Monday, April 23, 2018

Los primeros 70 años de Israel han sorprendido al mundo - Daniel Gordis - Bloomberg



En noviembre de 1947, un día antes del esperado voto de las Naciones Unidas sobre la partición de Palestina en un estado árabe y otro judío, la CIA instó al presidente Harry Truman a no apoyar dicha idea. Los Estados Unidos tendrían que defender al nuevo estado judío cuando flaqueara, advirtió el memorándum secreto de la CIA, y agregó que "los judíos no podrán resistir más de dos años".

Varios meses después, David Ben-Gurion estaba a punto de declarar el establecimiento del Estado de Israel. Sentado entre la docena más o menos de hombres que determinarían el destino del futuro estado, recurrió a uno de sus principales comandantes militares, Yigael Yadin, y le preguntó si pensaba que un nuevo estado judío sobreviviría al ataque militar que los árabes inevitablemente desencadenarían. Yadin, quien más tarde ejercería como jefe de personal de las Fuerzas de Defensa de Israel, respondió que pensaba que el estado judío tendría una probabilidad del 50%.

Hoy, esas evaluaciones sombrías se sienten como una historia antigua. A medida que el estado moderno de Israel celebra 70 años, el sentimiento que prevalece es el de un extraordinario logro. Los líderes judíos estadounidenses se enfurecieron en 1948 cuando Ben-Gurion llegó a los EEUU y habló sobre el incipiente estado como el nuevo centro del mundo judío. Hoy, ese estatus no está en duda.

En 1948, había unos 650.000 judíos en Israel que representaban alrededor del 5% de los judíos del mundo. Hoy en día, la población judía de Israel se ha multiplicado por diez y se encuentra en alrededor de 6,8 millones de personas. Alrededor del 43% de los judíos del mundo viven en Israel. Esta población superó a los judíos estadounidenses hace varios años y ahora es la comunidad judía más grande del mundo. La tasa de natalidad de Israel, incluso entre los judíos seculares, es más alta que la de cualquier otro país de la OCDE, y es significativamente más alta que la de los judíos estadounidenses (que ahora representan alrededor del 34% de los judíos en todo el mundo).

Más allá de la mera supervivencia, el otro desafío al que se enfrentaba el joven Estado judío era alimentar y albergar a los cientos de miles de judíos que se congregaban en sus fronteras. En ocasiones, el colapso financiero parecía inminente. La comida fue racionada y se desarrollaron mercados negros. Israel prácticamente no tenía maquinaria pesada para construir la infraestructura que necesitaba desesperadamente. Hasta que Alemania pagó las reparaciones por el Holocausto, la situación financiera del joven estado era peligrosa.

Hoy, esa preocupación también se siente como una reliquia de otro tiempo. Israel no solo es una potencia militar significativa (y en la región, una superpotencia), sino también una máquina económica formidable. Un centro mundial de tecnología que tiene más empresas registradas en el Nasdaq que cualquier otro país que no sea los EEUU. La economía de Israel apenas tuvo problemas en 2008, ante la crisis mundial. El shekel, su moneda, es fuerte. Al igual que otros países, Israel tiene una preocupante brecha de ingresos entre ricos y pobres, pero los temores de un colapso económico se han desvanecido.

Israel se ha convertido en un importante centro cultural, enormemente desproporcionado para un país cuya población se aproxima a la de la ciudad de Nueva York. Cuando se anunciaron los cinco finalistas para el premio literario Man Booker el año pasado, dos eran israelíes que escriben en hebreo: David Grossman y Amos Oz. Grossman ganó. Desde que SY Agnon recibió el Premio Nobel de literatura en 1966, la escena literaria israelí ha estado muy por encima de su población.

Cuando se fundó el estado, Ben-Gurion intentó bloquear la televisión por completo, pensó que tendría un impacto perjudicial en la educación y la cultura israelíes. Falló en ese intento, pero durante décadas Israel solo tuvo un canal de televisión. Hoy, estadounidenses y europeos esperan ansiosamente nuevos episodios de series israelíes como "Fauda", mientras que otros (como "Homeland" y "The A Word") han sido rehechos en series estadounidenses y británicas.

Con motivo del Día de la Independencia, los israelíes son plenamente conscientes, y están profundamente orgullosos, del hecho de que su país ha superado las ambiciones de los hombres y mujeres que lo fundaron hace siete décadas.

Sin embargo, algunas de las preocupaciones y problemas iniciales de esos primeros años persisten. Militarmente, el enemigo en el horizonte no parecen ser los palestinos (con quienes la paz sigue siendo totalmente elusiva), sino Irán. El ejército israelí se está preparando para un posible ataque con misiles o drones iraníes. El apoyo internacional a Israel sigue siendo una preocupación: en 1948, muchos judíos estadounidenses se manifestaban profundamente en conflicto con la creación de un estado judío. La solidaridad eventualmente creció, pero hoy la relación se ha vuelto cada vez más tensa .

Esta semana, los israelíes recibieron un severo recordatorio de que persisten algunos de los males sociales que han plagado al país durante mucho tiempo. Hace varios días, Haaretz, el "diario oficial de la izquierda y de los corresponsales extranjeros" en Israel, preguntó a sus escritores qué canción israelí desprecian más. Cuando alguien respondió que odiaba al himno nacional, se produjo una furiosa discusión en Twitter. En un momento dado, una mujer mizrahim irritada porque la seguridad del país era decididamente desestimada por los editores de Haaretz, tuiteó: "Es gracias a mi ideología que vives como un rey en este país y puedes escribir y distribuir en tu absurdo periódico sin impedimentos". Amos Schocken, el editor de Haaretz y el hijo de su anterior editor, le replicó (en un tweet que luego borró): "Eres una mujer insolente. Mi familia lideraba el sionismo cuando todavía estabas trepando por los árboles. Haaretz ha estado en la familia Schocken durante 83 años; lo hicimos bien sin tu ideología y continuaremos haciéndolo "

Setenta años después de su fundación, el partido Laborista de Israel que duranre décadas gobernó de manera monopolista el país ahora no tiene influencia política. Hay muchas razones para eso, pero su reputación como un clan elitista y fuera de contacto con la realidad repleto de intelectuales de la élite asquenazi resulta primordial. Ni la minoría del Haaretz ni la población israeli mizrahim es probable que altere sus puntos de vista con respecto a la otra parte. A pesar de las muchas preguntas que rodean al Estado judío cuando entra en su octava década, lo que parece casi seguro es que no será el partido Laborista del fundador Ben-Gurion, sino la otrora marginal y ahora poderosa derecha política quien gobernará esta nación todavía joven y fascinante en un futuro previsible..

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home