Monday, November 13, 2017

El nuevo acuerdo entre Trump y Putin sobre Siria le otorga a Irán-Hezbolá libertad de movimiento en las regiones fronterizas jordanas e israelíes - Debka



Una gran concesión israelí hizo posible que Moscú se marchara con una gran ganancia para sus aliados en el memorándum Trump-Putin del 8 de noviembre para Siria, según informa DEBKA.

Las fuertes promesas realizadas por el Primer Ministro Binyamin Netanyahu, el Ministro de Defensa Avigdor Lieberman y el Jefe de Estado Mayor Teniente General Gady Eisenkott - que Irán y Hezbolá no podrían establecer una presencia militar permanente en Siria y acercarse a la frontera israelí - se han fundido en las sesiones secretas de la negociación. Israel finalmente se ha visto obligado a aceptar su presencia tan cercana  como a 20 km de su frontera norte de Golan con Siria, retrocediendo bruscamente de su demanda original de una zona de amortiguamiento de 50 km.

En consecuencia, un área de 20 km de profundidad (ver mapa) en la región de Quneitra del Golán sirio servirá como una "zona de freno ante posibles escaladas bélicas", según acuerdo el segundo memorando sobre Siria acordado entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin. La zona será supervisada por tropas rusas con fuerzas sirias disponibles para su uso.

El consentimiento involuntario de Israel a este arreglo fue una concesión imprevista e importante. La cláusula 2 del memorándum confirma el consentimiento de los Estados Unidos y Rusia para continuar la operación de "freno ante posibles escaladas" en la región de Daraa (frente a la frontera jordana) y la región de Quneitra (frente a la frontera israelí), que fueron primeramente establecidos por Trump-Putin el 7 de julio en la cumbre en Hamburgo.

Esa cláusula dice: "Los Estados Unidos, Rusia y Jordania el 8 de noviembre pidieron la 'reducción y eliminación final de las fuerzas extranjeras', particularmente Irán y Hezbolá, en el sur de Siria".

La presencia de fuerzas sirias en estas regiones está implícitamente ratificada. Sin embargo, en términos realistas, las "fuerzas sirias" en cualquier parte del país implican automáticamente a oficiales iraníes y de Hezbolá, sin mencionar a las milicias chiítas y al personal de la Guardia Revolucionaria. La realidad es que, aparte de unas pocas unidades dispersas, no queda mucho del "ejército sirio" después de casi ocho años de conflicto civil.

Las fuentes militares de DEBKA señalan que no se estableció ninguna fecha en ninguno de los acuerdos para la "reducción y eliminación final de las fuerzas extranjeras" en el sur de Siria. Por lo tanto, no hay nada que impida la presencia militar iraní y de Hezbolá a solo 20 km del norte de Israel y que eso se convierta en un hecho establecido por un período indefinido. Además, no hay impedimento para que las fuerzas militares presentes en las zonas de "freno ante posibles escaladas" de Daraa y Quneitra se muevan de un punto a otro, bajo la protección de los monitores militares rusos.

Un funcionario anónimo del Departamento de Estado estadounidense dijo el domingo 12 de noviembre que Rusia había acordado "trabajar con el régimen sirio para eliminar a las fuerzas respaldadas por Irán en una distancia definida de la frontera de las Alturas del Golán con Israel". En opinión del oficial, si Rusia está de acuerdo en eliminar a las fuerzas iraníes y de Hezbolá de las fronteras de Israel y Jordania, será una señal de "estamos avanzando en la dirección correcta".

Esta esperanza sugería que Washington tampoco estaba demasiado seguro de que los rusos respaldarían cada una de las partes del acuerdo. Moscú no ha reaccionado a los comentarios del funcionario estadounidense, lo que sonó como un intento de hacer que el memorándum Trump-Putin sea más fácil de tragar para Israel, y bien puede ser una excepción.

Jordania acogió con satisfacción este "importante logro" y por buenas razones. Estados Unidos y Rusia acordaron ampliar el centro de comando de coordinación conjunta que están desarrollando con Amman, y para Jordania esto equivale a una garantía para su seguridad. Israel solo tiene un aparato bilateral de coordinación militar con el comando ruso en Siria, bajo el cual mantiene la libertad de acción contra las fuerzas iraníes y de Hezbolá en Siria, que se limita a tres esferas:

- Acción aérea en el espacio aéreo sirio.
- Ataques quirúrgicos contra convoyes y depósitos de armas iraníes y de Hizbollah.
- Una respuesta militar a las fuerzas iraníes y de Hezbolá si se acercan peligrosamente a su frontera.

Esta distancia no se ha definido con precisión ya que tanto los estadounidenses como los rusos rechazaron las propuestas de Israel.

El ministro de Cooperación Regional de Israel, Tzahi Hanegbi, quien a menudo habla por Binyamin Netanyahu en Asuntos Exteriores, comentó el domingo que el nuevo memorándum "no cumple con la inequívoca demanda de Israel de descartar desarrollos que traigan las fuerzas de Hezbolá o Irán a la frontera sirio-israelí".

Esta declaración es irrelevante a la luz del consentimiento tácito de la administración Trump para que las fuerzas iraníes y de Hezbolá desarrollen su presencia y se muevan libremente cerca de la frontera israelí.

Nuestras fuentes militares informan que en estos momento, comandantes iraníes y de Hezbolá, aunque no sus tropas, se han instalado frente al Golán israelí a una distancia de entre 4 y 15 km de la frontera, sin señales de preparativos para dejar los trastos y mudarse.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home