la vuelta insinuando que aquellos que llamaron la atención sobre ese llamamiento al asesinato de judíos al proporcionar una traducción, seguro que son sospechosos de tratar de "fomentar el sentimiento anti-musulmán".



Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home