Monday, December 11, 2017

6 comentarios sobre el oportuno cambio de opinión del judaísmo de la Reforma americano sobre el reconocimiento de Jerusalén - Shmuel Rosner



1. Estuvo bien leer las palabras del rabino Rick Jacobs en la Bienal del Judaísmo de la Reforma - he asistido a varias de estas reuniones poderosamente espirituales, pero no este año -, sobre el reconocimiento del presidente Trump de Jerusalén:
El miércoles de esta semana, al declarar formalmente el reconocimiento de Estados Unidos a Jerusalén como la capital del Estado de Israel, el presidente Trump afirmó un viejo sueño del pueblo judío. Ahora que se ha tomado la decisión, nuestro Movimiento se solidariza con este reconocimiento. Jerusalén es, de hecho, la capital de Israel. Así es como debería y debe ser. El presidente acertó al señalar que un estado soberano tiene derecho a nombrar su propio capital. Y su acto de reconocimiento formal fue un poderoso repudio a los esfuerzos de aquellos que promulgan la mentira de que el apego judío a áreas clave de Jerusalén es solo un mito. Y estamos de pie, unificados con Israel y con los judíos en todas partes, para condenar la violencia en respuesta a esta decisión.
2. Estas palabras fueron oportunas pero algo frustrantes. El líder del movimiento del judaísmo de la Reforma claramente estaba tratando de corregir un error, o una percepción errónea, que se había producido unos días antes, cuando el movimiento del judaísmo de la Reforma pareció rechazar el reconocimiento de Trump. "Antes de esta decisión, expresamos nuestra seria preocupación, pero nunca, nunca, sobre el concepto, sino sobre el momento de estas acciones", afirmó. Esta no es la forma en la que el mundo entendió la posición del movimiento cuando realizaron las declaraciones originalmente, y que desconcertó a muchos observadores, incluidos a bastantes funcionarios israelíes:

El cónsul de Israel en Nueva York calificó de "profundamente frustrante y decepcionante" la reacción negativa del judaísmo de la Reforma al reconocimiento por parte del presidente estadounidense Donald Trump de que Jerusalén es la capital de Israel.

3. Así que Jacobs quiso dejar las cosas claras y luego cambió el tema:
Sin embargo, el enfoque de mis comentarios de esta mañana de Shabbat son aquellos temas que amenazan con un daño más permanente a nuestras relaciones con Israel. 
La mayor parte de lo que dijo sobre el fracaso de Israel en comprometerse con los judíos reformistas fue razonable.

Pero hubo una cosa que no dijo: existe una conexión entre el rechazo instintivo del reconocimiento de Jerusalén y la perspectiva de que el movimiento se expanda en Israel. En otras palabras, cuando el movimiento va en contra de un reconocimiento que la gran mayoría de los israelíes apoya, cuando adopta una posición inicial que lo señala como opuesto a lo que Israel desea obtener, las posibilidades de obtener el oído y la simpatía de los israelíes disminuye en gran medida.

4. Dicho de otra manera: el Movimiento del judaísmo de la Reforma acaba de entregar a sus detractores israelíes una fantástica herramienta de propaganda. Dice así: ¿Por qué Israel debería considerar entregar una porción del Kotel a un movimiento que ni siquiera cree en la soberanía israelí sobre Jerusalén?

5. Por supuesto, los judíos reformistas apoyan el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel. Pero tengan en cuenta que en el último estudio del JPPI sobre Jerusalén y el pueblo judío, encontramos lo siguiente:
También es digno de mención que los judíos reformistas, en general, atribuyen mucha menos importancia a Jerusalén como capital de Israel que los otros grupos judíos. El 37% de los judíos reformistas atribuyen un significado "altamente significativo" al estatus de Jerusalén como capital de Israel, mientras que los judíos seculares, conservadores, tradicionales y ortodoxos clasifican este componente como altamente significativo en una tasa mucho más alta: 48%, 55%, 72% y 63% respectivamente. 
Además, en comparación con otros judíos, fueron menos partidarios de trasladar la embajada a Jerusalén. Miren esta comparación de los movimientos de la Reforma, Conservador y el judío promedio sobre si están de acuerdo o en desacuerdo con que "todos los países deben mover sus embajadas a Jerusalén": Como se puede ver, los judíos reformistas son los menos propensos a estar de acuerdo con esta afirmación y lo más probable es que esté en desacuerdo (el rabino Jacobs conoce a su gente).

6. Una pepita más del estudio del JPPI que se puede conectar con las observaciones del rabino Jacobs.

El rabino dijo:
No se equivoquen al respecto. La vida judía aquí en América del Norte es fuerte. Muy fuerte. Piénsenlo: hoy en América se publican más libros judíos, se produce más música, danza, teatro y películas judías; hay más cursos de estudios judíos ofrecidos por más universidades; y hay más sinagogas con una programación judía más rica y extensa que nunca antes. En algunos de estos aspectos, superamos a Israel. No estamos desapareciendo. No nos estamos desvaneciendo. Con el debido respeto, tenemos tanto que ofrecer a Israel como Israel ofrecernos. Y la mejor manera de ayudar a sus líderes a comprenderlo es hacer que pasen cierto tiempo en nuestras vibrantes comunidades.
En su estudio, JPPI encontró que
Los judíos reformistas son los más positivos al caracterizar el estado del mundo judío fuera de Israel, aunque incluso entre este grupo un significativo 35% optó por la opción de "deterioro y debilitamiento" al responder a nuestra pregunta de la encuesta.
Aquí está el gráfico. Tenga en cuenta que esta es una encuesta de judíos altamente comprometidos y de líderes judíos. Alrededor del 23% de los participantes del estudio se identificaron como miembros del judaísmo de la Reforma. De hecho, son más optimistas que otros sobre el futuro de los judíos del mundo (Jacobs suplicó a los judíos que renunciaran a usar la palabra "diáspora").



Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home