Sunday, March 11, 2018

Farrakhan y la izquierda. Una relación más acogedora de lo que piensan - Weekly Standard



"Los judíos poderosos son mis enemigos", señaló el líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan, en la celebración anual de su organización "Día del Salvador", en Chicago, a finales de febrero. Ese fue solo uno de varios tropos antisemitas pronunciados. Otro, extrañamente declarado en tercera persona: "El FBI ha sido el peor enemigo del desarrollo negro. ¿Puedes probar esto, Farrakhan? Verán, los judíos controlan esas agencias del gobierno". Con la excepción de Jake Tapper, de la CNN, casi nadie en los medios de comunicación pareció darse cuenta o preocuparse.

La retórica antijudía de Farrakhan es bien conocida y tiene una larga historia. En 1984, por ejemplo, dijo que "Hitler era un gran hombre", y en 1985 comentó: "No te olvides, cuando Dios te coloca en los hornos, es para siempre". Lo que se conoce mucho menos de Farrakhan es la calidez con la que lo abrazan algunos miembros influyentes del movimiento progresista estadounidense.

Tamika Mallory, una co-líder de la Marcha de las Mujeres, estuvo en el discurso del "Día del Salvador" este año. Dos años antes, publicó una foto con Farrakhan en Instagram en la que le ofrecía elogios y buenos deseos por su cumpleaños. Linda Sarsour, la famosa activista palestino-estadounidense de izquierdas y también co-líder de la de la Marcha de la Mujer, comentó una foto de Farrakhan en la página de Instagram de Carmen Pérez, otra co-líder de la mencionada marcha, diciendo "Que Dios lo bendiga", refiriéndose a Farrakhan.

Qué extraño resulta que las autoproclamadas feministas "interseccionales" como Sarsour, Mallory y Pérez apoyen a un demagogo abiertamente misógino y racista como Farrakhan. Entre sus ofensas más recientes : "Cuando una mujer no sabe cocinar y qué comidas correctas preparar, está facilitando la muerte de ella, su esposo y sus hijos". También observó que "se supone que el hombre debe gobernar, especialmente en su propia casa... y que cuando ella lo gobierna, él se convierte en su hijo". Dirigiéndose directamente a las mujeres afirmó: "¡Eres un fracaso (como mujer) si no puedes mantener a un hombre, ninguna profesión podrá darte la felicidad!". Uno se pregunta qué hay en él para que estas feministas le encuentren tan atractivo.

Más preocupante, tal vez, es la foto recientemente publicada de una reunión del Caucus Negro del Congreso en el 2005 (CBC) con Farrakhan. Presentaba al entonces senador Barack Obama posando sonriente en una foto con el líder de la Nación del Islam. El fotógrafo, Askia Muhammad, comenta ahora que el CBC le pidió que suprimiera la imagen porque podría hacer descarrilar la campaña presidencial de Obama. Tampoco es la única vez en que los miembros de la CBC se codean con Farrakhan: como señaló Jeryl Bier en el Wall Street Journal en enero, se ha podido ver a muchos de ellos dándole la mano y abrazándole en un vídeo de YouTube de 2009.

Dudamos que la foto con Farrakhan hubiera lastimado a Obama, quien resistió fácilmente las revelaciones de su larga asociación con el reverando igualmente antisemita y antiamericano Jeremiah Wright. Estas asociaciones son muy preocupantes de todos modos, sin embargo, los principales periodistas parecen desear mirar hacia otro lado. Sospechamos que si una foto surge algún día de Donald Trump o George W. Bush sonriendo junto a Richard Spencer, el New York Times se preocupará para darle el suficiente espacio en su primera página.

Cuando se le preguntó sobre la reunión del CBC y su relación con Farrakhan, el representante demócrata Danny K. Davis defendió su relación con Farrakhan señalando que "el mundo es mucho más grande que Farrakhan y la cuestión judía, y su posición sobre eso".

Esa frase, "la cuestión judía", ¿dónde la hemos escuchado antes?

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home