Wednesday, November 01, 2017

La voladura del túnel pone a prueba la reconciliación palestina y envía un nítido mensaje - Debka



Para evitar las demandas de Washington, El Cairo y Riad de que respalde el esfuerzo de la unidad palestina, Netanyahu decidió mostrarles lo que realmente estaba sucediendo en Gaza.

El IDF y la inteligencia israelí ciertamente sabían que un túnel terrorista estaba siendo excavado en la Franja de Gaza cerca de Khan Younes desde hace algunas semanas. Pero esperaron hasta que cruzara la frontera y hubiera recorrido casi un kilómetro dentro de Israel, hasta un punto cercano de Kissufim, antes de explotarlo el lunes 30 de octubre. El IDF también debía conocer que la Yihad Islamica, que se ha desarrollado como brazo armado palestino de Irán, lo estaba construyendo, en lugar de Hamas.

Los yihadistas amenazaron con represalias después de informar que 11 de sus hombres fueron asesinados, incluidos dos altos comandantes, y dos operativos de Hamas, y 15 resultaron heridos, la mayoría de ellos gravemente. Israel y Hamas están en alerta máxima por una posible escalada. Antes de la operación, Israel colocó una batería de Iron Dome cerca de la Franja de Gaza en caso de que respondieran con el lanzamiento de cohetes en represalia. El ejército también cerró partes de la región fronteriza.

El momento de la operación implicó una serie de consideraciones complicadas.

1.- El IDF esperó a que el gobierno lo aprobara, mientras observaba dos acontecimientos históricos sin una respuesta israelí: a) La reconciliación de Hamás, mediada por Egipto, con la Autoridad Palestina en Ramallah, y b) Los pasos de Hamas para profundizar su apoyo a Irán y Hizbollah en la Franja de Gaza. Hasta ahora, Hamas había podido mantener ambas relaciones sin una colisión o sin la interferencia israelí.

2.- Se esperaba una decisión sobre si golpear el túnel aún no terminado, cuando estaba desierto, o esperar a que altos oficiales terroristas quedaran atrapados en su interior. Este último fue visto como equivalente a golpear a un objetivo iraní o de Hizballah en Siria. La oportunidad surgió el lunes, cuando un grupo de altos oficiales de la Yihad entró en el túnel, liderado por el comandante regional de Gaza, Arafat Abu Marshad, y su lugarteniente Hassan Abu Hasnin. Ambos fueron asesinados, junto con un tercer yihadista, Ahmed Khalil, y otros ocho, además de dos miembros de la unidad de comandos navales de Hamas, que intentaron rescatar al grupo que quedó atrapado entre los escombros.

3.- Existía más de una forma de destruir el túnel del terror utilizando la "tecnología innovadora" citada por el Primer Ministro Binyamin Netanyahu. Se decidió apuntar a la sección este, la cual ya cruzaba Israel, y por aire. La Fuerza Aérea israelí nunca antes había atacado un objetivo enemigo en territorio israelí. Sin embargo, el gobierno quería mostrar a los estadounidenses y a los egipcios que la operación del IDF no era un ataque sin sentido contra Gaza, sino un acto de defensa nacional.

4.- El martes 31 de octubre fue el día establecido por Hamas para que los funcionarios de la Autoridad Palestina se mudaran y comenzaran a tomar los cruces fronterizos a Israel y Egipto. Después de esa fecha, Israel habría encontrado difícil destruir el túnel sin exponerse a la acusación de poner en peligro a los funcionarios de la Autoridad Palestina.

Una legión completa de enviados de la Administración Trump ha estado cruzando el Oriente Medio en estos días en varios recados. El yerno de Trump, Jared Kushner, salió de Riad el sábado después de una visita en la que estuvo acompañado por la viceconsejera de seguridad nacional Dina Powell y el enviado especial de paz Jason Greenblatt, que se quedó y llegó a Jerusalén el lunes 29 de octubre para informar a Netanyahu sobre las conversaciones de los enviados de Estados Unidos en Riad y en El Cairo. Otro visitante estadounidense en la capital saudita fue el secretario del Tesoro, Seven Mnuchin. Aterrizó en Jerusalén un día antes que Greenblatt y también se reunió con Netanyahu.

Ni los funcionarios estadounidenses ni los israelíes están dispuestos a revelar los temas de la ofensiva diplomática de los Estados Unidos. Sin embargo, nuestras fuentes han conocido que se le pidió a Israel que no solo expresara su aprobación pública al proceso de reconciliación en curso entre las facciones rivales palestinas bajo los auspicios de Egipto, sino que se embarcara en pasos prácticos para este fin.

Netanyahu trató de protegerse de la demanda que procedía de Washington, El Cairo y Riad mostrándoles lo que realmente estaba sucediendo en Gaza, al amparo del pretendido "esfuerzo de paz" palestino. Los nuevos túneles del terror no pueden ser compatibles con la diplomacia de la paz, es lo que Netanyahu quería que vieran, y creyó que los disparos de cohetes en represalia valían ese riesgo.

El lunes por la noche, después de contar a sus muertos, los jefes de los grupos terroristas palestinos en la Franja de Gaza sostuvieron una reunión de emergencia para decidir su respuesta al ataque del túnel. La Yihad Islamica presionó duramente por una declaración de guerra contra Israel, mientras que Hamas desaconsejó dar a Israel la oportunidad de "hacer explotar su acuerdo de reconciliación con la Autoridad Palestina". Sus líderes se mostraron reacios a poner en peligro los importantes acontecimientos del martes: una gran delegación egipcia estaba llegando a la Franja de Gaza para supervisar la transferencia de los pasos fronterizos a la Autoridad Palestina y también para anunciar el establecimiento de un consulado egipcio en la ciudad de Gaza. Un enfrentamiento militar podría hacer volar estos eventos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home