Saturday, April 26, 2014

El perro pauloviano muerde de nuevo - Dror Eydar - Israel Hayom




"Una respuesta pavloviana", es como Barak Ravid del Haaretz describió la reacción israelí al acuerdo de unidad entre Hamas y Fatah, agregando que el gobierno israelí debe ver la cuestión como una oportunidad, no como una amenaza.

¿Qué conoce él que no sepamos nosotros? Nada. Incluso después de lo que hemos vivido estos últimos 20 años, pensar positivamente sigue estando de moda entre mucha gente de los medios de comunicación de Israel y de la esfera política. Y es que, por si ya no se acordaban, "nosotros somos los culpables". Estas conjeturas, inconexas y ajenas al contexto histórico y político, son representativas de estos buscadores de la paz a cualquier precio, incluso si el precio es el suicidio.

Ravid añadió lo siguiente: "los serios problemas de Hamas podrían obligar a la organización a cambiar de dirección y unirse a la OLP aceptando sus principios, que incluyen el reconocimiento de Israel y la aceptación de los acuerdos de Oslo". Un sentimiento muy agradable se desprende de todo esto, ¿no creen? Y llegamos al final: "Unas nuevas elecciones es casi seguro que den como resultado la disminución  del poder político de Hamas, a la vez que una renovación del mandato de [presidente de la Autoridad Palestina] Abbas".

Díganme, ¿de qué demonios están hablando? Hemos oído esos mismos análisis en vísperas de la desconexión de Gaza en el verano de 2005, además de incluir un desprecio por los misiles y una probable guerra a continuación.

Pero sigamos... esta es la verdadera oportunidad: Según el acuerdo, Hamas y la Jihad Islámica se unirán al Consejo Nacional Palestino, que también abrirá sus puertas a otras organizaciones, incluyendo al-Qaida. Y esta conmovedora unión, de todas las cosas, dará lugar a una abundancia de moderación, bastante más de la que hemos visto en Abbas y su cohorte de Ramallah. Y esto "realmente" tendrá sentido.

He aquí una pequeña muestra de la carta fundacional de Hamas (lectura obligatoria para todos nosotros), una carta nazi hasta la médula que considera "al problema palestino" como un problema religioso y que considera el conflicto con Israel como un conflicto entre el "Islam y los infieles judíos". Además está llena de vulgares mitos antisemitas y nazis. La carta declara a Hamas como una rama de la Hermandad Musulmana (y de la yihad global) y cita al fundador de Hamas, Hassan Al-Banna: "Israel estará en pie y permanecerá levantado hasta que el Islam lo elimine, como ya eliminó a sus predecesores".

Entre sus objetivos: "desechando el mal, triturándolo y derrotándolol, la verdad podrá prevalecer, y la patria volverá [a sus auténticos dueños], juntos con los llamamientos a la oración desde las mezquitas anunciando la nueva institución de un Estado musulmán".

¿Este estado podría estar dentro de las fronteras de 1967? La respuesta: "El Movimiento de Resistencia Islámica considera que la tierra de Palestina ha sido un Waqf islámico a través de las generaciones y hasta el Día de la Resurrección, y no se puede renunciar a ella o a parte de ella, o abandonarla o a parte de ella".

La cláusula 13 de la Carta se refiere específicamente a nosotros, a nuestro entusiasta coro de la paz a cualquier precio: "Las iniciativas de paz, los llamamientos a soluciones pacíficas y las conferencias internacionales para resolver el problema palestino, están todas en contra de las creencias del Movimiento de la Resistencia Islámica. Y es que renunciar a cualquier parte de Palestina significa renunciar a parte de nuestra religión... No hay una solución al problema palestino excepto la yihad. Las iniciativas, propuestas y conferencias internacionales no son más que una pérdida de tiempo, un ejercicio de futilidad".

Durante 100 años ha resultado muy difícil para nuestra obtusa izquierda, alejada del pensamiento religioso o mitológico, aceptar el hecho de que el conflicto no es territorial, sino existencial. Y ese no reconocimiento es la raíz de su adherencia fanática a la ilusión de una paz engañosa.

La carta fundacional de Hamas llega a la conclusión: "La yihad es el único camino a la liberación, no hay duda de eso por los testimonios de la historia... Sólo la verdadera fe del Islam puede vencer a la falsa y falsificada fe de los infieles".

Seguro, una nueva respuesta pavloviana... "somos culpables".

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home