Sunday, July 08, 2018

El dilema de la conversión en Israel - Shmuel Rosner - NYT



Israel no puede definir a un judío. Y cuanto más intenta hacerlo, más obvio se vuelve.

La última evidencia de este problema llegó a principios de este mes. Moshe Nissim, un respetado abogado y ex viceprimer ministro, había recibido la tarea del primer ministro Benjamin Netanyahu de proponer una nueva ley sobre la conversión al judaísmo. Esto fue necesario porque se espera que la Corte Suprema emita una decisión para fines de año que obligue al estado a reconocer las conversiones realizadas por varias corrientes del judaísmo. Y cuando lo haga, encenderá una crisis política.

La propuesta del Mr. Nissim fue cuidadosamente elaborada, y tan considerada con las opiniones de las distintas facciones como fue posible. Aún así, estaba muerta al llegar. Desató reacciones de enojo de los legisladores ultraortodoxos y de los principales rabinos de Israel, quienes argumentaron que la propuesta "alentaría la asimilación" al no requerir un nivel suficientemente alto para las conversiones. El primer ministro básicamente dejó caer las sugerencias del Mr. Nissim.

Esto no es solo acerca de la política. El destino de este informe explica por qué Israel debe cambiar para adaptarse a las realidades judías modernas.

Por una variedad de razones, el estado de Israel necesita una definición acordada de judeidad. La necesita porque la Ley de Retorno del país permite a cualquier judío establecerse en Israel. También la necesita porque quién es judío importa para la ley y la sociedad israelíes: en Israel, los ciudadanos judíos se casan por ley a través del Rabinato, los no judíos no; Los judíos son enterrados en cementerios judíos, los no judíos en sus propios cementerios; los judíos tienen su día de descanso por ley que es el sábado, mientras los no judíos pueden descansar en otros días.

Pero este es el problema: entre el pueblo judío, hay múltiples posiciones sobre cómo determinar el carácter judío de una persona. La tradición requiere que viene definido por tener una madre judía, pero el judaísmo reformista acepta a un padre judío. La Ley del Retorno acepta incluso a un solo abuelo judío, mientras que el Rabinato israelí insiste en una madre judía o en una conversión ortodoxa. Aproximadamente un tercio de los judíos israelíes consideraría a una persona judía si simplemente "se siente judía".

El proceso de conversión que dominó dentro del judaísmo desde la antigüedad hasta el comienzo de la modernidad evolucionó en un momento en que la mayoría de los judíos todavía se adherían a una versión similar de judeidad. Entonces, la conversión requería un compromiso de observar la ley judía. Pero el Israel de hoy, aunque deja algunas áreas como el matrimonio bajo la jurisdicción rabínica, es un estado secular y el hogar de unos judíos en su mayoría no observantes. Y es por razones mayormente seculares que Israel necesita una definición de conversión acordada.

Esto es lo que sugirió Mr. Nissim cuando le pidieron que presentara una propuesta para una nueva ley de conversión: Israel reconocería legalmente todo tipo de conversiones en el extranjero. Pero las conversiones en Israel serían reconocidas solamente si fueran realizadas por un tribunal ordenado por el estado. Este tribunal caminaría por una cuerda floja al, por un lado, adherirse a la ley judía ortodoxa (la versión más conservadora), y por otro lado, no estar bajo la autoridad del rabinato oficial, una institución especialmente conservadora. En cambio, Mr. Nissim sugirió que el tribunal de conversión de Israel estaría controlado por la oficina del primer ministro.

Sí, es bastante complicado.

¿Por qué Mr. Nissim terminó con un conjunto tan intrincado de sugerencias? Porque trató de hacer sus propuestas aceptables para tantos judíos como fuera posible. Quería darles a todos, los ortodoxos, los políticos seculares, los judíos en la diáspora, un poco de algo. Eso, puede haber pensado, mantendría cierta unidad entre el pueblo judío. Como si los judíos pudieran unirse al tener tantos abogados inteligentes sentados durante un tiempo lo suficientemente largo y emitieran informes lo suficientemente largos sobre lo que hace que un judío sea judío.

Pero aquí está la cuestión de por qué es una tarea tan difícil: ya no se está de acuerdo en los límites de la judeidad. Los judíos seculares no aceptan definiciones religiosas. Los judíos religiosos aceptan solo definiciones religiosas, pero también tienen sus propias rivalidades. Los judíos fuera de Israel no quieren que Israel determine quién es judío. Los judíos israelíes no quieren estar sujetos a las sensibilidades de la diáspora.

Si no es posible reconciliar estas prioridades en competencia, ¿qué debería hacer Israel? Creo que debería considerar forjar un nuevo camino.

El estado judío ya ha cambiado el curso de la cultura y la identidad judías de innumerables maneras. Puede cambiarlo una vez más al redefinir la conversión. Para hacer esto, debe secularizar la conversión. Dejar a un lado las prioridades de los líderes religiosos a la hora de determinar los límites del judaísmo y establecer la autoridad del estado y sus líderes políticos para hacer tales determinaciones.

Esto supondría un cambio de visión. Los rabinos salen, los líderes políticos entran. Y lo más probable es que arruine algunas plumas, pero a la larga también resolvería muchos problemas. Los líderes políticos pueden hacer lo que los rabinos no pueden hacer. Por ejemplo, un organismo político que decide sobre las conversiones podría dictaminar que servir en las Fuerzas de Defensa de Israel cuenta cuando una persona desea convertirse en judía.

Naturalmente, si Israel reconoce que las conversiones cambian, eso tampoco implicaría internarse en un sendero completamente desconocido. La tradición y las sensibilidades religiosas aún jugarían un papel importante en el proceso. Pero sin embargo, la mentalidad sería diferente. Sería la mentalidad de un pueblo. La mentalidad de los judíos que comienzan a adaptarse culturalmente a tener un estado-nación. Es por eso que servir en el ejército israelí se consideraría una muestra de seriedad acerca de querer unirse al pueblo judío.

Sí, al menos inicialmente, esto fracturaría la unidad judía. Muchos judíos religiosos al principio no aceptarían tales conversiones y continuarían insistiendo en usar sus propios criterios. Muchos judíos en la diáspora inicialmente tampoco aceptarían tales conversiones, ya que argumentarían que Israel no tiene autoridad para alterar unilateralmente los límites del judaísmo.

Pero también habría ventajas: el pueblo judío, a medida que se adaptaba gradualmente a este nuevo camino, ya no sería rehén de una interpretación irrelevante del judaísmo que es el resultado de un mundo sin un estado judío. El pueblo judío, mientras debate este nuevo camino, tendrá un proceso claro de conversión al pueblo judío, no a una versión de la religión judía que la mayoría de ellos no practica.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home