Sunday, February 25, 2018

La tragedia del sospechoso Benjamin Netanyahu - Aluf Benn - Haaretz



Menuda tragedia: durante la semana en que Benjamin Netanyahu disfrutó de su mayor logro como primer ministro - el anuncio de la transferencia de la embajada de los EEUU en Israel a Jerusalén el próximo mayo - se espera que se someta a su más duro interrogatorio como sospechoso de un delito criminal .

El brillante diplomático, que durante su mandato el boicot de 70 años al reconocimiento de la capital de Israel se ha roto sin ningún pago a cambio, se reunirá con los investigadores de crímenes financieros de la Policía de Israel en un intento de liberarse de las sospechas de soborno en el caso Bezeq  (el que la policía llama al Caso 4000) y las preguntas molestas en el caso de los submarinos (Caso 3000).

Es difícil no volver a la comparación (que ya se ha convertido en un cliché) entre Netanyahu y Richard Nixon, quien tuvo problemas en el caso Watergate solo unos meses después de regresar de su viaje a China, el mayor logro de la diplomacia estadounidense en décadas, y que finalmente llevó a los Estados Unidos a ganar la Guerra Fría.

Será fascinante leer las biografías que se escribirán, y ver las series que se producirán en las próximas décadas, cuando hayan surgido más y más detalles sobre lo que sucedió en los últimos años en la corte de Netanyahu.

Sus confidentes están siendo arrestados, están firmando contratos como testigos del estado y, sin embargo, es difícil de creer: ¿es posible que el primer ministro, cuyas habilidades intelectuales y analíticas están fuera de discusión, haya arriesgado su carrera y tal vez incluso su libertad y su futuro financiero, por solo unas pocas fotos bonitas de su esposa Sara en la página principal de la web de Walla y por verse ensalzado en los titulares de sus columnas de chismes?; ¿por suavizar las críticas del grupo Yedioth Ahronoth contra él?; ¿por disfrazarse de un millonario que fuma cigarros caros y come comida de low restaurantes gourmet cuando le da la gana?; ¿por las acusaciones contra Sara, su mujer, y por tratar de satisfacer sus caprichos?

Según las encuestas más recientes, el público israelí piensa que Netanyahu es corrupto pero tiene miedo de perderlo. Durante nueve años, el público no ha considerado a nadie excepto a Netanyahu como un líder apropiado. Las investigaciones no han cambiado nada, y no han puesto a ningún aspirante serio sobre la escena para sucederlo. La razón no es solo la unidad tribal de los miembros de su partido Likud contra la "izquierda y las élites" que controlan el sistema legal y el establishment de la defensa (lo que es una creencia bastante común). La popularidad de Netanyahu se basa principalmente en sus logros, y no debemos tomarlos a la ligera.

Su logro más importante es su éxito en aislar a la mayoría de los israelíes, que viven en el lado "israelí" de la Línea Verde, de la amenaza del conflicto palestino-israelí. Las amenazas a la seguridad, que durante la mayor parte de la existencia de Israel fueron una carga diaria que eclipsaba todo, fue llevada al margen del discurso público. El terrorismo palestino, en la medida en que aún existe, se centra en Cisjordania y Jerusalén Este; en otras palabras, en lugares donde la mayoría de los israelíes nunca van.

Esto no es solo izquierdismo: muchas personas no quieren retirarse ni un solo milímetro de los territorios ni mover ni a una sola familia de colonos de sus hogares, pero no saben dónde están Halamish o Har Bracha, y tampoco les interesa. Los ataques terroristas allí no los ponen en peligro.

Durante el tiempo de Netanyahu, un número más pequeño de funerales, relativamente, se ha registrado en el lado israelí del conflicto. Demostró que es posible llevar a cabo una "paz económica" y disfrutar del apoyo internacional incluso sin renunciar a los territorios, a diferencia del axioma aceptado por aquí durante muchas décadas.

Cometió algunos errores graves, el primero y más importante, verse arrastrado a la guerra de Gaza en el verano de 2014 (Operación Escudo Protector) y el retraso en reconocer las señales de advertencia sobre restricciones a la libertad de acción de las Fuerzas de Defensa de Israel en Siria, que Israel ha pagado con el derribo de un F-16 hace dos semanas .

No todo es obra suya, por supuesto, las políticas de Netanyahu se beneficiaron de varios hechos: la Primavera Árabe que destrozó a los países vecinos, el colapso del movimiento nacional palestino y los resultados del descubrimiento de petróleo en Estados Unidos, que debilitó la participación de los Estados Unidos en la región y su motivación, si es que alguna vez existió, para imponer un acuerdo de paz basado en la retirada israelí de Cisjordania y los Altos del Golán.

El segundo gran logro de Netanyahu ha sido la estabilidad política. En la década que pasó desde su derrota en las elecciones del Knesset de 1999, y hasta su regreso al poder, solamente hubo tres primeros ministros. En la década anterior, cuatro primeros ministros se reemplazaron entre sí.

Desde el regreso de Netanyahu en 2009, se han registrado cambios en la coalición gobernante y en las oficinas de los principales ministros, y Netanyahu se ha enfrentado a las amenazas habituales en su trabajo y se ha enfrentado a ellas. Pero una maniobra aquí, un movimiento en la otra dirección por allí, y en la parte superior del gobierno la misma persona ha permanecido en pie durante nueve años. Es una reminiscencia de la erradicación de la hiperinflación en la década de 1980.

El tercer logro es la prosperidad económica, que se expresa en un salto en el consumo privado y una sensación de estabilidad. Las advertencias aquí son bien conocidas: no todo es debido a Netanyahu (la caída del precio del petróleo llevó a costos más bajos para vuelos en el extranjero, etc.); los precios de la vivienda siguen siendo altos; la desigualdad social es aún grande; el sistema educativo está en mal estado; la corrupción es corriente; y el déficit presupuestario se está disparando. Pero suficientes israelíes están disfrutando de la situación actual y no están ansiosos por arriesgarse a un cambio. Y dado que Netanyahu habría sido apedreado hasta su muerte política si la economía hubiera sido golpeada por una crisis, ahora también se está beneficiando de la sensación de satisfacción y estabilidad de la gente.

Mientras dure esta situación, la tregua de seguridad, el liderazgo estable y la sensación de prosperidad, muchos israelíes seguirán las reuniones de Netanyahu con sus investigadores policiales con temor, incluso si creen que es culpable.


Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home