Friday, January 31, 2014

La coalición de Netanyahu es inestable, especialmente por las decisiones que se esperan - Shmuel Rosner - Jewish Journal



No todo está tranquilo en la coalición de Netanyahu. Teniendo una mayoría fuerte y supuestamente estable, con cifras en las encuestas con las que sostener esa mayoría, el Primer Ministro sigue caminando por la cuerda floja. Su futuro depende en gran medida del último borrador de la propuesta de John Kerry para un plan de paz entre israelíes y palestinos (los no sorprendentes detalles se filtraron a Friedman), y de la respuesta de Mahmud Abbas al documento estadounidense. Si Abbas acepta los principios americanos, y, posiblemente, incluso si no es así, Netanyahu se verá obligado a aceptarlos también. Si lo hace, podría perder su coalición. Su partido, el Likud, se volverá incontrolable ante ambas objeciones ideológicas y el miedo a unas futuras primarias futuras castigará a cualquier partidario del plan de Kerry.

Su socio de coalición, Habayit Hayehudi, ya es incontrolable, y mientras su líder (Naftali Bennett) será reacio a abandonar su puesto ministerial tan pronto, la creciente presión de los votantes y desde dentro del partido podría dejarlo sin otra opción. De hecho, puede incluso decidir subirse a la ola de rechazo al plan de Kerry y convertirse en el líder indiscutible de la derecha de Israel. Esto podría explicar el desagradable enfrentamiento entre Bennett y Netanyahu en los últimos días.

¿Qué sucedería si la coalición se derrumba? Netanyahu puede optar por formar una nueva coalición, posiblemente con el Partido Laborista bajo su nuevo líder, Yitzhak Herzog, como su nuevo socio. O puede optar por nuevas elecciones y presentarse en una plataforma que incluya el documento de Kerry como un componente clave. Según todos los sondeos, Netanyahu es el único líder político que los israelíes consideren apto para ser Primer Ministro en este momento, por lo que es probable que Netanyahu pueda ganar yendo en una plataforma de este tipo. Sin embargo, la cuestión de los afiliados del partido es una pregunta difícil, ¿se atreverá Netanyahu a dejar el Partido Likud? Y entrar en unas elecciones siempre es un movimiento complicado: se puede empezar muy fuerte y terminar perdiendo (Netanyahu lo sabe más que la mayoría de los otros políticos: su primera gran victoria fue sorpresivamente ante Shimon Peres, seis meses después del asesinato de Rabin).

Algunos detalles sobre la fractura de la coalición: el documento Kerry va a ser presentado en breve, eso está claro. Pero el tipo de recepción que recibirá es todavía vago. Hay muchas dificultades cuando las dos partes - Israel y Palestina - aún están cavando sus talones en la arena. Un día, un palestino envían un mensaje según el cual el documento será una victoria para ellos, y sin embargo otro predice que van a rechazar el plan completo. Netanyahu también está enviando mensajes contradictorios, y no siempre está claro si se trata de confundir a Kerry o tal vez a los votantes de casa. Después de su reunión con Kerry en Davos, Netanyahu declaró que no va a evacuar ningún asentamiento. Este no es un tema que los palestinos estén dispuestos a aceptar, ni siquiera si, como uno de los ayudantes de Netanyahu explicó al día siguiente, los asentamientos que opten por permanecer estarán bajo control palestino .

Si el mensaje de evacuación no era la aspirina destinada a calmar el flanco derecho de la coalición, el mensaje de colonos viviendo en Palestina parecía la aspirina destinada a tranquilizar al hombre a su izquierda, Kerry. Pero el resultado fue una importante batalla de grandes egos con Bennett. "La idea de que las comunidades judías vivirían bajo soberanía palestina, según lo expresado por la Oficina del Primer Ministro, es un asunto muy grave, y refleja una angustiante pérdida de valores", dijo Bennett de Netanyahu. Tiene razón: es una propuesta peligrosa. Sin embargo, él se equivocó al hacer de esto una batalla personal en lugar de otra batalla política más. Netanyahu y Bennet no se gustaban mutuamente para empezar, y la combinación de que Bennett tenga una boca grande y un gran ego hace imposible que Netanyahu se olvide de cuanto no le gusta.

A raíz de los comentarios de Bennett sobre una "angustiosa pérdida de valores" de Netanyahu, la oficina del primer ministro culpó al ministro de dañar e interrumpir la tarea de Netanyahu de "exponer" el rechazo palestino. Hoy la oficina del primer ministro subió la apuesta al insinuar que si Bennett no pide disculpas al primer ministro podría perder su puesto de trabajo - lo que significa que su partido va a ser expulsado de la coalición - . Hay "alternativas" a Bennett, ya lo comentan personas cercanas a Netanyahu. Eso es posible, pero no del todo seguro. E incluso si hay alternativas a Bennett, no hay alternativas al Partido Likud - y ese partido, el partido de Netanyahu, está lejos de ser un patrocinador fiable de las políticas de Netanyahu - .

Bennett no fue el único en criticar al Primer Ministro por su sugerencia de que los colonos podrían vivir bajo el gobierno palestino. Algunas ideas, me dijo un alto miembro del Likud, están mejor que no se digan, ni siquiera como una inteligente maniobra de distracción, ni siquiera como parte de un intento de "exponer" la negativa de Abbas a aceptar cualquier plan. "Recuerda la brillante idea de Ehud Barak de exponer quien era Arafat y donde nos metió", me dijo. Sí, él estaba de acuerdo, Arafat fue expuesto como lo que era, un terrorista y como un líder indigno, pero el resultado fue una ola de terrorismo, y una vuelta algo más tarde a las propuestas realizadas por Barak. En los últimos días, muy pocos miembros de alto rango del Likud han acordado defender la posición de Netanyahi en público (Tzahi Hanegbi es la excepción).

Por supuesto, todo esto podría ser "mucho ruido y pocas nueces". Sin embargo, cuantos más gritos se oyen desde la derecha, más se tiene la impresión de que algo se está cocinando que es altamente preocupante para sus miembros. Y cuanto más Netanyahu juega duro con Bennett, más se tiene la sensación de que está buscando, ya sea una excusa para reorganizar su coalición de una manera que haga posible para él aceptar el documento de Kerry, o una manera simplemente de impresionar a Kerry con su seriedad. Aquí habría un primer ministro que estaría dispuesto a ir tan lejos como poner en riesgo su coalición en su búsqueda de la paz.

En cualquier caso, yo apostaría por Netanyahu a la hora del ganador de esta ronda con Bennett. Él tiene más experiencia, tiene más trucos en la bolsa, y más cartas que jugar, al menos por ahora (sólo recordemos qué poco tiempo le llevó hacer que YairLapid - el supuesto gran rival - pareciera pequeño).

Sin embargo, esta ronda es sólo un preludio de más rondas. Y es un signo de una coalición en verdaderos problemas. Sí, de acuerdo a las urnas la coalición tiene una mayoría razonable con la que aprobar la legislación y tomar decisiones importantes. Sin embargo la verdadera historia es que la coalición es estable siempre y cuando no se apruebe una legislación muy importante, es decir, será estable si no tiene que tomar decisiones importantes. La coalición es perfectamente capaz de gobernar a Israel, pero no lo será si Kerry tiene razón e Israel y los palestinos están realmente cercanos a un "punto crítico".

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home