Friday, April 04, 2014

Un americano, un palestino y un israelí caminan hacia una cantina (con solo dos armas) - Shmuel Rosner - Jewish Journal



John Kerry no ha realizado demasiadas evaluaciones correctas sobre el proceso de paz entre israelíes y palestinos en los últimos meses, pero ayer por la noche, cuando las negociaciones parecían cerca de un punto de ruptura, fue fácil ponerse de acuerdo con él. "Esta noche es completamente prematuro", dijo, "sacar cualquier tipo de juicio, y sobre todo y sin duda cualquier tipo de juicio final, sobre los acontecimientos de hoy y cómo están las cosas". Todo estudiante principiante en la historia de las negociaciones palestino-israelí sabe que cada comprensión va acompañada por lo menos por una crisis y que toda decisión debe ir acompañada de un colapso de última hora. Los observadores honestos también tendrían que tener en cuenta que por lo general es la parte palestina la que utiliza esa vieja y arriesgada táctica. Ayer se comprometieron a intentar unirse a quince agencias internacionales. Esa es la gran amenaza que pueden utilizar en contra de Israel, en el supuesto de que la simpatía de las organizaciones mundiales van a complicar la situación jurídica y diplomática de Israel.

¿Realmente tienen la intención de utilizar esa espada, o simplemente tratan de enarbolarla para extraer unas cuantas concesiones de Israel (y del mediador EEUU)? En las últimas veinticuatro horas los dos estadounidenses que participan en las negociaciones y los israelíes nos quieren hacer creer que se trata de una crisis que precede a un entendimiento. Sin embargo, su tono no era de gran confianza. Parecen haber sido tomados por sorpresa por los movimientos palestinos, y parecen haberse dado cuenta que no han podido entender lo que Abbas quiere de verdad. Tal vez él decidió que hablar ya no es una estrategia viable para él. Tal vez estaba buscando una salida, una ruta de escape, que le fue proporcionada por la vacilación de Israel con relación al cuarto proceso de liberación previsto de presos palestinos.

Dos armas se pusieron sobre la mesa ayer: Los palestinos enarbolaron una y la cargaron - Abbas hizo el gesto simbólico de firmar los documentos que están programados para ser enviados a las organizaciones internacionales -, y parecen tenerla lista para su uso. Los estadounidenses también mostraron su arma, pero ésta más vacilante. Es una arma que se echa hacia atrás, una pistola que se retira. "Estados Unidos debería abstenerse de sus propios gestos extraordinarios, incluyendo la liberación del Sr. Pollard", se puede leer en un editorial del Washington Post. El equipo de Kerry envió un mensaje similar, excepto que sustituyó el "debería" con un "podría". Si las conversaciones colapsan, los estadounidenses podrían dejar a las partes que enmendaran sus diferencias. Ellos podrían decidir que, de hecho, los EEUU no puede querer un acuerdo más que los propios israelíes y palestinos, y retirarse del proceso de paz. Pero eso sería una vergüenza, ya que demostraría que los críticos de Kerry estaban en lo cierto y que él ha estado persiguiendo el viento en vez de hacer algo constructivo en los asuntos mundiales. Sin embargo, se llegará a un punto en el que la paciencia de los americanos expirará. Por lo tanto, el arma está cargada de abstención.

Israel es la única parte en las negociaciones que aún no ha sacado un arma. Y no la ha sacado por una de estas dos razones: o bien no tiene arma que sacar, o bien podría ser que crea que jugar con calma es mejor en esta etapa que unirse al coro de la desesperación lacrimosa.

Como escribí ayer - cuando la liberación de Pollard, una distracción realmente de los temas más importantes, fue el tema del día -, "los palestinos están consiguiendo obtener definitivamente la delantera en este acuerdo, si se materializa, Y ellos están ganando por una buena razón: son los únicos que tienen un plan B si las conversaciones fracasan". Un acuerdo podría no llegar, después de todo, pero los palestinos han demostrado ayer que tienen un plan. Y el plan estadounidense es dejar de tener planes por un tiempo.

Los planes que pudiera tener Israel son todavía un misterio. ¿Y si los palestinos van en serio y evitan nuevas negociaciones? ¿Qué pasaría si los EEUU deciden quedarse en el banquillo, perjudicando de manera mucho más efectiva a Israel que a los palestinos? (Es decir, a menos que los EEUU trabaje activamente para sabotear el plan palestino de reconocimiento mundial, y no estoy seguro de si el gobierno de Obama está dispuesto a adoptar una política de este tipo).

Israel parece estar en necesidad de un contraataque eficaz ante los recientes acontecimientos. Si lo tiene, no lo vemos todavía. Si no es así, una de estas dos cosas va a suceder: si los palestinos están simplemente jugando de farol, Israel tendrá que hacer aún más concesiones en el camino de alcanzar un acuerdo. Si los palestinos son serios acerca de alejarse de las negociaciones, también tendrá que tomar medidas unilaterales.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home