Sunday, March 04, 2018

¿Cuál fue la verdadera audiencia del discurso de Mahmoud Abbas ante la OLP? - Gershon Hacohen - Besa



El discurso del presidente de la Autoridad Palestina (AP) Mahmoud Abbas en la reunión del Consejo Central de la OLP del 14 de enero duró dos horas. Además de la frase "Que tu casa sea destruida" dirigida al presidente Donald Trump, y que se convirtió en el titular del discurso, la "revisión histórica" ​​de Abbas del sionismo y del conflicto israelí-palestino atrajo la mayoría de las críticas israelíes en aquellos momentos. Según el primer ministro Netanyahu, esa revisión subrayaba la raíz del conflicto: "El rechazo de los palestinos a la existencia de un Estado judío bajo cualquier frontera".

También para los palestinos, especialmente para los más jóvenes, gran parte del discurso debe haber sonado como una aburrida lección de historia. Sin embargo, los discursos políticos de este tipo a menudo tienen más de una audiencia en mente. En este caso, iba dirigido a la audiencia israelí, es decir, a la sociedad israelí con sus diversas facciones y líderes, junto a la comunidad internacional.

Apelando a modas narrativas y morales de moda, particularmente en Europa Occidental, Abbas nuevamente expuso los aspectos supuestamente problemáticos del sionismo. Resulta obvio que su "revisión histórica" ​​fallaba ante la más mínima prueba de los hechos, pero ese tipo de discurso es acríticamente aceptado en muchos círculos posmodernistas. En ese sentido, plantea un desafío real para los políticos y los formadores de opinión israelíes.

Según el relato histórico más aceptado, la revolución sionista - la increíble reunión de los exiliados judíos y el establecimiento del floreciente y exitoso Estado de Israel - es un fenómeno único y sin precedentes. Aquellos que insisten en verlo como una ola más de inmigración, entre otros movimientos de población a nivel mundial del siglo XX, no logran captar la verdadera naturaleza de esta revolución. A este respecto, Abbas abordó una cuestión clave que, desde su punto de vista, convierte a los palestinos en la principal víctima del sionismo: si los judíos anhelaban un refugio seguro, y la comunidad internacional quería proporcionarles uno, ¿por qué tiene que estar en "Palestina" y a expensas de los palestinos?

De todos los líderes del movimiento sionista, fue el padre fundador de Israel, David Ben-Gurion, quien mejor abordó y de manera más amplia el tipo de afirmaciones realizadas por Abbas. A continuación, varios pasajes del discurso de Abbas, seguidos de las declaraciones de Ben-Gurion sobre el mismo tema.

Abbas:  "¿Cómo comenzó el problema en nuestra región? Hablan de la Declaración Balfour, promulgada hace cien años. Nos critican diciendo que por qué hablamos de algo que sucedió hace cien años. Y les contestamos: 'Seguiremos hablando de esa declaración hasta que Gran Bretaña se disculpe y reconozca un estado palestino' ".

Ben-Gurion:  "Nuestro derecho a la Tierra de Israel no se deriva del Mandato y de la Declaración Balfour. Precede a aquellos. La Biblia es nuestro mandato... Puedo afirmar en nombre del pueblo judío: La Biblia es nuestro mandato, la Biblia que escribimos en nuestro idioma, el hebreo, y aquí, en esta tierra. Ella es nuestro mandato. Nuestro derecho histórico ha existido desde nuestros comienzos como pueblo judío, y la Declaración Balfour y el Mandato reconocen y confirman ese derecho"(Testimonio a la Comisión Real de Peel, enero de 1937,  Bama'archa , volumen 1, págs. 77-78 )

"Una patria no se da como un regalo y no se adquiere por medio de derechos políticos y contratos. No se compra con oro y no se conquista por la fuerza, sino que se construye con sudor. Esta patria es una creación histórica y un esfuerzo colectivo de un pueblo, fruto de su trabajo físico, espiritual y moral a través de las generaciones... La Tierra de Israel no será nuestra cuando los turcos, los ingleses o la próxima conferencia de paz lo acepten, y quede suscrito en un tratado diplomático, sino cuando nosotros, los judíos, la construyamos. No lograremos el derecho auténtico, verdadero y duradero a esta tierra sino por medio de nuestro trabajo. Para que la Tierra de Israel sea nuestra, debemos construirla. La misión de nuestro movimiento es la construcción de la tierra" (Nueva York, septiembre de 1915,  Mema'amad Le'am , p.10 ).

Abbas:  "El pensador egipcio Abd al-Wahab al-Masri describió a la entidad sionista de esta manera: 'El objetivo de la creación de Israel es establecer un estado colonial que no tenga conexión con el judaísmo' - es decir, explotará a los judíos para lograr ese fin -".

