Saturday, March 03, 2018

¿Hay israelíes en Israel? - Carolina Landsmann - Haaretz



En la escalofriante entrevista que Ilana Dayan sostuvo hace unos meses con el abogado del primer ministro, Jacob Weinroth, éste dijo: "Creo que Bibi es básicamente estadounidense. Él no es israelí, de verdad". La declaración no tuvo mucha repercusión, tal vez porque fue ahogada por cuestiones aparentemente más candentes, o tal vez por otra razón más profunda.

De hecho, Weinroth sostiene que aunque Benjamin Netanyahu nació en Israel y su lengua materna es el hebreo, sus primeros años en los Estados Unidos moldearon su identidad. Pero más allá de ese interesante aspecto biográfico, el hecho de que la declaración de Weinroth fuera ignorada es importante. Por alguna razón, nadie sintió que era un insulto decir que Netanyahu era estadounidense.

Es difícil pensar en declaraciones equivalentes que se hubieran pasado por alto con tanta indiferencia: "Avigdor Lieberman es básicamente un ruso. Él no es israelí, realmente". O, "Amir Peretz es básicamente marroquí. Él no es israelí, realmente". ¿Cuál es la explicación para esto?

El carácter estadounidense de Netanyahu no se ve como una identidad que subvierta su identidad israelí. El hecho de que él sea "básicamente" estadounidense, es decir, un judío estadounidense, no tiene una connotación negativa y, de alguna manera, es invisible, no sobresale entre las capas de israelidad que lo cubre. Aunque Netanyahu fuera estadounidense, su identidad no socavaría su posición y lo haría sospechoso a los ojos de los israelíes. Sin embargo, los ministros de Defensa Peretz y Lieberman morirán como marroquíes y rusos, respectivamente. ¿Eso indica el fracaso de la empresa sionista?

El sionismo deseaba establecer un nuevo estado y construir un nuevo hombre y mujer. Indiscutiblemente, tuvo éxito en establecer un estado. No es simplemente una entidad política cuyas instituciones son reconocidas, realmente construyó un país. Sin embargo, el sionismo no invirtió menos intensidad y esfuerzo en construir un nuevo hombre y mujer. El sionismo actuó como un crisol nacional, y no metafóricamente en absoluto, como muestra la serie "Salah, This is Israel". Cortó, rehízo y rompió recursos humanos de una manera que es difícil no describir en términos violentos con respecto a los inmigrantes judíos procedentes de países árabes, con toda la fuerza necesaria para derretir una identidad en un molde diseñado según las proporciones de sus creadores, a través de una producción industrial de israelíes.

Así pues, ¿el sionismo tuvo éxito en lograr eso? ¿Hay israelíes en Israel? Y si es así, ¿quiénes son?, ¿todavía existen o se han descompuesto y revertido a sus partes componentes?

Observando la arena política, vemos que Habayit Hayehudi se ha hecho cargo del término "judío". Los laboristas y sus vástagos han tomado posesión de la categoría "sionista". El Likud unifica una idea nacionalista abstracta, cuya expresión particular es ser del "Likud". Sus votantes son ante todo Likudniks. Esa es una categoría prenacionalista, como una familia.

Yair Lapid se apropió para su partido, el Yesh Atid, de la categoría que convirtió en una marca: "el israelí". Incluso antes de ingresar en la política, actuó como si hubiera comprado los derechos de autor de esta marca. Pero parece que Ortal Ben Dayan acertó cuando publicó en Facebook una paráfrasis de su pregunta icónica, "¿Qué es 'israelí' para ti?", y a cambio le planteó la pregunta de "¿Qué es 'asquenazi' para ti?". Y para Lapid, "israelí" no es más que "asquenazi".

Pero la pregunta más profunda no es la marca de identidad política, sino si ya existe una identidad israelí. O tal vez, como Gabriel Bukobza describió acertadamente a Lapid, el israelí de hoy es una imitación sin un original, "un duplicado de un hombre inventado".

Si hay esperanza para Israel, radica en la posibilidad de que el país se encuentre en la etapa de desarrollo de un socavamiento revolucionario del "israelí", en el que niega el término para volver a las raíces de la gente o, alternativamente, lo niega adoptando un aparente identidad universal. Y después de la etapa de negación y negación, la corrección vendrá dialécticamente: reclamar la categoría "israelí" y reconstruirla.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home