Friday, March 09, 2018

El antisemitismo genuino según los antisionistas israelíes - Medium The Zionist



Hoy en día es común atacar a los judíos atacando a Israel, y así el estribillo "no es antisemita criticar a Israel" se ha convertido en una réplica habitual ante las críticas de las víctimas del antisemitismo.

El profesor israelí pro BDS Neve Gordon, actualmente en la SOAS, escribió un artículo en el London Review of Books que sostenía que las críticas acusando de antisemitismo son una táctica cínica para defender a Israel y atacar a Palestina. En particular, él se opone a cualquier definición del antisemitismo en la que Israel esté involucrado a cualquier nivel:

"La definición adoptada por el actual gobierno del Reino Unido ofrece 11 ejemplos de antisemitismo, siete de los cuales implican críticas a Israel, una manifestación concreta de la forma en que la nueva comprensión del antisemitismo se ha convertido en una opinión aceptada. Cualquier reproche dirigido hacia el estado de Israel ahora asume la mancha del antisemitismo".

La definición a la que se refiere Gordon es la definición de IHRA . Si bien Gordon critica los ejemplos ofrecidos de antisemitismo como parte de la explicación del IHRA, omite mencionar que la definición de IHRA establece específicamente:

"Las críticas a Israel que son similares a las formuladas contra cualquier otro país no pueden considerarse antisemitas"

Sin embargo, Gordon escribe:

"El 'nuevo antisemitismo', según nos dicen, toma la forma de una crítica del sionismo y de las acciones y políticas de Israel, y que a menudo se manifiestan en campañas que responsabilizan al gobierno israelí ante la ley internacional, y una de las más recientes es el movimiento Boicot , Desinversión y Sanciones (BDS)".

Gordon no nos ha ofrecido una fuente para esto. El ex rabino Jefe del Reino Unido e Irlanda, el rabino Jonathan Sachs, dice algo bastante diferente sobre lo que es el nuevo antisemitismo:

"A lo largo de la historia, cuando ciertas personas han tratado de justificar el antisemitismo, lo han hecho recurriendo a la más alta fuente de autoridad disponible dentro de la cultura del momento. En la Edad Media, era la religión. En la Europa posterior a la Ilustración, fue la ciencia. Hoy se utilizan a los derechos humanos. Es por eso que Israel, la única democracia en pleno funcionamiento en el Oriente Medio, con prensa libre y un poder judicial independiente, es regularmente acusado de los cinco crímenes contra los derechos humanos: racismo, apartheid, crímenes de lesa humanidad, limpieza étnica e intento de genocidio. Este es el libelo de sangre de nuestro tiempo".

A pesar de tomarse el trabajo de describir lo que él define como "el nuevo antisemitismo", Gordon no ofrece ninguna descripción de lo que constituye el antisionismo. Termina su artículo argumentando que "luchar contra el antisemitismo es luchar contra el sionismo":

"Podemos oponernos a dos injusticias a la vez. Podemos condenar los discursos de odio y los crímenes contra los judíos, tal como los que hemos visto recientemente en los EEUU, o el antisemitismo de los partidos políticos europeos de extrema derecha, y todo ello al mismo tiempo que denunciamos el proyecto colonial de Israel y apoyamos a los palestinos en su lucha por su autodeterminación. Pero para llevar a cabo estas tareas al mismo tiempo, primero se debe rechazar la ecuación entre el antisemitismo y el antisionismo".

Teniendo en cuenta la afirmación anterior, me pregunto cómo respondería Gordon a los activistas antisionistas que discuten, difaman o niegan el Holocausto.

Por ejemplo, los comentarios de la ex funcionaria de las Naciones Unidas Vacy Vlazna sobre los "llamados judíos". Vlazna es una activista pro-palestina y dirige un grupo pro-palestino llamado Palestine Matters, ha publicado en Al Jazeera y Al Araby, e incluso en la web antisionista judía Mondoweis, y utiliza un lenguaje y tropos antisemitas en su discurso.

A diferencia de la construcción académica ofrecida por Gordon donde el antisemitismo y el sionismo se combaten al mismo tiempo, el antisionismo de Vlazna impulsa su antisemitismo. Según Gordon, no se puede ser antisemita si se ataca a Israel, y cualquier intento de desprestigiar ese ataque sería un ataque contra los palestinos disfrazado de lucha contra el antisemitismo. Según Gordon, los judíos ofendidos por Vlazna no pueden recurrir a la justicia de ningún tipo.

