Friday, March 02, 2018

¿Es este el final de Bibi? - Shmuel Rosner



El columnista israelí Ben Caspit no siempre ha tenido buena suerte a la hora de elegir el momento. En 2013, escribió su segundo libro sobre el ex primer ministro Ehud Barak. El primero se publicó a finales de la década de 1990, cuando Barak aún parecía fresco y prometedor. Caspit trabajó duro en este segundo libro para que, entre otras cosas, poder corregir la naturaleza aduladora del primero. El segundo, "Stealth", fue por lo tanto fue muy crítico.

"Stealth" llegó a los titulares pero tuvo un éxito modesto, el momento fue claramente equivocado. A principios de 2013, se formó un nuevo gobierno, y Barak, después de muchos años como ministro de Defensa, ya no formaba parte de él. La munición bien dirigida de Caspit se gastó en un cadáver político. Barak, de 76 años, todavía está con nosotros, por supuesto, y aún provoca titulares ocasionalmente, pero muy pocos israelíes creen que su sueño de reaparición, que muchos sospechan que todavía alberga, sea realista.

Caspit puede tener más suerte con su último libro, "The Netanyahu Years". Ha sido el bestseller número uno de Israel desde hace algunas semanas, ya que su protagonista, el primer ministro Benjamin Netanyahu, lucha por su supervivencia política y, posiblemente, su libertad.

"Me di cuenta de que había potencial para una tormenta perfecta", me dijo Caspit recientemente en Los Ángeles. Originalmente, se suponía que la versión en hebreo se publicaría primero, pero los editores estadounidenses decidieron publicar la versión en inglés el año pasado. El editor israelí de Caspit tenía un horario más flexible que le permitía programar la publicación para coincidir con el desarrollo de las noticias. La estrategia resultó exitosa: "Más de lo que podía imaginar cuando comencé a trabajar en el libro hace cuatro años", dijo Caspit.

Si Netanyahu cumple el resto de este mandato como primer ministro, la cubierta posterior del libro le recuerda a los lectores que se convertirá en el primer ministro de más larga trayectoria en la corta historia de Israel.

El tiempo lo es todo. Es cierto tanto para los libros como para las investigaciones y primicias periodísticas. En las últimas tres semanas, los israelíes han tenido que mantenerse alerta si querían seguir el ritmo de los acontecimientos en las investigaciones sobre Netanyahu. Cada semana hay un nuevo escándalo. Cada semana hay un nuevo ángulo. Hace unas semanas, la policía recomendó que Netanyahu fuera acusado por supuestamente recibir regalos ilegales de personas adineradas, como Arnon Milchan, e intentar intercambiar favores con el editor de Yedioth Ahronoth, un diario popular generalmente hostil al primer ministro.

Netanyahu se defendió. Las recomendaciones de la policía no le impresionan, y esperará la decisión del fiscal general. O tal vez espere aún más, para una decisión final de los tribunales. Hasta entonces, Netanyahu le recuerda a su base que no tiene ninguna obligación legal de hacerse a un lado, de renunciar o suspenderse. Dejando a un lado las sospechas y las acusaciones, es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad. También cuenta con el apoyo de la gente, los muchos ciudadanos que lo votaron como primer ministro por un cuarto mandato y, según las encuestas, probablemente lo elegirían para un quinto.

El público apenas había digerido las recomendaciones de la policía cuando surgieron nuevas denuncias. El último caso alega que Netanyahu trabajó para beneficiar a un magnate israelí que controla un imperio de comunicaciones a cambio de una cobertura positiva en una de las web del magnate. Luego, otra bomba llegó a las noticias cuando el antiguo confidente de Netanyahu, Shlomo Filber, decidió convertirse en testigo estatal contra su ex jefe. Filber era la mano derecha de Netanyahu en el Ministerio de Comunicaciones. Si hay una caja negra en la que se ocultan los secretos de la relación entre Netanyahu y el magnate, Filber es la persona más probable con la llave.

Entonces, el primer ministro está terminado, ¿verdad? Algunos expertos se apresuraron a enterrarlo y tienen fuertes argumentos. Aún así, Netanyahu sobrevive.

Una serie de encuestas ha demostrado que el público todavía apoya a la coalición actual y no tiene inclinación de reemplazarla por otra. Los socios de la coalición de Netanyahu no tienen ningún incentivo para derrocar su poder y, por ahora, lo respaldan. E incluso los medios que celebraban la caída de Netanyahu cayeron en el estupor unos días después tras un informe sobre un problemático intercambio de mensajes de texto entre un fiscal y una juez involucrados en el caso del magnate. Sus textos, intercambiados antes de las audiencias judiciales, fueron captados por un periodista que fotografió una de las pantallas de sus móviles. Obviamente, su falta proporciona al campo de Netanyahu un nuevo conjunto de flechas retóricas, lo que le permite afirmar que el sistema de justicia es culpable de parcialidad.

