Sunday, May 25, 2014

Herzl pidió, Francisco da - Ruth Sinai - i24news



Hace exactamente 110 años, Theodor Herzl fue recibido en el Vaticano para una audiencia con el Papa Pío X. Herzl había solicitado la reunión en un esfuerzo por obtener la bendición del Papa para su visión de establecer un estado para el pueblo judío en Sión. El apoyo del líder de los católicos del mundo a un hogar nacional judío en la tierra de Jesús, razonó Herzl, supondría recorrer un largo camino a la hora de hacer avanzar la aceptación internacional de su sueño.

De acuerdo con la entrada en su diario, el encuentro comenzó mal cuando él se negó a besar la mano tendida del Papa, y fue cuesta abajo desde allí.

El Papa le explicó a Herzl que "No podemos dar el visto bueno a este movimiento .. La tierra de Jerusalén, si no siempre ha sido santa, ha sido santificada por la vida de Jesucristo... Los judíos no han reconocido a nuestro Señor, por lo tanto no podemos reconocer al pueblo judío".

El lunes, el Papa Francisco depositará una ofrenda floral en la tumba de Herzl, la cual se encuentra en el cementerio nacional de Israel en Jerusalén y que lleva el nombre del fundador espiritual del Estado judío. Este gesto altamente simbólico es quizás la última aceptación simbólica por parte del Vaticano de Israel como el hogar del pueblo judío, la última cumbre de un proceso gradual que ha cobrado impulso en las últimas dos décadas.

El Papa Francisco será el cuarto pontífice que visita Israel desde su creación hace 66 años, y su visita se realiza en el 20 aniversario de la inauguración de las relaciones diplomáticas oficiales con el Vaticano.

El Papa ha subrayado el carácter espiritual de su cargada visita de tres días a Jordania, Cisjordania e Israel, y se ha cuidado de garantizar una programación totalmente simétrica en sus visitas y reuniones con judíos y musulmanes, incluso yendo tan lejos como para viajar con un clérigo judío y musulmán, ambos amigos de su tierra natal, Argentina. Los dos se unirán a él el lunes para una oración en el Muro de los Lamentaciones, el sitio más sagrado del judaísmo.

Pero para este Papa tremendamente popular, con su mensaje de universalismo, será difícil de evitar las connotaciones y dimensiones políticas de su peregrinación - de las cuales su visita a la tumba de a Herzl, tal vez para expiar la negativa de sus predecesores para reconocer el derecho de la pueblo judío a un estado, es sólo un ejemplo.

De hecho, los aspectos políticos de las tensas relaciones entre los católicos y los judíos en los tiempos modernos han sido un compañero constante de los aspectos religiosos.

En 1943, aún cuando millones de judíos eran gaseados hasta la muerte en Europa, el delegado apostólico en Washington escribió al presidente Franklin Roosevelt pidiéndole que impidiera el establecimiento de un Estado judío en Palestina.

En 1964 el Papa Pablo VI 'hizo una histórica visita a Jerusalén, pero se negó a pronunciar en público la palabra Israel, solamente calificó el lugar como "Tierra Santa". Él se reunió con el presidente, cuyo papel es en gran medida simbólico, pero la reunión se celebró en el norte de Israel, y su nota de agradecimiento al presidente Zalman Shazar fue enviada por correo a Tel Aviv para no reconocer la soberanía de Israel sobre Jerusalén.

Tuvieron que pasar otros 30 años antes de que el Vaticano reconociera oficialmente a Israel. Juan Pablo II visitó Israel y la Autoridad Palestina en 2000, y esta vez fue a la residencia oficial del presidente en Jerusalén. También llevó a cabo una larga visita al Museo Yad Vashem, y previamente hizo una histórica visita a Auschwitz, y habló con los sobrevivientes del Holocausto en Polonia. En un gesto dramático pidió perdón a Dios y gritó en el Muro de los Lamentaciones, el sitio más sagrado del judaísmo.

Su sucesor Benedicto XVI visitó Jordania, Israel y la Autoridad Palestina. Él también vino a Yad Vashem y se reunió con los líderes israelíes. Pero el Papa nacido en Alemania es quizás mejor recordado en este aspecto por ser el primer pontífice en exonerar completamente al pueblo judío por la muerte de Jesucristo.

Esta visita del Papa en el 2004 es el próximo hito en este proceso, con cada visita construida sobre la anterior y añadiendo a la misma los símbolos del reconocimiento y la aceptación. Pero la visita también refleja el acto de equilibrio entre el mantenimiento de buenas relaciones con el Estado judío y una tranquilizadora contracción con las comunidades cristianas palestinas y árabes de la región que apoya desde Roma.

Para un recordatorio elocuente de la complejidad de esta tarea, solo hay que mirar el calendario oficial del viaje emitido por el Vaticano: "Visita de cortesía al Presidente del Estado de Palestina", dice refiriéndose a una reunión el domingo con el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, y el domingo por la tarde "salir del Estado de Palestina".

Así, mientras que el Vaticano, en general, y el Papa Francisco con su simbólica visita a la tumba de Herzl en particular, han dado a Israel algo que quieren de los palestinos - el reconocimiento declarado de Israel como el hogar del pueblo judío -, también han dado a los palestinos algo a lo que Israel a lo que se opone, el reconocimiento de la Ribera Occidental como el estado del pueblo palestino.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home