Saturday, February 24, 2018

La obsesión por los medios de Bibi - Shmuel Rosner


El primer ministro Benjamin Netanyahu siempre estuvo obsesionado con los medios. De hecho, siempre estuvo en guerra con los medios. Siempre puso al mercado de los medios en la parte superior de su lista de cambios necesarios. Para un político (como los estadounidenses deben saberlo), luchar contra los medios no es una mala estrategia. Pero Netanyahu no solo luchó: Netanyahu se esforzó por usar su poder para rediseñar el mercado de los medios a su favor. Con una mano, luchó contra los medios que lo criticaron, con la otra nutrió un medio que podría glorificarlo.

Pelear contra los medios no siempre es una estrategia virtuosa, pero tampoco es siempre condenable. Netanyahu tenía muchas buenas razones para sospechar que los medios de comunicación establecidos estaban en su contra, y tenía razones para evaluar que la lucha contra ellos le ganaría apoyos entre la gente.

Las cosas se volvieron más turbias, y más problemáticas, cuando Netanyahu trató de utilizar activamente su influencia y poder como primer ministro para obtener un medio de comunicación más admirador. Turbias, porque no siempre se trataba de separar una preferencia política legítima (tener un mercado de medios más abierto ideológicamente) de un interés privado menos legítimo (tener un medio de comunicación que escriba con adoración sobre Netanyahu). Problemática, porque Netanyahu, como primer ministro, puede encontrar formas de recompensar a los medios que escriben con adoración sobre él y de castigar a los medios que siguen siendo críticos e hipercríticos con él.

Por supuesto, casi todos los políticos premian a los medios de comunicación que les favorecen (dándoles primicias, filtrando información a sus periodistas) y castigan a los que les desagradan (negándoles información). Pero Netanyahu fue más allá de eso, o eso sospecha la policía. Él recompensó a los magnates que son dueños de los medios de comunicación mediante la elaboración de normas y legislación para servir a sus intereses financieros. Esa es la esencia del caso 4000, que no debe confundirse con los dos casos contra Netanyahu que llegaron a los titulares la semana pasada (el 20 de febrero, otro caso fue agregado a la mezcla: un supuesto intento de un hombre cercano a Netanyahu de nombrar a una fiscal general a cambio de cerrar una investigación contra su esposa, Sara).

El caso 4000 es simple: un magnate, Shaul Elovitch, posee muchas empresas en Israel, entre ellas una web de noticias muy popular, Walla. La policía argumenta que a cambio de una cobertura positiva en esa web, Netanyahu usó su poder como primer ministro, y como ministro de comunicaciones - un puesto que insistió en mantener - para beneficiar a Elovitch. Un ejemplo: supuestamente Netanyahu utilizó su influencia para anular las reclamaciones antimonopolio para hacer que Elovitch sea elegible para hacerse cargo del proveedor de cable satelital Yes.

Hay cosas que serán fáciles de probar en este caso. Ya en 2015, el periodista de investigación del Haaretz Gidi Weitz demostró convincentemente que Walla era muy favorable a Netanyahu. Pero eso no es un crimen. Cualquier propietario de cualquier medio de comunicación establece reglas para su empresa, y si este magnate en particular decidió que su compañía de medios tuviera cierto sesgo político, no es aún un asunto de investigación de la policía.

El aspecto criminal de este nuevo caso será más difícil de probar: ¿Hubo un claro quid pro quo? ¿Ayudó Netanyahu a un magnate (y lastimó el interés público) para obtener una cobertura positiva? Probar que Netanyahu ayudó a Elovitch no es suficiente. Pudo haberlo ayudado por buenas razones, porque estas eran los tratos adecuados en línea con sus políticas. Es necesario que haya pruebas de que Netanyahu ayudó a Elovitch por malas razones, que lo ayudó a obtener una cobertura positiva.

Pero, ¿y si Netanyahu tuviera buenas y malas razones? ¿Qué pasa si él puede demostrar que sus decisiones fueron todas acordes con sus políticas, y aún existe la sospecha de que la cobertura positiva le dio el incentivo adicional para trabajar en las negociaciones? Al igual que muchos de estos casos, todo depende bastante de la interpretación al sopesar las evidencias. Pero en este caso, a diferencia de muchos casos similares, el resultado no será algo que concierna solo a los sospechosos, porque ahora el resultado es un asunto público. Podría derrocar a un gobierno. Podría arruinar una coalición gobernante.

La semana pasada, la policía recomendó encausar a Netanyahu por los casos 1000 y 2000 (otros casos relacionados con Netanyahu y sus relaciones con los medios). El primer ministro retrocedió y obtuvo lo que necesitaba: más tiempo. Sus socios de la coalición acordaron reservar el juicio hasta que el fiscal general tome la decisión final de si se debe o no acusar a Netanyahu. Todavía no han cambiado de opinión, pero el primer ministro sabe que pueden hacerlo rápidamente.

Por lo tanto, por un lado, el Caso 4000 es solo otra paja en una pila grande de muchas pajitas. Por otro lado, podría ser la gota que rompa la espalda de Netanyahu.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home