Sunday, April 22, 2018

Llevando una antorcha - Shmuel Rosner



El quinto día del mes de Iyar es su Día de la Independencia. Sí, ¡vuestro! Y con esto, me refiero a ti, judíos de Los Ángeles; a ustedes, judíos de Nueva York; a ustedes, judíos de Chicago, judíos de Sydney, judíos de Londres, judíos de París. Que este día es mi Día de la Independencia es evidente: nací en Israel, he vivido aquí la mayor parte de mi vida, y mis hijos han crecido en este país. Pero insisto en que también es suyo, de los judíos, cuyo Día de la Independencia es el 4 de julio y el 14 de julio, y todos los demás. Nuestros afortunados primos tienen dos días de estos para celebrar. El Día de la Independencia de sus respectivos países y el Día de la Independencia que todos los judíos comparten (excepto aquellos que insisten en ser molestamente beligerantes).

La semana pasada, el Jewish People Policy Institute (JPPI) publicó un resumen de sus recomendaciones basándose en un diálogo de un año en el que participaron cientos de judíos de todo el mundo. Titulado "70 años de relaciones Israel-Diáspora: La Próxima Generación", este estudio ofrece un marco para las relaciones entre Israel y la Diáspora para las próximas décadas, de esperanza, de la independencia judía. El estudio nos mostró (John Ruskay y yo servimos como jefes de este proyecto) que "la diáspora y los judíos israelíes están de acuerdo en que todos los judíos tienen una 'participación' en el Estado de Israel y, por lo tanto, el derecho y el deber de ayudar a sostenerlo". Esto significa que Israel es motivo de celebración (el Día de la Independencia también es suyo) y también una carga ("ayudar a mantenerlo").

Abrazar esta carga no siempre es fácil. Israel tiene problemas, tiene hábitos frustrantes y políticas cuestionables. Los israelíes no siempre son abiertos, y rara vez atentos, y algunas veces condescendientes. Para algunos judíos, tener que batallar con Israel por estas cosas resulta tortuoso y agotador. Y es por eso que es necesario, incluso esencial, que se celebre el Día de la Independencia de Israel. Israel no debería ser solo una carga, no solo una causa de preocupación y aprensión, una nube oscura y distante de la realidad del Oriente Medio. Israel debe ser una alegría.

¿Realmente creen los "judíos" que todos los judíos tienen intereses en el Estado judío? Los datos que recopilamos en el JPPI demuestran que de hecho lo hacen, con la advertencia de que "judíos" significa muchos judíos, pero no todos. (Supongo que no hay nada en el mundo en el que todos los judíos estén de acuerdo). Pero junto a los datos, también hay una realidad, llena de señales confusas que vienen de todos lados. Hay judíos no israelíes que fingen que ya no les importa (o tal vez sea cierto) y hay judíos israelíes que sostienen que Israel y sus intereses son lo único que importa (olvidando que Israel es un proyecto para el pueblo judío, y no de otra manera).

Consideren el siguiente recordatorio: el año pasado, representantes de la comunidad judía mundial fueron invitados a encender una antorcha en la ceremonia que abre las festividades del Día de la Independencia. No todos los israelíes apreciaron este movimiento. El autor y comentarista israelí Irit Linur argumentó enérgicamente en su momento que "la conexión entre Israel y la diáspora judía a veces se parece a las comunicaciones entre una nave espacial y el control de la misión en Houston. Pero es la nave espacial la que tiene que llegar a Marte de manera segura, cuando todo esté dicho y hecho, mientras que los habitantes de Houston se irán a casa al final del día, aunque la nave espacial aterrice o se estrelle". En otras palabras: Nosotros los israelíes vivimos aquí y moriremos si es necesario; ustedes, judíos norteamericanos, pueden querernos, pero no se juegan realmente su pellejo. Por lo tanto, cuando las antorchas se encienden en Jerusalén, "el lugar adecuado para cualquiera que no sea israelí está en la galería de visitantes".

Linur tiene cierta razón. Pero el JPPI también la tiene al recomendar que Israel "tome medidas regularmente diseñadas para mostrar solidaridad con la diáspora judía y el reconocimiento de su importancia", incluida la "participación simbólica regular de dignatarios en las principales ceremonias públicas israelíes".

Este año fue demasiado tarde para invitar a judíos notables (Mayim Bialik, Steven Spielberg) a encender una antorcha y, por lo tanto, terminó sin ningún representante de la Diáspora en la lista de encendedores de antorchas.

Esto debe ser considerado como un contratiempo simbólico: la habitual mentalidad de improvisación de última hora de Israel se encuentra con la mentalidad ordenada judío-estadounidense.

Esto debería ser considerado un accidente positivo: Mejor tarde que nunca. El próximo año, sin duda podríamos hacerlo mejor.

Esto debería considerarse como una invitación aunque poco rigurosa, pero el Día de la Independencia es vuestro también, venid a celebrarlo, incluso cuando el anfitrión no sea el más amable.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home