Wednesday, March 12, 2014

Desengañense, los dadores de lecciones occidentales, los de la superioridad moral, los hipócritas según les acusó Netanyahu, prefieren el business


La representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Miss Ashton, en perfecto estado de revista. Esta alta funcionaria europea conmemoró hace unas semanas el recuerdo del Holocausto sin mencionar ni siquiera una vez a sus víctimas, los judíos. Aquí, en viaje de negocios.

Los cohetes se colocaron en un ángulo elegante de 45 grados, los morteros se organizaron en cuatro filas, las balas perforantes se dispusieron en brillantes montículos. La luz de la tarde rozó el costado de babor del casco del INS Hanit, y las banderas de Israel, colocadas en un amplio círculo, jugaron de manera cooperativa con la brisa. Sólo el mensaje, entregado por el primer ministro Benjamin Netanyahu, y el ministro de Defensa, Moshe Yaalon, parecía caer en saco roto y parecía dejar a algunos en gran parte impasibles.

"Hay algunos en la comunidad internacional que preferirían que no hubiera esta conferencia de prensa de hoy", dijo Netanyahu, de pie ante filas ordenadas de los cohetes M-302 incautados a la nave iraní Klos C iraní. "Se sienten incómodos porque les mostramos lo que realmente está sucediendo en Irán".

Netanyahu calificó esa prevaleciente falta de interés ante la captura de esas armas por Israel, un alejamiento también manifestado ante el impacto de la incautación del navío de la OLP, el  Karine A, en enero de 2002, como "un testimonio adicional de la época de hipocresía en la que vivimos". Netanyahu, hablando en inglés ante varias docenas de periodistas extranjeros más bien incrédulos, llamó a las condenas internacionales "débiles, escasas y distantes entre sí".

De su discurso se hizo eco posteriormente el ministro de Defensa, continuando con la ofensiva del gobierno y en una dirección casi idéntica a la del primer ministro Ariel Sharon el 6 de enero de 2002, cuando la marina israelí se apoderó de 50 toneladas de armas de camino a Gaza y organizada por Yasir Arafat, y cuando aseveró que "la Autoridad Palestina es una de las principales jugadores dentro de la red de terrorismo internacional encabezada por Irán".

Primero llegó un vuelo fletado desde el aeropuerto internacional Ben-Gurion hasta Eilat, un viaje en autobús hasta la base en el Mar Rojo de la Marina, una tienda de aire acondicionado, un abastecimiento a base de naranjas y bocadillos, con café gratis, con televisores de pantalla ancha, con carpetas de información para la prensa, incluyendo una unidad de disco USB y carteles que mostraban la quema de banderas de Estados Unidos en Irán y un tweet en el que el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, acusaba a Israel de piratería y de las "mismas mentiras fallidas", por encima de una foto con los cohetes.

Y sin embargo, la incredulidad gobernó durante el día. ¿Por qué ahora?, se preguntaban algunos periodistas entre sí? [N.P.: ¿Y por qué en cualquier momento?, diría yo], ¿Y por qué Siria? ¿Qué razón podría tener el régimen de Teherán de enviar las armas primero desde Damasco y luego a Sudán? Además, ¿por qué el barco no se interceptó cerca de Sudán? ¿Y cómo se puede saber que las armas se dirigían a Gaza y no al Sinaí?

El ejército tenía respuestas para algunas de esas preguntas. El momento de la intercepción israelí, afirmó el portavoz del IDF el teniente coronel Peter Lerner, fue dictado únicamente por las preocupaciones operacionales. Los cohetes fueron enviados desde Siria debido a que el régimen iraní "hizo todo lo posible para cubrir sus huellas y ocultar la verdadera naturaleza de la misión". Lerner insistió en que el ejército israelí estaba seguro de que las armas se dirigían a Gaza y añadió, de manera reveladora, que los proyectiles de mortero fueron producidos en Irán.

Y sin embargo, mientras la multitud esperaba a Netanyahu, oí la observación reportero de que "le recordaba una escena de Misión Cumplida", un acto realizado para la televisión en la que el presidente de EEUU, George Bush, en mayo de 2003, declaró lamentable y prematuramente la victoria en Irak.

Los discursos, ya en el autobús, y de camino al aeropuerto, de repente cambiaron de dirección y se llevó a los periodistas a la base naval. Los guardias de seguridad saltaron a bordo y luego, sin previo aviso, subió Netanyahu. Tomó el micrófono del autobús, del tipo utilizado por los guías turísticos, y agradeció a la prensa por "hacer el esfuerzo" de venir a Eilat. Dio una breve charla sobre el complejo costero y dijo que esperaba que los periodistas volverían a fin de ver más cosas, aparte de los cohetes

Antes de irse, la única pregunta preguntó fue "¿Está acusando a Occidente?" Netanyahu dijo que simplemente estaba "presentando los hechos". Pocos parecían totalmente convencidos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home