Sunday, April 20, 2014

PreOccupied Territory: PallyHistoria, otomanos y británicos, quienes “aparentemente” gobernaron Palestina, en realidad no se dieron cuenta de que eran los propios “palestinos” los que gobernaban


Me gustaría recomendar una web bastante sardónica PreOccupied Territory, de la que selecciono uno de sus post que más me han divertido

Historiadores palestinos que han "investigado" la administración y control de la Tierra Santa durante los períodos británicos y otomanos, han descubierto que esos gobernantes foráneos del país se mantuvieron completamente ajenos al hecho de que ellos, en realidad, no eran los auténticos gobernantes. En realidad, dicen estos investigadores palestinos, el propio "pueblo palestino" era el que tenía  el control de su patria, por lo que la aparición posterior del control israelí sobre ese mismo territorio supuso un verdadero desastre.

Aunque los otomanos tomaron el control de Tierra Santa en la primera mitad del siglo XVI, según cuentan estos historiadores palestinos en realidad nunca gobernaron realmente sobre dicho territorio, a pesar de su monopolio en la recaudación de impuestos, en el registro de la propiedad de la tierra, en la construcción de carreteras, en el reclutamiento militar, y en la gestión del comercio, por ejemplo. A lo largo de esos 400 años de dominio otomano de la Tierra Santa, un pueblo indígena denominado “palestino” fue en realidad el poder soberano, a pesar de que no exista constancia alguna de ninguna soberanía indígena desde la destrucción del Segundo Templo judío hace dos mil años.

Ese mismo fenómeno de “control palestino” continuó cuando los británicos expulsaron a ​​los otomanos de la zona hacia el final de la Primera Guerra Mundial y asumieron el Mandato de Liga de las Naciones de gobernar el territorio. Aunque los británicos tenían la última palabra en inmigración, en la disposición militar, en las infraestructuras, en el comercio, y en muchas otras instancias típicamente representativas del control político, Palestina fue en realidad un "vibrante, idílico y prospero país, y todo ello sin el conocimiento de los propios británicos". Por extensión, este fenómeno se extendió hasta 1967 en Cisjordania, ya que nadie parecía estar molesto por la ocupación jordana de dicho territorio.

Estos eruditos historiadores palestinos han desarrollado tres enfoques generales para explicar esta anomalía histórica. El primero simplemente ignora la naturaleza no palestina del imperio otomano y finge que, como los otomanos eran en diversos grados musulmanes, aunque no árabes, se puede decir perfectamente que el área cayó bajo el control de una entidad con una "especie de pedigrí palestino", en el sentido de que la mayor parte de los palestinos de la época otomana también eran musulmanes, al igual que la gran mayoría de la población desde el África Occidental hacia el sudeste de Asia. Así que no fue específicamente hasta el establecimiento de Israel en 1948 cuando Palestina perdió su soberanía, representando en comparación con el Mandato Británico instalado en 1918, una forma aún más severa de ocupación extranjera.

El segundo enfoque se limita a negar la necesidad de todo tipo de demostración histórica de la soberanía con objeto de asentar las reclamaciones palestinas. Este enfoque ofrece la ventaja de no tener que necesitar una investigación histórica que respalde sus afirmaciones.

El tercer enfoque, y de lejos el más popular, combina los dos primeros, ya que trata a la vez de borrar activamente la historia documentada - por ejemplo, mediante las excavaciones llevadas a cabo por el Waqf en partes de la Explanada de las Mezquitas para deshacerse de las evidencias de antiguas estructuras judías – y de mantener que diga lo que diga el registro histórico, resulta irrelevante, ya que el pueblo palestino tiene más derechos que nadie a todas las tierras en disputa, no importando lo que digan los demás.

Estos diversos enfoques ya se pueden observar en declaraciones que van ridículamente contra los hechos históricos y que son realizadas por los líderes palestinos, como por ejemplo decir que Jesús el judío era en realidad un palestino, que los palestinos árabes son descendientes de los pueblos cananeos no árabes pre-israelitas - y ello a pesar de lo que sus propias tradiciones familiares cuentan -, o que los judíos actuales no tienen relación genética con los antiguos habitantes de esta tierra, y ello a pesar de lo que demuestran los estudios genéticos.

Pero los pacificadores internacionales también han adoptado este enfoque palestino al pretender que los territorios que Israel capturó en 1967 “se consideran 'ocupados' en virtud del derecho internacional”, algo que sólo podría ser cierto si antes formaban parte de una nación soberana. Jordania ocupó Cisjordania en 1948 y Egipto tomó control de la Franja de Gaza ese mismo año. Ninguno de esos dos países obtuvo el reconocimiento internacional de la anexión de esos territorios, por lo que la única forma de que se considere el control israelí como una "ocupación" es mediante la afirmación de que, de hecho, los palestinos los controlaron durante todo ese tiempo y nadie se dio cuenta de ello.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home