Durante tres días, los israelíes tuvieron que considerar las implicaciones de esta comunicación entre el fiscal y la juez, siendo el texto más una broma irresponsable que otra cosa. Durante tres días, el enfoque no estuvo en Netanyahu, sino en el sistema de justicia y sus fallas. Bibi podía tomarse un respiro. La próxima semana, estará en Washington, disfrutando de otro respiro de los investigadores que lo persiguen. La policía está pidiendo entrevistar a Netanyahu, pero él tiene un horario difícil de alcanzar. Hoy no es bueno, mañana podría ser problemático, la próxima semana él estará viajando, la semana siguiente, ¿quién sabe? [N.R.: en realidad fue entrevistado este viernes]

Netanyahu está ganando tiempo. Tal vez está esperando obtener más información antes de ser interrogado, tal vez esté desarrollando una estrategia antes de hacer su próximo movimiento. Hay un aspecto positivo en todas estas revelaciones: el primer ministro no parece cansado, parece listo para la pelea, enérgico, intransigente. Pero el aspecto negativo es obvio: los muchos asuntos de Netanyahu ensombrecerán todos los acontecimientos políticos en los próximos meses. Serán una diversión. Volverán a los políticos nerviosos y cansará al público. Levantarán sospechas de que los funcionarios del gobierno están más preocupados por la supervivencia que por cualquier otra cosa. En suma, frustrarán a los rivales y a los seguidores de Netanyahu, y por lo tanto harán que el discurso público sea aún más desagradable de lo que es ahora.

Y a medida que Israel avanza, puede esperar un flujo constante de noticias, escándalos, filtraciones, revelaciones, maniobras y giros, acompañado por la constante pregunta subyacente: ¿sobrevivirá? ¿se convertirá en el primer ministro de mayor antigüedad?

Hace una semana, el editor del Haaretz, Aluf Benn, declaró "los últimos días del gobierno de Benjamin Netanyahu". Benn es uno de los escritores más sabios de Israel y, como siempre, formuló un argumento sólido para predecir la caída de Netanyahu. Benn hizo un argumento igualmente sólido en diciembre de 2010, pronosticando la expiración del segundo gobierno de Netanyahu bajo un titular similar: "Se acabó para Benjamin Netanyahu". De hecho, se convocaron nuevas elecciones, pero dos años después. Y ahora, más de siete años después, la predicción "Se acabó" aún está por cumplirse. Sin duda, es solo cuestión de tiempo. Netanyahu, como todos los políticos y todos los humanos, no se quedará para siempre.

El argumento opuesto, formulado por Bret Stephens en el The New York Times, tampoco es infalible.

"A pesar de todos sus defectos, pocos lo han hecho tan bien como Bibi, razón por la cual ha perdurado y probablemente continúe haciéndolo", escribió Stephens. Su evaluación de los logros del primer ministro es justa, y su contemplación de la opinión pública (los israelíes no ven a un digno heredero de Netanyahu) es sólida. Pero Israel sigue siendo un país con un terreno político cambiante. El hecho de que Netanyahu tenga el apoyo de sus socios hoy no significa que lo tenga mañana.

Netanyahu apenas es amado por sus compañeros. Dentro de su propio partido el Likud, algunos de los ministros están ansiosos por verlo desaparecer. Ha dominado al partido durante muchos años, y una generación de líderes jóvenes y prometedores esperan su turno. La coalición también está nerviosa. Naftali Bennet, de Hogar Judío, tiene relaciones tensas con Netanyahu. El ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, abandonó el partido Likud por Netanyahu. Los partidos haredi son leales al primer ministro, pero esperan ser recompensados. Tales recompensas - los partidos haredi reclaman una legislación que exima a los jóvenes haredim de servir en las Fuerzas de Defensa de Israel - complica las relaciones entre el partido Likud y la mayor parte del país (los partidos haredi son muy impopulares entre los votantes seculares). Tales recompensas fortalecen al principal rival político de Netanyahu, Yair Lapid, a quien los haredim consideran un archienemigo.

En resumen, las opciones de Netanyahu son pocas cuando se trata de la policía y el sistema de justicia: tienen testigos listos para testificar contra él, grabaciones, documentos y el derecho legal, tiempo y recursos para seguir investigando. Netanyahu puede retrasarlos, puede desviar la atención del público, puede desacreditar a las personas que lo investigan, pero detener este tren está más allá de su poder. Este tren avanza y lleva una carga pesada de material tóxico.

Pero este tren legal no es el único tren en marcha. El tren político es mucho más rápido y más ágil. Mientras los cálculos políticos de los socios de la coalición de Netanyahu permanezcan como están hoy, él podrá sobrevivir. Puede trabajar para estabilizar la coalición y esperar pacientemente el lentísimo avance del tren legal: podría tomar uno o dos años antes de que llegue a su próximo cruce peligroso: la decisión del fiscal general. Netanyahu puede adelantarse a una decisión convocando unas nuevas elecciones, con la esperanza de que la reafirmación por parte del público dificultará que el fiscal general lo lleve a juicio. Y por supuesto, puede tratar de forjar un acuerdo: cambiar su futuro político para escapar de un juicio y de una posible condena.

Aunque este escenario puede ser decepcionante para los expertos que necesitan titulares pegadizos, para un público necesitado de estabilidad política, para los socios de la coalición que necesitan claridad política, para los actores internacionales que necesitan un socio confiable, nadie sabe cómo jugará Netanyahu sus cartas. Como la mayoría de los políticos, Netanyahu está acostumbrado a mantener abiertas tantas opciones como sean posibles hasta que las circunstancias emergentes le obliguen a actuar. Por ahora, no se requiere una decisión importante.

Entonces, ¿está cerca el final de Netanyahu? Sé que quieren una respuesta, y yo también. Pero mientras escribo esto, solo una cosa está clara: Netanyahu sobrevivió a otra semana tormentosa.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home