Sunday, November 12, 2017

Harvey Weinstein y Tariq Ramadan: una comparación - Giulio Meotti - Arutz 7



¿Las apedrean? No pasa nada. ¿Las mutilan? No pasa nada. ¿Impiden que sean testigos en los tribunales? Nada. ¿Las azotan? Nada. ¿Arrojan ácido en sus caras? Nada. ¿Se llevan a sus hijos? Nada. ¿Las encierran en burkas? Nada. ¿Impiden que estudien? Nada. ¿Controlan las pulgadas de los ojos que pueden mostrar en público? Nada. ¿Se casan con ellas por la fuerza, incluso de niñas? Nada.

Y ahora que su paladín, Tariq Ramadan, ha sido acusado de haber abusado de algunas chicas musulmanas en las ciudades de Europa, ¿qué están haciendo las organizaciones islámicas oficiales, las feministas y los progresistas occidentales? Ellos o ellas, o bien defienden a Ramadán, se esconden en las sombras, guardan silencio, hablan de otra cosa, se toman el tiempo, gritan sobre una "conspiración islamofóbica", denuncian un "complot sionista".

Queman a Harvey Weinstein en efigie, pero no creen en las mujeres que acusan a Tariq Ramadan.

Probablemente es porque quieran ocultar el hecho de que el caso de Tariq Ramadan sea mucho más importante que el de Harvey Weinstein.

Por un lado, hay un productor hollywodiano que pidió sexo a cambio de favores, por otro, un predicador islámico, un símbolo religioso y cultural para millones, equivalente a un cardenal, que subyugó y violó a mujeres.

Weinstein era un tipo rico y poderoso, Ramadán un gurú con barba y protección.

Las víctimas de Weinstein son todas muy famosas, las de Ramadán son pobres y anónimas.

Las víctimas de Weinstein son los nuevos iconos del feminismo, de las de Ramadán a menudo ni siquiera se conocen por su nombre, y son amenazadas de muerte por sus propias comunidades.

A la prensa le encanta husmear e investigar en el caso Weinstein, mientras que su silencio ha sido obsceno con respecto a Ramadán.

Weinstein fue inmediatamente privado de todos sus honores, mientras que Ramadan fue defendido por sus colegas de Oxford como un "destacado musulmán" hasta que se optó por darle unas "vacaciones" que se ignoran si serán definitivas [N.P.: su cátedra es financiada por Qatar, que además aporta millones de libras a la universidad].

Weinstein no les dijo a las mujeres cómo deberían vivir y vestirse, Ramadán lo hizo durante décadas.

Weinstein no quiere conquistar Europa, Ramadán sí.

En el caso de Weinstein, los periodistas se han convertido en héroes, aquellos que cubrieron el caso Ramadán, como Charlie Hebdo, ahora están amenazados de muerte.

¿La razón de tantas desigualdades? El Ayatolá Jomeini dijo una vez: "No hay humor en el Islam". Aquellos que lo tocan, aquellos que se atreven a criticarlo, mueren.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home