Sunday, August 12, 2018

Fantástico artículo que desenmascara las excusas del judaísmo americano: Mitos y hechos sobre un Israel "antiliberal" - Jonathan Tobin - JNS






Si los judíos estadounidenses no están contentos con Israel, puede que no sea tanto por una nueva ley que dice que es un Estado judío como por el creciente consenso dentro de los medios progresistas de que es un estado "antiliberal". Esa es la nueva narrativa promovida por muchos de los críticos del gobierno israelí.

En numerosos artículos publicados tanto en medios seculares como judíos, la crítica no ha sido tanto acerca de la ley del Estado-nación como la noción de que Israel ya no representa los valores judíos liberales que los judíos de la diáspora consideran esenciales para su identidad. A veces esta tesis se presenta por aquellos que se consideran sionistas, y algunas veces por esos otros que argumentan que el "apoyo a Israel y al sionismo es en sí mismo no liberal". Pero el tema constante es que el Israel contemporáneo ya no encaja con la forma en que piensan la mayoría de los judíos estadounidenses, y que la culpa de esto recae directamente en los hombros de los israelíes.

Este argumento tiene sus raíces tanto en las genuinas diferencias de opinión entre las dos comunidades, como en algunos malentendidos. Pero si bien sería absurdo afirmar que el abismo cada vez mayor entre Israel y la diáspora no existe, es igualmente descabellado pretender que el problema se puede caracterizar únicamente por el hecho de que los israelíes se porten mal o incluso de manera antiliberal. Gran parte de la desconexión tiene mucho más que ver con la naturaleza cambiante de la judería estadounidense que con los israelíes que supuestamente se han descarrilado.

¿Qué hace que Israel "ya no sea liberal" a los ojos de los judíos estadounidenses?

Gran parte del enfoque en los últimos meses se ha fijado en la disputa actual sobre el pluralismo religioso en Israel. Aunque estas quejas están ampliamente justificadas, la mayoría de los judíos estadounidenses no entienden que este problema proviene de la enorme influencia de los partidos políticos ortodoxos en Israel, de la completa falta de influencia de los movimientos conservadores y reformistas, los cuales son los dominantes en los EEUU,  y la indiferencia general de la mayoría de los israelíes seculares y tradicionales ante los movimientos no ortodoxos.

Pero esta crítica de Israel es más que sobre el pluralismo. Para muchos judíos de la Diáspora es más una cuestión de lo que ven como un declive de la democracia israelí, y esta narrativa de un supuesto "Israel antiliberal" tiene una serie de clichés.

El hecho de que los autores de la ley estatal no mencionen en la legislación nada sobre democracia e igualdad de derechos para todos los ciudadanos del país es visto como una traición a la Declaración de Independencia, que mencionó a ambos al afirmar que Israel era un estado judío.

Los críticos ven esto como una señal de que la coalición gubernamental del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y la mayoría decisiva de los votantes israelíes que representa, es propensa a las tendencias autoritarias. A sus ojos, el Israel de Netanyahu es un país que no solo ignora los derechos de los árabes israelíes, sino que planta establecimientos en Cisjordania que son obstáculos para la paz y se contentan con gobernar a millones de palestinos, mientras bombardean o disparan despiadadamente a los manifestantes en Gaza .

Si todo eso no fuera lo suficientemente malo, la gota que colmó el vaso para muchos estadounidenses es que a la mayoría de los israelíes parece gustarle el presidente estadounidense Donald Trump, un hombre al que la gran mayoría de los judíos estadounidenses desprecian. El hecho de que los israelíes prefieran a Trump al ex presidente Barack Obama, quien ganó abrumadoras mayorías del voto judío estadounidense en 2008 y 2012, y le agradece por cambiar la política estadounidense sobre Jerusalén, el proceso de paz y las relaciones con Irán, ha creado un abismo político difícil de superar.

Hay dos problemas principales con esta narrativa. El primero es que Israel no es tan antiliberal como sus críticos parecen pensar. La otra es que las percepciones de los judíos estadounidenses sobre estos temas tienen más que ver con un sentido declinante de la condición de pueblo judío dentro de una población judía estadounidense que se está asimilando rápidamente, que con las supuestas traiciones israelíes a lo que los estadounidenses consideran valores judíos.

La noción de que Israel se está volviendo menos democrático es simplemente falsa. Por el contrario, lo que a los críticos del país realmente no les gusta es el hecho de que sea más democrático. Lo que quiere decir que la mayoría de los israelíes han rechazado sistemáticamente las políticas de sus partidos de izquierda, a las que son tan aficionados buena parte de los judíos estadounidenses.

La mayoría de los israelíes entienden que su nación tiene que defenderse contra los que se han comprometido en su destrucción y consideran que las retiradas territoriales en ausencia de un socio de paz palestino son una locura. La mayoría de los israelíes tampoco ve nada malo en reafirmar la verdad,  que el país es un estado judío, y comprende que los derechos de las minorías ya están protegidos en otras leyes básicas.

Lejos de ser antiliberal, Israel es una nación diversa y caótica en la que las contradicciones entre las raíces religiosas de la nación y su realidad mayoritariamente secular aún tratan de resolverse después de 70 años de independencia.

Puede no ser la encarnación de los sueños de sus fundadores o de aquellos que todavía la ven a través del prisma de los ideales románticos, pero se ha mantenido extraordinariamente democrática a pesar de no haber conocido nunca un momento de paz completa en su historia. Quizás lo que más les disgusta a los críticos es que se las ha arreglado para convertirse en una nación estable, próspera y en gran medida segura sin que se alcance una paz integral y frente a las constantes jeremiadas de la izquierda ante la imposibilidad de todo esto.

Las personas razonables pueden estar en desacuerdo sobre la paz, los asentamientos, las fronteras, el pluralismo religioso e incluso la ley del Estado-nación. Sin embargo, la desilusión con respecto a Israel de la que escuchamos tanto, se debe principalmente al sentimiento de muchos en la diáspora de que cualquier país cuya identidad sea principalmente etnoreligiosa, en lugar de estrictamente pluralista, es intrínsecamente racista o regresivo.

Una comunidad judía estadounidense que "se define principalmente como judía por adoptar políticas liberales, una determinada comida o un cierto tipo de humor" - como factores que según las encuestas a los judíos estadounidenses representan algunos de los aspectos más fuertes de su identidad judía en estos días -, tiene graves dificultades para entender cualquier tipo de nacionalismo judío, incluso si está vinculado a una forma de gobierno profundamente democrática.

Esto, y no el mal comportamiento de Netanyahu o Trump, es la fuente de gran parte del apoyo a grupos antiisraelíes por parte de judíos estadounidenses.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home