Sunday, June 29, 2014

La intifada francesa: Francia y sus musulmanes - Denis MacShane - Prospect




Después del libro de Thomas Piketty, "El Capital en el siglo XXI", el de Andrew Hussey "La Intifada francesa: Francia, su población musulmana y el desafío del islamismo", es el libro más interesante sobre Francia publicado en inglés por muchos años. Hussey dirige el instituto de la Universidad de Londres, en París. Él es serio sobre Francia y los franceses. Al igual que los sociólogos políticos franceses, como Alain Touraine, Michel Wieviorka o Gilles Kepel, le gusta salir de su despacho y recorrer las duras calles de las banlieues (suburbios) francesas.

Hussey escribe lo que ve, oye y se le cuenta. Por ejemplo, él no tiene miedo de informarnos de los
extraordinarios niveles de antisemitismo existente entre esa población árabe y musulmana descontenta. La mayoría de los escritores bienpensantes ingleses pasan por alto ese vitriólico odio al judío que informa a la ideología islamista. La aversión a las ciegas políticas de asentamientos del Israel de Netanyahu ha contribuido a extender el antisemitismo como elemento central de la ideología del islamismo del siglo XXI, en gran parte del mundo árabe musulmán y en otras partes.

La intifada francesa es una mezcla inusual de reportaje y de historia. Sus tres primeros capítulos sobre las comunidades descontentos de origen magrebí en Francia son puro periodismo alejado de los escándalos sexuales y de las aburridas noticias recauchutadas que es el alimento básico de la mayoría de los escritores y periodistas británicos que operan en Francia. De hecho, nuestros principales diarios tienen algunos corresponsales de gran calidad pero su tarea es complacer a sus editores monolingües en Londres. Luego está la probada y fiable suposición de que "los franceses no tienen una palabra de empresarios", una especie de historia de amor de los corresponsales británicos y norteamericanos que, durante los últimos 25 años, ha presentado a Francia como un caso perdido económico que se compara desfavorablemente con el autoproclamado (aunque no siempre es evidente) éxito del neoliberalismo anglo-estadounidense.

Al igual que en Gran Bretaña, hay una gran discusión y escritura sobre las comunidades musulmanas de Francia. Pero a diferencia de Gran Bretaña, donde los musulmanes británicos tienden a haber viajado miles de kilómetros para llegar desde Pakistán, Cachemira, Bangladesh y la India, los musulmanes de Francia son más afines a los irlandeses, que llegaron a Gran Bretaña a través de un corto tramo de mar. A diferencia de muchos de los musulmanes de Gran Bretaña, sobre todo los de las comunidades más pobres, que ven la televisión paquistaní en casa y hablan mirpuri como un primer, y a veces único, idioma, los musulmanes del sur del Mediterráneo de Francia han asimilado la cultura y la lengua francesa a través de ver la televisión francesa o leer periódicos y libros en francés con tanta frecuencia como el árabe.

En el verano, en los puestos fronterizos con España, verán coches llenos de hombres, mujeres y niños que van al norte de África para pasar unas vacaciones. En los techos de automóviles, neveras o lavadoras van atados para ser entregados a las familias de vuelta a casa en Marruecos o Túnez. Los miembros de la élite política y de negocios de París, como Dominique Strauss Kahn, tienen casas de vacaciones en Marrakech o a lo largo de la costa de Túnez, con sus impresionantes anfiteatros romanos. Muchas de las estrellas de la política o del periodismo francés, hombres como Jean Daniel, Jacques Attali y Dominique de Villepin, tienen sus raíces familiares en el norte de África. Daniel, sigue escribiendo con elegancia y con pasión a sus noventa años en el Nouvel Observateur, donde se puede encontrar un poco de consideración por el líder argelino, el presidente Bouteflika, quien, aunque apenas con vida, fue reelegido recientemente para un cuarto mandato. Daniel escribió recientemente: "Me encanta este país (Argelia), donde nací".

Hay 5 millones de musulmanes en Francia en comparación con los 2,5 millones de Gran Bretaña y los 3 millones (principalmente turcos) en Alemania. Hussey proporciona una historia legible de la invasión francesa, la colonización y la explotación de Argelia, Tunez y Marruecos. En comparación con el más lento y más largo proceso de colonización británica, y el posterior fin del imperio a partir de 1945, la relación de Francia con sus tres colonias del norte de África fue más intensa, brutal y más cercana a casa.

Durante Pascua, escuché una discusión erudita en France Culture, el canal de la radio francesa que no tiene equivalente en Gran Bretaña, sobre el mariscal Lyautey Hubert, el Gobernador General francés de Marruecos en el primer trimestre del siglo XX. Los participantes en el debate elogiaron Lyautey como un soldado valiente que amaba la cultura árabe y trató de gobernar a través del Bey (más tarde el rey) y las tradiciones marroquíes generalmente respetadas. Hussey señala que este estadista y militar francés tan respetado era un prolífico sodomita y un pedófilo que sodomizaba a todos, desde a sus ayudantes militares como a los chavales árabes.

