Monday, December 25, 2017

La otra mejilla de un oficial - Shmuel Rosner




Un oficial israelí tiene la tarea de patrullar una aldea de Cisjordania. Una joven árabe lo ataca. Ella lo empuja, lo patea y le llega hasta abofetear y arañar. El soldado no hace nada. Él entiende que esto es una trampa. Hay cámaras esperando que él responda, esperando que les proporcione el metraje que lo convertirá en un villano: un soldado armado que golpea a una joven palestina desarmada.

Esto es lo que sucedió el 15 de diciembre en la aldea de Nabi Saleh en Cisjordania. Y a medida que el vídeo se publicitaba, generó un debate en Israel. Un debate sobre la joven: ¿era ella una delincuente, o tal vez se comportaba de la forma en que se espera de las personas bajo ocupación? Un debate sobre el joven oficial: ¿fue un profesional con su moderación, o tal vez mostró confusión al abstenerse de hacer lo que se esperaría de alguien que abofeteara a un soldado?

Como sucede a menudo, esto se convirtió en un debate de la "derecha" contra la "izquierda". Pero una discusión sobria de este acontecimiento no debería tener nada que ver con la política en Judea y Samaria. Esto debería ser un debate sobre el costo y el beneficio, sobre las tácticas militares en situaciones complejas. Esto debería ser un debate sobre las ganancias a corto plazo y los dolores a largo plazo.

Sí, hay ganancias a corto plazo: el oficial evadió la trampa de relaciones públicas que los jóvenes palestinos preparaban para él. Querían mostrar la fea cara de un militar y de una ocupación brutal, y lo que obtuvieron en su lugar fue la cara real de un militar que hace todo lo posible para mostrar moderación.

Sí, hay un dolor a largo plazo: las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) deben ser una fuerza intimidatoria, una fuerza que los enemigos de Israel teman. La imagen de un oficial del IDF abofeteado por una adolescente no sirve a tal imagen.

También deben considerarse la ganancia y el coste interno. Un mensaje a la sociedad de Israel desde el IDF: Intentamos ser lo más humanos posibles. Otro mensaje para la sociedad de Israel desde el IDF: nos están enviando a cumplir una misión imposible. Un tercer mensaje a la sociedad de Israel desde el IDF: sepan que este es el costo de tener que mantener a una población civil hostil bajo nuestro control. Quizás no haya otra opción, tal vez no haya una solución mejor, pero al menos tengan en cuenta el precio.

¿Cuál sería el beneficio y el costo de una respuesta inversa por parte del oficial? Esto no es difícil de imaginar, ya que tales casos han ocurrido en el pasado. La joven golpea al oficial, el oficial le devuelve el golpe, la cámara obtiene lo que andaba buscando. Una vergüenza de relaciones públicas para Israel. Una vergüenza que forma parte de una campaña en curso para deslegitimar la presencia de Israel en Judea y Samaria, y para retratar al IDF como una fuerza oscura y cruel.

Muchos israelíes, tal vez la mayoría, preferirían tal resultado a lo que vimos en el vídeo. Lo preferirían porque esos jóvenes oficiales son sus hijos o primos o vecinos, y porque sienten en el Oriente Medio no se debe permitir que nadie te golpee sin responder con fuerza.

Dejen pues que las cámaras consigan lo que buscan, dejen que el mundo de los hipócritas divague. Cuando se es un ciudadano israelí orgulloso, que apreciado al IDF y a sus soldados, y aislado de las consecuencias de la condena internacional, usted instintivamente tomaría esa posición. A usted no le importa la típica condena sueca o venezolana, o una condena estadounidense en los campus, usted se preocupa por sus soldados. Te importa que no sufran humillaciones, que no parezcan débiles.

Hay mucho sentido en ambas posiciones, ya sea si se apoya o no el control de Israel sobre Cisjordania. Si apoyas la ocupación, tienes menos escrúpulos morales a la hora de tener que usar la fuerza en los territorios; si te opones a la ocupación, debes apoyar a un IDF intimidante como el único escudo que puede garantizar una retirada segura del territorio.

Pero si usted apoya la ocupación, también comprende que estamos ante un juego largo y paciente; si se opone a la ocupación, considerará la restricción como la opción moral.

Ahora consideren la situación del oficial. Consideren que tiene que hacer todos estos cálculos mientras alguien lo golpea en la cara.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home