Saturday, January 20, 2018

Habituales partidarios entre los judíos estadounidenses se dividen entre críticos de Abbas y partidarios, como el Haaretz, de disculpar siempre a los palestinos - Rafael Medoff - JNS



Algunos prominentes partidarios judíos estadounidenses desde hace décadas del proceso de paz entre israelíes y palestinos ahora comienzan a afirmar que el controvertido discurso del presidente de la Autoridad Palestina (AP) Mahmoud Abbas del 14 de enero lo descalifica como socio negociador, mientras que otros similares líderes judíos estadounidenses acusan a la administración Trump de provocar al líder palestino

En un discurso de dos horas ante el Consejo Central palestino, Abbas llamó a Israel "una empresa colonialista que no tiene nada que ver con el judaísmo". También afirmó que los judíos de los países árabes no querían venir a Israel cuando se estableció el estado, sino que fueron obligados por el Primer Ministro David Ben-Gurion, en colusion con los líderes árabes.

El líder de la AP también dijo que "rechazaba categóricamente" las apelaciones estadounidenses e israelíes para dejar de pagar los salarios de los terroristas encarcelados y a las familias de los terroristas muertos. "Estamos orgullosos de ellos, y les pagaremos antes de que nosotros paguemos con nuestra vida", prometió Abbas. En cuanto al uso de la violencia contra Israel, Abbas dijo que él mismo no declararía la guerra a Israel, pero luego agregó: "Si tienes armas, adelante, estoy contigo y te ayudaré. Cualquiera que tenga armas puede seguir adelante".

El Israel Policy Forum (IPF), un importante grupo pacifista, declaró que la "desquiciada diatriba" de Abbas hace que sea "imposible contemplar a Abbas como un socio negociador viable, cuando continúa negando el derecho del pueblo judío a su propio movimiento nacional y cuando continúa insistiendo en que el reconocimiento básico de una patria judía es el pecado original del conflicto israelí-palestino".

El IPF fue establecido por el Partido Laborista de Israel después de las elecciones del país de 1992 como un grupo de apoyo para lo que luego se convirtió en los Acuerdos de Oslo.

El rabino Eric Yoffie, activista por la paz durante mucho tiempo y ex presidente de la Unión para el Judaísmo Reformista (URJ), dijo a JNS que si bien quiere que la comunidad internacional "mantenga con vida la posibilidad de una solución de dos estados", las declaraciones de Abbas fueron escandalosas, ignorantes e insultantes para los judíos y para cualquier persona civilizada, "y demuestran que el progreso en el frente de paz no es posible en estos momentos".

El rabino Rick Jacobs, actual presidente de la URJ, emitió una declaración advirtiendo que los comentarios de Abbas "socavan las posibilidades de un proceso de paz y arriesgan una nueva y muy peligrosa escalada de tensiones".

Jane Eisner, editora en jefe de The Forward y una firme defensora del estado palestino, dedicó un editoriañ a Abbas el 17 de enero. Con respecto a las afirmaciones de Abbas sobre la naturaleza de Israel y su fundación, Eisner escribió: "Si Abbas realmente piensa que eso es lo que sucedió, entonces no tiene nada que se pueda identificar como socio de la paz. Y si él está repitiendo esa desagradable retórica solamente para complacer a su gente (palestinos y occidentales pro-palestinos), entonces esa irresponsabilidad también lo descalifica".

El periodista de investigación y autor Gary Weiss, un ex activista de la macro ONG de la izquierda New Israel Fund, le dijo a JNS: "No estoy de acuerdo con que el presidente Donald Trump tenga la culpa. Eso es absurdo. Aunque no estoy de acuerdo con Trump en muchas cosas, simplemente está diciendo la verdad sobre Jerusalén. Si eso hace que Abbas se vuelva loco, eso es un reflejo de Abbas, no de Trump".

Weiss aludía a una declaración emitida por J Street, la organización judía de izquierdas creada como soporte de las políticas de Obama, quien ha sostenido que las declaraciones de Abbas "no se habrían dado si no fuera por el nombramiento de David Friedman por la administración Trump como embajador de Estados Unidos en Israel, su negativa a respaldar la creación de un estado y su reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel".

La declaración de J Street también afirma que aunque "no hay excusas" para lo que dijo Abbas, sus comentarios reflejaron su "frustración y su profunda desesperación sobre la política estadounidense". J Street sostiene que es "el gobierno de los EEUU, y no Abbas, quien tiene la total responsabilidad de llevarnos a la trágica coyuntura que hemos alcanzado hoy".

Pero algunos seguidores de J Street están adoptando posiciones diferentes. El rabino Charles A. Kroloff, miembro del gabinete rabínico de J Street y vicepresidente de proyectos especiales en el Hebrew Union College, afirmó que si bien espera que las "discusiones y la cooperación israelo-palestina continúen, la declaración de Abbas fue una despreciable expresión de odio por Israel y por los judíos y una repugnante declaración de apoyo a los terroristas y sus familias. Como resultado, efectivamente se ha eliminado a sí mismo a corto plazo como jugador en futuras negociaciones", dijo Kroloff.

El rabino Andrew Paley, un veterano respaldo del proceso de paz que está involucrado con J Street en Dallas, le dijo a JNS "que Abbas culpe a Trump es la iteración más reciente de culpar a todos por una situación en la que podría haber actuado. Sugerir que los comentarios del presidente Trump son los culpables de lo que dice Abbas simplemente pasa por alto ese hecho. Abbas nunca fue un verdadero socio para la negociación, y [el primer ministro israelí Benjamin] Netanyahu no pudo realmente avanzar en el proceso con una situación tan tenue en esa coalición".

En contraste, Paul Scham, presidente de Partners for Progressive Israel (PPI), le dijo a JNS que su grupo apoya la declaración de J Street porque aunque "condenamos la declaración de Abbas y las varias mentiras existentes en ella, Israel no tiene otra opción que hacer las paces con los palestinos".

Americans for Peace Now (APN) está de acuerdo con J Street y PPI. La presidenta de la APN, Debra DeLee, dijo en un comunicado que aunque su grupo "condena el lenguaje ofensivo que utilizó Abbas y particularmente las inaceptables teorías de conspiración que repitió", los comentarios fueron "el resultado del error de cálculo de Trump" con respecto a Israel y los palestinos.

En una entrevista con JNS, el portavoz de APN, Ori Nir, dijo que Abbas estaba siendo "sarcástico" cuando dijo: "Si tienes armas, adelante, Estoy contigo y te ayudaré". En opinión de Nir, " definitivamente no fue un llamamiento a la lucha armada contra Israel".

La anterior presidenta de APN, Letty Cottin Pogrebin, le dijo a JNS que las políticas de Israel hacia los palestinos, seguidas "del golpe final y humillante" del reconocimiento estadounidense de Jerusalén, fueron lo que causó que Abbas "se rindiera de repente y sonara tan loco como Trump". Los judíos estadounidenses tenemos que "ponernos en el lugar de los palestinos" y "comprender la furia que motiva sus declaraciones y acciones".

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home