Luego está el periodista de Press TV y editor de 5Pillars, Roshin Salih, cuyo reciente discurso sobre "los sionistas que se están infiltrando en la comunidad musulmana" estaba repleto de conspiraciones y tropos antisemitas. Hizo este discurso durante un acto coorganizado por el propio 5 Pillars y la Comisión Islámica de Derechos Humanos (organizador de la famosa marcha anual del Día de Al Quds en Londres). El acto, denominado "El futuro de Jerusalén", se transmitió en vivo por Facebook. En su discurso, Salih criticaba duramente a los grupos interreligiosos judíos / musulmanes, argumentando que eran un frente para la infiltración sionista. Un grupo que mencionó fue Nisa Nashim, la Red de Mujeres Judías Musulmanas, una organización que no tiene nada que ver con Israel. Incluso si algunos miembros judíos de esa organización pueden sentir una afinidad por el Estado judío, el hecho es que en opinión de Roshin Salih esto les vuelve culpables de operar de alguna manera conspirativa, y afirmar que tratan de "infiltrarse" en la comunidad musulmana es en sí mismo antisemita.

Roshin Salih continúa diciendo:

"Muchos judíos británicos (y no judíos) en el Reino Unido ponen los intereses de Israel por encima de los intereses de su propio país, solo lean Jewish Chronicle y Jewish News para confirmar ese hecho".

Para un hombre que ha dedicado su vida a trabajar para el brazo de la propaganda del régimen islámico de Irán (Press TV), acusar a los judíos del Reino Unido de deslealtad resulta algo orwelliano. Press TV fue dejada fuera del aire por Ofcom.

"Ofcom dijo que su decisión se basó en el hecho de que Press TV no declaró que Teherán, en lugar de Londres, era su base editorial cuando se le otorgó la licencia de emisión".

Así que Salih, que trabaja para un canal de televisión donde se gestiona su línea editorial desde Teherán, argumenta que los judíos del Reino Unido están poniendo los intereses de Israel por encima de Gran Bretaña porque leen el Jewish Chronicle y Jewish News. Esto es antisemitismo en su forma más clásica, acusando a los judíos de ser una quinta columna y emitiendo calumnias sobre su lealtad a su país.

Es fácil para académicos como el israelí Gordon construir teorías del antisemitismo que proporcionan unas definiciones sobre las cuales él tiene libertad de criticar. En el mundo real, estas definiciones no resisten el sesgo individual asumido por los seres humanos racistas. Esto se aplica particularmente al antisemitismo de esas personas que tienden a pensar que están luchando contra una conspiración que les ha quitado sus libertades, y se rebelan contra el judío o el sionista como si estuvieran luchando por esas libertades.

¿Y dónde está la víctima en todo esto?

Según Gordon, la única víctima del antisemitismo son los palestinos. Él ha eliminado por completo a la víctima judía de la ecuación. En su artículo, Gordon no puede encontrar espacio para el dolor de la víctima judía al enfrentarse a la intimidación antisemita. Según él, cualquiera que encuentre odio contra los judíos conectado a críticas contra Israel es un mentiroso. De hecho, en su conclusión, el único tipo de antisemitismo que puede aceptar como genuino es el de la extrema derecha:

"Podemos condenar el discurso de odio y los crímenes contra los judíos, como los que se han visto recientemente en los EEUU, o el antisemitismo de los partidos políticos europeos de extrema derecha".

Las víctimas judías del antisemitismo deben ser tratadas con empatía y respeto en lugar de ser catalogadas de mentirosas. Israel existe y tiene políticas que a algunas personas no les gustan. Eso no tiene nada que ver con aquellos judíos sionistas que sienten afinidad con el único Estado judío en el planeta, así como los italianos no deberían ser considerados responsables de las políticas impopulares en Italia.

El antisemitismo debe combatirse sin vergüenza, sin titubeos y sin disculpas. El artículo de Gordon busca desprestigiar a las víctimas judías del antisemitismo como unas personas mentirosas que persiguen una agenda anti-palestina, mientras asume una comprensión de la forma individual en que fueron atacadas. Esa forma de despedir a las víctimas no resiste el escrutinio. Cada víctima debe ser tratada con empatía y respeto, sus preocupaciones deben tomarse en serio, y deben tomarse medidas para tratar con simpatía la experiencia que han soportado.

Esto, por supuesto, es cierto para todas las víctimas del racismo, pero es una pena que cuando se trate de los judíos, el israelí pro-BDS Neve Gordon no pueda ver eso.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home