Saturday, December 02, 2017

70 años después de la partición, todavía es posible una solución de dos estados - David Makovsky - Whasington Post



El vicepresidente Pence fue ayer al Museo de Queens en Nueva York para conmemorar la  ubicación de las antiguas Naciones Unidas donde hace 70 años se votó a favor de la partición para dividir el territorio del antiguo Mandato Británico de Palestina y establecer los estados árabes y judíos.

La cuestión 70 años después es, ¿la partición en la Cisjordania es todavía factible? Los analistas se preguntan si los diversos actores como el presidente Trump, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas tienen la voluntad de emprender con éxito ese esfuerzo o si los mejores planes fracasan por falta de resolución política.

Aparte de la cuestión de la voluntad política, hay gente tanto a la derecha como a la izquierda que dicen que no hay forma de conciliar el problema territorial, y señalan a los crecientes asentamientos en Cisjordania. Los críticos de la derecha quieren que Israel se anexione gran parte de Cisjordania,  pero no toman en cuenta la reacción internacional a tal movimiento unilateral. En la izquierda, los críticos incluso quieren que Israel sea reemplazado en su totalidad y se convierta en un estado bi-nacional israelí-palestino.

Ambos enfoques son delirantes. Israel no va a cometer un suicidio nacional.

Dada la escasez de opciones, la partición sigue siendo perfectamente factible. De hecho, los datos más recientes sugieren que la dimensión territorial es solvente. Una nueva web lanzada por el Washington Institute for Near East Policy denominada Settlements and Solutions busca utilizar imágenes de los satelites civiles para proporcionar una mejor comprensión de las tendencias de los colonos.

La interacción de la geografía y la demografía en Cisjordania importa mucho, ya que ayuda a abordar si es demasiado tarde para que los israelíes y los palestinos lleguen a un compromiso sobre los asuntos territoriales, así como sobre cuestiones de seguridad, los refugiados y el destino de Jerusalén.

Si queremos analizar las soluciones territoriales, debemos diferenciar entre dos grupos de colonos, ya que tienen implicaciones muy diferentes para resolver el conflicto israelo-palestino. Ambos grupos viven más allá de la Línea Verde, los límites anteriores a la guerra de 1967: un grupo vive al oeste (dentro) de la barrera de seguridad israelí (construida por el gobierno israelí durante la Segunda Intifada de 2000-2005 para obstaculizar el flujo de terroristas suicidas palestinos desde Cisjordania). El segundo grupo vive más allá, o al este de dicha barrera de seguridad. Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, aproximadamente el 85% de los israelíes viven al este de la Línea Verde pero dentro del área delineada por la barrera de seguridad, en aproximadamente el 8% de Cisjordania, en áreas adyacentes a áreas urbanas israelíes. Esto se traduce en poco menos de 556.000 israelíes viviendo en el interior, o al oeste, mientras que 97.000 viven fuera de la barrera.

Lo anterior no sugiere que no haya amenazas demográficas que pudieran terminar con una opción de dos estados. Si bien la proporción del 85% en el 8% de la tierra se ha mantenido en gran medida estable, el número de colonos ha crecido. En 2009 había 70.000 colonos que vivían más allá de la barrera, a partir de junio de 2017 ese número aumentó en 27.000. Si, en una solución de dos estados, hubiera un acuerdo entre israelíes y palestinos con respecto a la reubicación de estos colonos, la perspectiva de su reubicación se volvería cada vez más difícil. Un ejemplo: en contraste, los aproximadamente 8,000 colonos fueron reubicados durante la retirada de Gaza en 2005. Por supuesto, las partes podrían acordar en las negociaciones que los colonos permanezcan por un período de tiempo.

Los números también resaltan la naturaleza cambiante del movimiento de asentamiento. Dos de los 139 asentamientos ahora representan a casi el 30% de todos los colonos de Cisjordania y al 46% del crecimiento en el último año. Las dos ubicaciones son asentamientos ultraortodoxos, que denotan un cambio desde que se inició el movimiento de asentamientos a finales de 1960, en gran parte por parte de sionistas religiosos que vieron a Cisjordania como un patrimonio bíblico y se consideraban guerreros políticos en la lucha por retener a Cisjordania como parte del Estado de Israel. Por el contrario, los ultraortodoxos están motivados en gran medida por preocupaciones socioeconómicas, especialmente unas viviendas asequibles. Esta es una gran demanda de la comunidad ultraortodoxa en la que los promedios de natalidad son de unos asombrosos 6.9 hijos por familia.

Israel necesita alinear su política de asentamientos con un enfoque de dos estados que permita el compromiso israelí-palestino. Esta sería una fuerte señal para contrarrestar la creencia , reflejada en las encuestas palestinas, de que Israel quiere toda Cisjordania. Nada de esto sugiere que la barrera sea necesariamente el límite en un acuerdo de estatus final. Esa frontera seguiría siendo negociada por las partes.

No es demasiado tarde. Aquellos tanto en la derecha como en la izquierda que se apresuran a proclamar la muerte de la solución de dos estados como consecuencia del crecimiento poblacional en los asentamientos son demasiado fatalistas. No se puede estar seguro de la voluntad política para que esto suceda, pero 70 años después, existe, al menos por ahora un camino.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home