Wednesday, January 24, 2018

Erosionándose el apoyo a Israel: ¿qué podemos hacer? - Shmuel Rosner



¿Deberíamos preocuparnos?

Los hechos, antes de sumergirnos en los muchos datos, son bastante simples:

- Los estadounidenses simpatizan con Israel mucho más de lo que simpatizan con los palestinos.
- Pero detrás de este hecho se esconde una división partidaria: los republicanos apoyan mucho a Israel, los demócratas bastante menos.
- La tendencia a la erosión del apoyo demócrata a Israel continúa.
- La tendencia da la disminución del apoyo a Israel entre los jóvenes estadounidenses también continúa.

Estos son los hechos, presentados ayer por el Pew Research Center. Ahora las preguntas.

La primera de ellas es: ¿deberíamos preocuparnos? Esto tiene una respuesta fácil. Por supuesto, deberíamos. Israel necesita el apoyo estadounidense, y mientras más apoyo, mejor. Israel también necesita un apoyo estable, no uno que va y viene según cambie el gobierno de partido. Si solo un partido apoya mucho a Israel, solo cuando este esté en el poder Israel podrá estar relativamente tranquilo con respecto al apoyo que recibirá.

¿Qué podemos hacer?

La segunda pregunta es más complicada: ¿qué podemos hacer al respecto? Para esta pregunta, hay varias respuestas disponibles, y no es sorprendente que cada una de ellas sirva a una determinada agenda política. Es decir: estas son las respuestas que utilizan principalmente los nuevos números para hacen avanzar una causa.

- Primera respuesta: Israel debe cambiar sus políticas y actitudes. Obviamente, es la respuesta que se escucha de las personas que quieren que Israel cambie sus políticas. Por ejemplo: termine la ocupación y su apoyo en Estados Unidos recibirá un impulso. Con esta respuesta hay dos problemas. Uno: Israel no era más popular cuando estaba involucrado en conversaciones de paz con los palestinos.

Eche un vistazo: estos son los números que simpatizan con Israel desde 1990 (tomados de la Biblioteca Virtual Judía ). Como puede ver, el apoyo a Israel está aumentando incluso en medio de los recientes obstáculos en las relaciones entre israelíes y palestinos (mire la línea de tendencia roja). También notaría que la desconexión de Gaza (2005) o los años posteriores al Acuerdo de Oslo (mediados de los años 90) no se tradujo necesariamente en una mayor simpatía estadounidense.

Por supuesto, hay otro problema con la sugerencia de cambiar su política. Los israelíes no quieren cambiar de rumbo porque creen que el curso actual es el más seguro y beneficioso. Solo cambiarán de curso si deciden que el curso actual ya no es el mejor, o si calculan que lo que ganan al mantener ese curso es menor de lo que pierden en el apoyo estadounidense. Y eso no es algo fácil de calcular.

- Segunda respuesta : Inviertan más en relaciones públicas. Esta es la respuesta de las personas que piensan que Israel no debe cambiar su curso, pero quieren hacer algo con respecto a esa preocupante tendencia. Estas personas creen que Israel tiene una buena defensa, y con ella y mejorando sus relaciones públicas las mentes y los corazones pueden ser alterados.

El problema con esta respuesta es claro: el argumento puede ser poderoso, pero los estadounidenses de cierto campo no lo compran, e incluso muchos israelíes no lo compran. En el mundo de la geopolítica, las acciones hablan mucho más que las campañas de relaciones públicas. Ninguna campaña puede competir con el impacto de la guerra en Gaza. Ninguna campaña puede ser más efectiva que un discurso de Netanyahu en el Congreso.

- Tercera respuesta: no hay mucho que Israel pueda hacer. Lo que vemos - la alienación de los liberales y progresistas de Israel - es el resultado de grandes tendencias sociales y políticas que afectan a muchos temas entre los que Israel es solamente uno. Si ese es el caso, la conclusión podría ser: invertir en personas con las que puedas contar (a saber, conservadores y republicanos), y no preocuparte por cosas que no controlas.

¿Cuál es el problema con esta actitud? En noviembre de 2018, asumiendo que el Partido Demócrata tome el control del Congreso, el problema quedará al descubierto. Ese partido en el poder supondría que estaría en el poder aquel menos comprometido con un vínculo con Israel.

¿Deberíamos entrar en pánico?

No. La tendencia es clara, y la nueva encuesta es demostrativa. Pero si miramos las muchas encuestas realizadas en los últimos años resulta un ejercicio tranquilizador. Sí, el apoyo a Israel se está erosionando, pero los palestinos no ganan mucho. De hecho, la línea de la tendencia es aún una brecha creciente entre el (mayor) apoyo para Israel y el (menor) apoyo para los palestinos.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home