Ben-Gurion:  "La religión judía es una religión nacional, y atesora y engloba todas las experiencias históricas del pueblo Israel desde su inicio hasta el presente, por lo tanto, no es fácil distinguir entre la parte nacional y la parte religiosa" ( Kochavim Ve'afar , p 128).

"El sionismo es un esfuerzo fiel por la eternidad de Israel, y en estos años, la eternidad de Israel está encarnada en el Estado de Israel y en el Libro de los Libros" ( Kochavim Ve'afar , p.155).

"El sionismo, como la fe del pueblo de Israel a través de las generaciones, determinó que la Tierra de Israel resolvería la 'cuestión de los judíos' en su totalidad. No es una solución parcial para un pueblo, ni una solución para una parte del pueblo, sino una solución completa para todo un pueblo. Es decir, para cada judío que necesita y desea vivir en la patria ancestral... El pueblo de Israel nunca creyó en una dualidad de materia y espíritu. Sin la presencia física de su pueblo en su tierra, su presencia espiritual no se construirá. El centro espiritual del pueblo judío solo puede existir en su auténtico centro" (Discurso pronunciado en el XX Congreso Sionista, agosto de 1937,  Bama'archa , volumen 1, página 238).

"El Estado de Israel es el fruto de la visión de la redención del pueblo judío a través de las generaciones... y con el establecimiento del estado, la visión de la redención no se realizó. Debido a que la abrumadora mayoría del pueblo judío aún está dispersa entre las naciones, el Estado judío todavía no es el cumplimiento de la redención judía, sino solamente la principal herramienta y el medio para su redención" ( Kochavim Ve'afar , p. )

Abbas:  "Herzl era una persona educada que se ocupaba del teatro y la poesía, y que no tenía conexión con la historia sionista. Se ocupó del tema solamente porque la cuestión judía comenzó a surgir en Europa. Los judíos estaban desesperados por problemas generales y por una crisis dentro de sus comunidades, no por su religión".

Ben-Gurion: "Desde el punto de vista judío, el sionismo no es solo una huida de la persecución y de unas leyes restrictivas, se trata principalmente del amor a una patria y una visión del surgimiento de un estado-nación. Nuestro sionismo se compone de una ideología nacional, de un sentimiento de amor por la tierra y de una aspiración a la soberanía e independencia política. Y de un deseo y una necesidad de establecernos en la Tierra de Israel. Quiten del sionismo el amor de cientos de años por la patria ancestral, eliminen del sionismo la aspiración política a la independencia, y el sionismo se vaciará de su contenido" (Bama'archa , volumen 2, página 48).

La definición de 'objetivo final' del sionismo no es más que la redención plena y completa del pueblo de Israel en su tierra, la reunión de los exiliados, la soberanía nacional” (febrero de 1937,  Bama'archa , vol. 1, p. 190) .

"Lo que sucedió en la Tierra de Israel el año pasado, lo que está sucediendo todos los días a los judíos de Yemen, arroja una luz cruel sobre las posibilidades de un 'centro espiritual' por parte de una minoría judía en un ambiente árabe. Pero algunos de los campeones de "una mayoría" y el estado judío también distorsionan el verdadero contenido del sionismo. Una mayoría judía: ¿es ese el objetivo? Supongamos que hay un millón de árabes en el país, ¿es que acaso la presencia de más de un millón de judíos constituye una solución para la cuestión del pueblo judío? La realización del sionismo no depende de la cantidad de no judíos en el país, sino del número de judíos que tengan la capacidad y el deseo de establecerse aquí. No es la cantidad de los no judíos lo que es decisivo, lo decisivo es el deseo y la necesidad del pueblo judío, todo ello junto con la capacidad del país, que tampoco está predeterminada, sino que depende de las energías creativas del pueblo judío" (Bama'aracha , vol. 1, p. 158).

En el invierno de 2008, mientras comandaba el Colegio de Defensa Nacional, me encontré en Moscú con el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexandre Sultanov. En una conversación sobre la pregunta de por qué, si los judíos quieren vivir en seguridad, debería tener que estar en la Tierra de Israel en lugar de, por ejemplo, en Brooklyn, me dijo: "No puedo negar que para ustedes es su patria ancestral. Pero ¿por qué sus líderes han dejado de hablar sobre esta conexión histórica y, en cambio, están hablando constante y solamente de seguridad?".

El discurso de Abbas debería hacer que los legisladores y formadores de opinión de Israel enunciaran nuevamente la historia que le contamos a nuestra gente, y al mundo en general.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home