Friday, December 24, 2010

Los palestinos: ¿Cuál es la diferencia entre conversaciones directas, indirectas y en paralelo? - Khaled Abu Toameh - Hudson NY



Parece que el Gobierno de los EEUU no cree que el liderazgo palestino de Ramallah hable seriamente cuando dice que no puede hacer ninguna concesión a Israel, especialmente en lo que respecta a las cuestiones fundamentales como los asentamientos y el "derecho de retorno" para los refugiados palestinos.

Los estadounidenses necesitan escuchar lo que los palestinos están diciendo, pero no sólo en inglés, también en árabe. Y en árabe, el mensaje que proviene de Ramallah sigue siendo no, no y no: no a una reanudación de las conversaciones de paz sin condiciones, no a aceptar a Israel como Estado judío y no a cualquier solución que no incluya todos los territorios capturados por Israel en 1967. Estos, aparentemente, no puede ser traducido por la Casa Blanca y el Departamento de Estado como un gran SÍ.

Cuando Mahmoud Abbas reitera día y noche que no hará ninguna concesión, e insiste en un Estado palestino en las fronteras de 1967, incluida Jerusalén oriental, y que los refugiados deben regresar a sus hogares dentro de Israel, los EEUU, obviamente, no lo toman en serio.

Los norteamericanos tampoco parecen dispuestos a aceptar el hecho de que Abbas es un líder débil y desprestigiado, que nunca será capaz de vender cualquier acuerdo de paz a la mayoría de los árabes y de los palestinos.

Los palestinos están diciendo al Gobierno de los EEUU que ya no confían más en Obama y Clinton. Sin embargo, esto no parece desatar ninguna alarma en la Casa Blanca o el Departamento de Estado. Abbas y los líderes palestinos le están diciendo a todos, incluyendo a los americanos, que no tienen intención de cambiar su posición, y que no les importa cuanto tiempo dure el conflicto de Oriente Medio. Los palestinos inclusive han ganado el respaldo de la Liga Árabe para sus políticas, en primer lugar, por negarse a regresar a la mesa de negociaciones a menos que sus pre-condiciones se cumplan.

Desde hace meses, el Gobierno de los EEUU ha estado tratando de empujar el “proceso de paz” de Oriente Medio hacia adelante, ofreciendo diferentes métodos de negociación a israelíes y palestinos.

En primer lugar, los norteamericanos intentaron las conversaciones indirectas o de proximidad entre las dos partes. Entonces, Washington logró persuadir a las dos partes para pasar a unas conversaciones directas que se pusieron en marcha bajo los auspicios del presidente Barack Obama y de la secretaria de Estado Hillary Clinton.

Ahora, la Administración Obama está ofreciendo algo nuevo a las dos partes: "conversaciones paralelas" por un período de seis semanas. ¿Qué significa eso exactamente? "Conversaciones paralelas", según la Administración Obama, significa que los EEUU van a sostener conversaciones bilaterales con cada una de las partes en lugar de negociaciones directas.

¿Pero no han visto ya, tanto israelíes como palestinos, esta película? ¿Cuándo el Gobierno de los EEUU se dará cuenta de que la paz no depende de la forma de llevar a cabo las conversaciones, sino de las cuestiones de fondo? ¿Los estadounidenses creen realmente que los palestinos cambiarían sus posiciones y demandas si las conversaciones son directas o indirectas?

Si los palestinos han puesto de manifiesto en las rondas anteriores de negociaciones directas e indirectas con Israel que no pueden hacer concesiones, ¿qué razón hay para creer que van a cambiar de opinión o suavizar su posición en unas "conversaciones paralelas"? Mahmoud Abbas y otros líderes palestinos dicen que han perdido la fe en la administración Obama por su falta de "dureza" ante Israel a la hora de extender una moratoria en la construcción de asentamientos, no sólo en la Ribera Occidental, sino también en Jerusalém.

Los palestinos han llegado incluso a expresar públicamente su profunda decepción con respecto a Obama y Clinton, acusándolos de apoyar las políticas del gobierno israelí. Cuando las conversaciones indirectas se iniciaron hace unos meses, Abbas declaró que no tenía intención de renunciar a cualquiera de los temas centrales principales. Abbas reiteró una vez más su posición cuando Washington le presionó para iniciar conversaciones directas con Israel.

Sin embargo, esto no ha impedido que los estadounidenses sigan empujando cada vez más. Incluso si los palestinos aceptaran la última oferta de EEUU para llevar a cabo unas "conversaciones paralelas", ¿quién asegura que los palestinos contarán con unas posiciones diferentes?

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home