Sunday, May 13, 2018

El enojo ante unos deseos, a veces irreales, insatisfechos - Shmuel Rosner



El apoyo judío estadounidense es esencial para la supervivencia de Israel. Esta ha sido la canción que todos hemos estado cantando durante mucho tiempo sin dejar de pensar, bueno, ¿es así realmente?

Las relaciones con Israel son esenciales para la supervivencia de la diáspora judía. También hemos estado cantando esta canción, pero ¿es verdad?

Quizás detenerse a pensar en estas preguntas es demasiado peligroso. ¿Qué pasa si de repente nos damos cuenta de que Israel puede prescindir de los judíos de los Estados Unidos? ¿Qué sucede si los judíos de los Estados Unidos de repente se dan cuenta de que Israel es una molestia de la que pueden prescindir? ¿Qué sucede si estos pensamientos terminan en un error de cálculo? "Creemos que podemos prescindir de ellos cuando en realidad no podemos" o "ustedes creen poder prescindir de nosotros pero no pueden"?

Por otro lado, tal vez dejar de pensar en estas preguntas podría aclarar algunas cosas.

Por ejemplo, Israel necesita el apoyo de los judíos estadounidenses. Claro que no tanto si ese "apoyo" significa interrupción y deslegitimación.

Por ejemplo, que los judíos estadounidenses necesitan la conexión con Israel, pero no tanto si esa conexión significa tener que lidiar con el insulto y la falta de respeto.

Comprender que la esencialidad de la conexión es cierta solo si por conexión entendemos una conexión positiva, es en sí mismo algo esencial. Olvidar este hecho aparentemente obvio, ser amigos, no "como amigos", lleva a las personas a conclusiones muy alejadas. Los lleva a creer que un deseo insatisfecho es un insulto. Les lleva a creer que pueden agitar ese deseo y esperar un resultado: agitar un desaire de Natalie Portman para deshacerse del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu; utilizar una carta de protesta de la Liga Antidifamación y modificar la política de inmigración de Israel; enarbolar las críticas de Peter Beinart e Israel cambiará su modus operandi de Gaza.

Consideren esto: las personas realistas no esperan ver materializadas todas sus preferencias. Estoy disgustado con el historial de China en materia de derechos humanos. Sin embargo, entiendo que mi desaprobación importa poco a los líderes de esa gran nación. No estoy contento con las tendencias en el mundo de la música clásica, pero sé que mi poder para alterar estas tendencias es limitado (especialmente porque rara vez voy a un concierto). Eso podría hacer que me sienta insatisfecho, pero nunca enojado. No puedo estar enojado con China por no seguir mi consejo.

Israel está acostumbrado a recibir consejos de los judíos estadounidenses, a veces razonables, a veces desconcertantes (Israel debe reanudar el proceso de paz, dicen los columnistas judíos estadounidenses que nos regañan, como si Israel no hiciera esto por simple olvido). El consejo puede ser útil, e incluso la crítica tiene su lugar en una relación sana. Israel sería sabio por invitar al consejo y la crítica, y sería sabio escuchar ocasionalmente consejos y considerar seriamente las críticas. Aún así, el hecho de que muchos judíos estadounidenses se enojen cuando Israel no presta atención a sus consejos proviene de una simple confusión: estos judíos suponen que tienen poder para influir en Israel cuando no lo tienen. No más que el poder que tengo de influir en China o en los maestros de la música clásica.

Los israelíes no son inmunes a cometer errores similares. Asumen erróneamente, por ejemplo, que sus preferencias políticas deberían convencer a los judíos estadounidenses para que voten por un Donald Trump en lugar de un Barack Obama. Cuando la próxima ronda de elección demuestre que están equivocados, y les demostrará que están equivocados, incluso si el oponente demócrata es muy problemático a los ojos de los israelíes (¿alguien como Bernie?), se enojarán. ¿Por qué? Porque asumen una influencia que realmente no tienen sobre las preferencias políticas judías estadounidenses.

El enojo mutuo nunca es bueno para ninguna relación, y es aún peor cuando la razón central de la ira es la comprensión errónea de la naturaleza de las relaciones. Si supone que para tener buenas relaciones "nosotros" necesitamos seguir "sus consejos", y si "nosotros" no tenemos ninguna intención de seguir "sus consejos", entonces ambos acabaremos irritados. Y esto es así ya sea cuando ese "nosotros" son los israelíes o los judíos estadounidenses, y esos "sus consejos" son israelíes o estadounidenses.

Pregúntele a cualquier consejero matrimonial y escuchará esto: las expectativas mutuas razonables son vitales para mantener un matrimonio saludable. Y se le dirá que el respeto por las preferencias de los demás es vital para mantener un matrimonio saludable. Y en última instancia, se le informará que la ira no lo llevará muy lejos. Es decir, si quieren un matrimonio feliz

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home