Sunday, December 03, 2017

Los jefes de la milicia pro-chií que asesoran sobre las operaciones antiisraelíes fueron el blanco del ataque aéreo israelí en Siria - Debka



Un ataque aéreo israelí a primeras horas del sábado 2 de diciembre tuvo como objetivo a un grupo de jefes de la milicia chií pro-iraní que llevaban a cabo una conferencia secreta en la base de la brigada 91 del ejército sirio cercana a Kiswah. Oficiales iraníes y de Hezbollah son reportados entre las bajas. Esto ha sido informado por fuentes exclusivas a Debka.

La base en sí se encuentra a 14 km al suroeste de Damasco y alrededor de 50 km del Golán. Se reunieron allí todos los comandantes de las milicias que operaban en el sur de Siria para recibir sus órdenes antes de una gran ofensiva para capturar los bolsillos de resistencia de los rebeldes sirios de la región de Quneitra, frente a las posiciones del Golán de Israel. Se estaban celebrando sesiones de información de los comandantes de la Guardia Revolucionaria iraní y de miembros de Hezbollah, cuando la fuerza aérea israelí lanzó misiles sobre el lugar donde se llevaba a cabo la conferencia. El momento elegido para la conferencia fue el sábado por la mañana para una máxima seguridad.

No hay información disponible sobre el número de víctimas, pero se estima que incluyen a  muertos y heridos.

Las fuentes militares de Debka señalan que este fue el primer ataque directo israelí contra las milicias pro-iraníes alistadas por Teherán desde Irak, Afganistán y Pakistán para luchar a favor del régimen de Assad bajo el mando del jefe de la Guardia Revolucionaria Al Qods, el general Qassem Soleimani. Este general iraní ha establecido recientemente una sala de guerra en Irak cerca de la frontera con Siria.

Durante más de una semana, Hezbollah y las milicias extranjeras han estado concentrando tropas en el sur de Siria listas para un asalto contra Al-Harra, que está a 8 km del Golán israelí. La importancia estratégica de esta pequeña ciudad es desproporcionada para su tamaño. Al Harra está destinado a ser el punto de partida para la ofensiva contra las zonas de los rebeldes alrededor de Quenitra y a lo largo de la frontera con Israel. Cualquier fuerza que domine esta ciudad controla el triángulo sirio-israelí-jordano.

Las primeras descripciones de los ataques israelíes por parte de fuentes árabes son infundadas. Incluyeron las falsas afirmaciones de que misiles de superficie israelíes atacaron al Kiswah, que los cohetes de la defensa aérea siria interceptaron dos misiles tierra-tierra israelíes, y que los edificios vacíos supuestamente listos para recibir a las fuerzas iraníes fueron el blanco de ataques.

El primer ministro en un mensaje especial reiteró la noche del sábado: "Permítanme repetir que no permitiremos que ningún régimen empeñado en destruir a Israel obtenga armas nucleares. Tampoco permitiremos que el régimen iraní se establezca militarmente en Siria, tal como está planificando, porque su único objetivo es destruir nuestro país".

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home