Monday, January 01, 2018

Abdullah de Jordania desafía a los gobernantes saudíes por Jerusalén - Debka



 El rey Abdullah de Jordania se autoproclamó el 31 de diciembre pasado Siervo de la Primera Qibla y la Tercera Mezquita Sagrada, arrojando un guante religioso hacia los gobernantes sauditas.

Las fuentes de Debka informan que el rey estaba desafiando al rey saudita Salman y al príncipe heredero Muhammad por abandonar Jerusalén, sede de la Tercera Mezquita, ante el reconocimiento del presidente Trump de la Ciudad Santa como capital de Israel. Abdullah enfatizó este punto al distribuir un gran alfiler de solapa que destacaba su papel y que cada funcionario del gobierno jordano, legislador y oficial militar lució lel domingo.

La Primera Qibla marca la dirección hacia la cual los musulmanes se vuelven en oración, mientras que la Tercera Mezquita Sagrada es Al Aqsa, en el Monte del Templo. La casa real saudí es el custodio de las dos mezquitas sagradas de La Meca. Se ha desarrollado una grave brecha entre las dos casas reales árabes de Amman y Riyadh. Abdullah se ha alineado contra la política de Trump en Jerusalén, mientras que el príncipe saudita Muhammed bin Salman y su aliado, el gobernante de los Emiratos, le han avisado para que deje de criticar esa política y suspenda sus lazos con los enemigos saudíes, Turquía y Qatar.

El rey de Jordania dio su respuesta el domingo, al colocar provocativamente su papel religioso a la altura de la realeza saudita. Este desafio creciente tiene el potencial de explotar en una amplia confrontación con repercusiones en la región, Israel y Jerusalén.

El rey Abdullah lideró esta acción 24 horas antes al colocar bajo arresto domiciliario a tres altos príncipes jordanos acusados ​​de mantener vínculos secretos con los príncipes de la corona de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Debka reveló este hecho el sábado:

Según fuentes árabes, el rey jordano Abdullah ha detenido a dos de sus hermanos y un primo, acusándolos de tener vínculos secretos con los príncipes de Arabia Saudita y de los Emiratos Árabes Unidos.

Según los informes, la inteligencia jordana le alertó sobre las comunicaciones de los príncipes Faisal bin Hussein, Ali bin Hussein y su primo, el príncipe Talal bin Muhammed, con el príncipe saudita Muhammed bin Salman (MbS) y el príncipe emiratí Muhammed bin Zayed (MbZ).

Una declaración dada a conocer por el ejército jordano afirmaba que los tres príncipes se jubilaron anticipadamente como parte de los cambios militares en curso en el ejército jordano, pero no hizo referencia a su detención. Al mismo tiempo, ninguno de ellos ha sido visto desde su arresto domiciliario.

El rey Abdullah provocó la ira de los líderes de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos cultivando estrechos vínculos con Turquía y Qatar, fuertes opositores a Riad y Abu Dhabi. El 16 de diciembre, Debka informó que la disputa había llegado a su punto álgido con el arresto del financiero y multimillonario jordano-palestino Sabih al-Masri mientras se encontraba en un viaje regular a Riyadh. Para obtener su liberación, MbS y Mbz exigieron que el rey jordano se separara del bloque islámico que el gobernante turco y Qatar intentan establecer para impugnar la política del presidente Trump en Jerusalén.

Los tres príncipes detenidos son altos miembros de la Casa Real hachemita de Jordania: el príncipe Faisal bin Hussein (55) es hijo del rey Hussein y la reina Muna y, por lo tanto, el hermano menor más joven de Abdullah. En ocasiones ha servido como regente durante las ausencias del rey en el extranjero. El Principe Ali (42) es el segundo hijo de Hussein y la reina Alia (que murió en un accidente de helicóptero) y, por lo tanto, es medio hermano del rey. El príncipe Talal bin Muhammad (53), nieto del rey Talal, es primo hermano del rey Abdullah.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home