Saturday, February 10, 2018

Moscú se implica tras el ataque aéreo de Israel que golpeó objetivos iraníes, sirios y de Hezbolá - Debka



En respuesta al estallido de enfrentamientos en el norte de Israel este sábado, Moscú señaló el "peligro de una escalada de las tensiones dentro y alrededor de las zonas de desescalada de Siria, lo cual es motivo de especial preocupación".

La preocupación de Rusia se relaciona principalmente con la gran ofensiva israelí llevada a cabo el sábado contra 12 objetivos, que también se concentraron en dos áreas donde conviven iraníes, sirios y Hezboláh: una fuera de Quneitra frente a la frontera del Golán con Siria y la otra en la zona de desescalada de Daraa en el sur.

Esto fue revelado en la segunda parte del comunicado ruso: "Las fuerzas del gobierno sirio están cumpliendo con los acuerdos existentes para proporcionar el funcionamiento constante de la zona de desescalada en el suroeste del país" y "consideramos que es necesario respetar incondicionalmente la soberanía y la integridad territorial de Siria y otros países de la región". Moscú finalmente instó a todas las partes involucradas a" ejercer moderación y evitar cualquier medida que pueda llevar a agravar la situación".

La ofensiva aérea israelí fue lanzada después de la pérdida de un avión F-16 por el fuego de la defensa aérea siria durante un ataque para destruir una instalación en el centro de Siria, desde donde un UAV iraní fue lanzado hacia espacio aéreo israelí la madrugada del sábado. El avión no tripulado fue interceptado y recuperado por la IDF.

El padrino ruso

Los misiles antiaéreos sirios que alcanzaron a un F-16 israelí la madrugada del sábado 10 de febrero son parte de un sistema operado y comandado por los rusos desde su base aérea de Kheimim. El F-16 fue derribado durante un ataque aéreo israelí contra una instalación iraní en la base aérea T-4 cerca de Palmyra, desde la cual se lanzó un UAV que se introdujo en el espacio aéreo israelí esa mañana. El enfrentamiento en curso, por lo tanto, ha ido más allá de un enfrentamiento israelí con Siria e Irán y marca un serio deterioro en la situación de seguridad en la frontera norte de Israel.

Es poco probable que el intento de Israel a través de sus canales diplomáticos de calmar la situación y "restaurar el previo status quo " tenga éxito. Esta situación sufrió un cambio estratégico fundamental cuando Irán envió un UAV sobre Israel desde una base siria que comparte con los rusos. Se puede suponer que el comando ruso, que vigila de cerca todas las instalaciones aéreas de Siria, tenía conocimiento de la operación iraní y no se sorprendió cuando los aviones de combate israelíes tomaron represalias. Uno de esos aviones fue derribado y sus dos pilotos aterrizaron de manera segura en el norte de Israel. Uno de ellos fue gravemente herido.

Aún no se ha investigado si los rusos y los iraníes discutieron la verosimil represalia israelí a la incursión de UAV y decidieron emboscar a uno de los aviones. Pero es significativo que la segunda oleada, mucho más amplia, de ataques aéreos israelíes contra una docena de objetivos sirios e iraníes del sábado por la mañana, también fue atacada por misiles de defensa aérea que también fueron lanzados desde el Líbano. Esto ha llevado a Hezbolá a la ecuación sirio-iranio-rusa, e incluso al ejército libanés. En consecuencia, el tráfico aéreo civil se detuvo en el norte de Israel.

Las partes involucradas en el incidente aún no parecen listas para cerrar el caso. Cada una espera tener la última palabra, dicen los analistas estratégicos.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home