Friday, February 16, 2018

La auténtica razón de ese menor apego: San Francisco, (pocas) esperanzas judías en la bahía - Shmuel Rosner


¿Cómo se puede decir a los líderes de una comunidad judía que no hay mucho que puedan hacer? Es posible que uno simplemente no se lo diga. Y si uno lo hace, ¿puede hacerlo con delicadeza, proyectando optimismo incluso cuando no parece haber ninguna o muy poca?

Al leer el recién publicado estudio de la comunidad judía del Área de la Bahía, no pude evitar pensar en la tarea complicada que les correspondía a sus autores, el profesor Steven M. Cohen y el Dr. Jacob B. Ukeles. ¿Dirián a los líderes de la Federación Judía: mantengan tus expectativas bajas? Supongo que no lo hicieron. Al menos, no de una manera tan contundente. Aún así, de la forma en que lo veo, esta es la conclusión de su estudio sobre la cuarta comunidad judía más grande de los Estados Unidos: siguiendo a Nueva York, el sureste de Florida y Los Ángeles (¿o tal vez la quinta? ). O como lo definieron los autores del estudio: es la historia de "una población afiliada relativamente pequeña pero altamente comprometida (con una identidad judía) y que se ve compensada por una población no afiliada mucho mayor y que está sustancialmente menos comprometida".

Bueno, podrías decir: hagan que estos judíos menos comprometidos (con su identidad judía) se comprometan más. Buena idea. Pero, ¿y si no tienen interés, o tienen muy poco, en comprometerse? Casi la mitad de los judíos del Área de la Bahía (43%) "no son afiliados". Y como era de esperar, pocos de ellos son judíos activos y pocos de ellos conceden especial importancia a ser judíos.

Los "marginalmente afiliados" no son muy diferentes, son otro 22% de los judíos del Área de la Bahía. Los dos grupos de judíos que muestran un alto compromiso con el judaísmo - "muy comprometidos" y "son activistas y líderes" - son solamente el 17% de la comunidad.

¿Estos judíos no afiliados tienen "interés en aumentar su conexión con ser judíos"? La verdad aleccionadora es que no la tienen, de ahí la necesidad de unas expectativas realistas. El estudio divide a todos los judíos en tres tipos: parejas judías, parejas mixtas y solteros. En los tres grupos, el porcentaje de aquellos "muy interesados" en aumentar sus conexiones judías es bajo: 17%, el 9% y el 14%. El porcentaje de "algo interesados" es más alto, cerca de la mitad de todos los judíos. Y por supuesto, esto podría ser motivo de un ligero optimismo. O (en mi caso) una razón para pensar que la gente solo quiere ser cortés y prefiere el leve "algo al definitivo no".

¿Por qué los judíos no están interesados? El estudio no da una respuesta a esta pregunta. Pero elimina algunas opciones. La más importante de los cuales: no es porque no se sientan "bienvenidos" en la comunidad. Esos días en los que se argumentaba que ciertos judíos, ya sean los matrimonios mixtos, los judíos LGBT o los judíos de color, no participaban debido a sentirse rechazados por la comunidad,  se han terminado. Solo el 2% de las parejas casadas dijeron que no se sienten bienvenidas. Solo un 5% más dijeron sentirse "de una manera un tanto desagradable". Entonces, el hecho de que solo el 26% de estas parejas críen niños judíos no se debe al rechazo. Es por otra cosa. Probablemente, su falta de interés por ser judíos.

El 25% de los hogares judíos del Área de la Bahía incluye un miembro "que es hispano, asiático-americano, afroamericano o de origen mixto u otro origen étnico o racial (que no sea blanco)". La comunidad es diversa, es más educada que otras comunidades judías (el 42% tiene un título de posgrado; este fue, para mí, el hecho más tentador incluido en este estudio), es muy móvil: la mayoría de los judíos en el área acaba de llegar o planea mudarse en los próximos años. La movilidad es obviamente un desafío para las instituciones que buscan el compromiso. La diversidad es otra forma de decir que la tasa de matrimonio entre grupos es alta, un hecho que impacta mucho en el nivel del compromiso judío. La educación probablemente significa que los judíos no están comprometidos, no por falta de conciencia.

Hay 350,000 judíos en el Área de la Bahía, y la mayoría de ellos no están interesados ​​en ser judíos activos. Las herramientas para hacerlos más comprometidos son evidentes. Si pertenecen a una sinagoga, si tienen amigos judíos, si se casan con judíos, la intensidad de su judaísmo será mucho mayor: el 96% de las parejas judías dicen que crían hijos judíos. Por desgracia, convencerlos de unirse a una sinagoga o casarse con judíos es una tarea difícil. Es difícil porque tiene que haber una motivación que preceda a ser convincente. Es necesario que haya un atisbo de deseo, una pizca de interés.

Tal vez los líderes más inteligentes de la comunidad judía del Área de la Bahía encontrarán la manera de reavivar el interés de muchos judíos no comprometidos. Tal vez no tiene sentido decirles que mantengan sus esperanzas a raya. ¿Qué pueden hacer con tal recomendación? ¿Qué podemos hacer con tal conclusión?

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home