Friday, February 16, 2018

¿Está Bibi en problemas? - Shmuel Rosner



El 12 de febrero no fue un buen día para el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

La administración estadounidense le dio una bofetada en la mejilla derecha, "los informes de que los Estados Unidos discutieron con Israel un plan de anexión para Cisjordania es falso", dijo la Casa Blanca. Pero estos no fueron "informes", fue Netanyahu presumiendo ante los miembros del Partido Likud sobre su supuesta discusión con la administración.

Luego, el Tribunal Supremo de Israel le abofeteó en la mejilla izquierda. No hay razón, dijo el tribunal, para evitar que la policía divulgue las conclusiones que entregó al fiscal general en la investigación legal sobre Netanyahu. La policía no tiene el poder de decidir si Netanyahu será acusado. Tienen el poder de humillarlo y complicar su vida al hacer públicos los hallazgos contra él.

Así, una semana en la que Netanyahu comenzó como líder, orquestador de audaces acciones militares, un estadista que hablaba con el presidente ruso Vladimir Putin, un primer ministro moderado pero decidido, parecía destinada a deteriorarse para acabar siendo la semana que finalizaría como un político mezquino - irresponsable ante los activistas del partido y tropezando en un enredo innecesario con una administración amiga -.

Luego vino el 13 de febrero. La policía recomendó que Netanyahu fuera acusado de aceptar sobornos. En tres días pasó de hombre de estado a político mezquino, y de ahí a sospechoso de delincuencia, desde el mister primer ministro Netanyahu a Bibi el Charlatán.

Netanyahu tuvo que lidiar con cada uno de estos desarrollos por separado. Ante los estadounidenses se disculpó rápidamente, aclarando que en realidad no quería decir lo que dijo, o tal vez no dijo lo que quería decir. Lo que quería decir era, de hecho, una cosa responsable: este no es el momento de discutir y avanzar en la anexión del territorio de Cisjordania, y él no va a permitirlo. Pero dado que decir esto de una manera tan contundente era políticamente complicado - el primer ministro necesita mantener su flanco derecho tranquilo mientras lidia con sus problemas legales - utilizó a la administración Trump para hacer que su posición pareciera menos dócil. Claramente, este fue un error de cálculo.

Sus problemas legales son otro asunto. En una larga y cordial aparición televisiva en la noche del 13 de febrero, Netanyahu rechazó cada una de las acusaciones en su contra. Los detalles son bastante tediosos: ¿apoyó esta o aquella legislación por esta o aquella razón? ¿Le dio favores a cambio de cigarros? La única noticia digna de la noche fue el hecho de que el principal rival político de Netanyahu, Yair Lapid, es un testigo clave en el caso en su contra. Es probable que Netanyahu utilice este hecho en su beneficio, como lo haría cualquier sospechoso.

Netanyahu cree que su coalición sobrevivirá a la primera ronda de mala publicidad de la publicación de los hallazgos policiales. Ningún partido tiene razones para sacudir el barco, y ningún partido ganará teniendo unas nuevas elecciones. De hecho, es todo lo contrario: la mayoría de los partidos solo pueden perder. Pierden si tienen que renegociar lo que ya tienen, debido a un resultado electoral similar. Perderán si tienen que lidiar con una coalición menos amistosa y menos coherente. Entonces, por el momento, mientras el fiscal general reflexiona sobre el futuro legal de Netanyahu, el primer ministro parece políticamente seguro.

Es imposible saber en este momento si la coalición de Netanyahu podrá sobrevivir hasta las elecciones programadas regularmente dentro de dos años. Se espera que el fiscal general decida sobre el caso de Netanyahu a mediados de este año. El primer ministro podría decidir adelantarse a tal decisión convocando unas nuevas elecciones y ser reelegido. Después de todo, en tal escenario sería elegido cuando el público ya estuviera al tanto de sus supuestos crímenes y aún lo quisiera como su líder. La aprobación del proceso legal podría significar decidir a comienzos de la primavera adelantar las nuevas elecciones, y una votación real a principios de 2019.

O bien, Netanyahu podría decidir resistir la decisión de acusarlo y permanecer a la cabeza mientras está en un juicio. Esto nunca se ha hecho antes, y la presión política sobre sus socios de coalición podría resultar inútil, pero Netanyahu cree que sería legal (solo la Corte Suprema podría frustrar tal creencia) y tal vez incluso sea manejable. Al igual que él, los otros partidos leyeron las encuestas y vieron que otras elecciones aparentemente le darían a la actual coalición más de la mitad de los escaños de la Knéset y complicaría mucho la formación de otras coaliciones.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home