La Francia colonial estaba en guerra casi permanente con los árabes que habitaban todo el Mediterráneo. El mariscal Pétain condujo un ejército invasor y a la fuerza aérea para "pacificar" Argelia en la década de 1920. La guerra de 1954-1962 en Argelia fue mucho más brutal que la de Irak y Afganistán combinadas. Cerca de un millón y medio de argelinos fueron asesinados, muchos después de las torturas más brutales; Francia sufrió más de 90.000 muertos y heridos.

En la década de 1990, Argelia, que ganó su independencia en 1962, tuvo 200.000 muertos después de un levantamiento islamista contra el ejército que, como ahora los militares egipcios, se negaron a aceptar a un partido islamista elegido democráticamente (FIS) que trataba de imponer un ultraderechista conservadurismo religioso en una población que ya había probado algunos aspectos de la laicidad europea.

La brutalidad de los islamistas que masacraron a mujeres en Marruecos por no llevar la hiyab en 2003 o los que le dijeron a la madre del asesino de influencia islamista Mohammed Merah que debía llorar lágrimas de orgullo y alegría por el asesinato a manos de su hijo de maestros de escuela y de niños judíos en Toulouse en 2012, han tenido un gran impacto en Francia. Merah era un ciudadano francés de origen argelino que se había convertido al islamismo mientras cumplía una pena de prisión por robo. Había acudido a la gran gira de la yihad islamista, visitando Afganistán, Pakistán y Siria antes de volver al suroeste de Francia. Antes de la matanza de Toulouse, había disparado y asesinado a dos soldados musulmanes que servían en el ejército francés. Esto recuerda los asesinatos en masa de los "harkis", los soldados argelinos en el ejército francés que fueron vistos como traidores y colaboradores después de la independencia argelina. Francia se negó a permitir que entraran en Francia, con lo cual los nacionalistas argelinos los masacraron, masacraron también a sus familias y los sobrevivientes fueron expulsados al desierto del sur de Argelia.

Atacando tanto a judíos como a musulmanes con el uniforme del ejército francés, Merah estaba apuntando a dos objetivos del odio islamista. Al igual que con los asesinos islamistas del soldado británico fuera de servicio, Lee Rigby, en Woolwich en el 2013, existe una renuencia general a aceptar que Europa, y especialmente Francia, está viviendo con una nueva y poderosa fuerza ideológica en medio de ella, uno que tiene un teoría sobre cómo se debe organizar el mundo y tiene la voluntad de cometer actos de violencia política para lograr sus fines.

Es más fácil preocuparse por el lenguaje de los asesinos solitarios, de las personas aparentemente desquiciadas, de los vagabundos a los que se ha lavado el cerebro, en lugar de aceptar que estamoa ante una ideología coherente. Nadie está cómodo con todo lo que hace alusión a "la islamofobia". Esta es una formulación curiosa. La cristofobia está profundamente de moda, tal como sugiere el éxito comercial de los libros de Richard Dawkins y Christopher Hitchens atacando y ridiculizando la fe cristiana. Pero en un juego de manos que se considera inteligente, se considera que criticar el Islam, o el Corán, o las palabras del profeta Mahoma, supone cometer un asalto racista en vez de participar en un cuestionamiento de la fe al estilo de Voltaire.

Del mismo modo, las autoridades estatales se desviven para evitar la discusión sobre la ideología islamista. Al condenar a los asesinos de Lee Rigby, el juez, Sir Nigel Sweeney, dijo a los dos asesinos: "Cada uno de ustedes se convirtió al Islam hace algunos años. A partir de entonces, se radicalizaron y cada uno de ustedes se convirtió en un extremista. Defiendan una causa y unos puntos de vista que, como se ha dicho en otra parte, son una traición del Islam y de las comunidades musulmanas pacíficas que viven en nuestro país".

Estos son los típicos clichés de una burocracia que ve la violencia de la ideológica islamista como una especie de desquiciada traición a una religión. El juez Sweeney llegó a decir que los asesinos "decidieron avanzar en su causa extremista" sin hacer mención en el tribunal y ante el público cuál era esa causa extremista. Y concluyó que estos hombres querían ser muertos a tiros por la policía, ya que estaban "esperando ser unos mártires y ganarse un lugar en el paraíso".

Es dudoso que un miembro de la judicatura francesa, más intelectualmente sofisticada, utilizara esas banalidades - "ganarse un lugar en el paraíso" - para describir un acto de violencia, de conformidad con una nueva ideología global que, tras la desaparición del fascismo y del comunismo, ahora tiene el control sobre millones de personas, incluyendo a muchos compañeros de viaje en Europa.

Hussey examina las profundas raíces históricas del odio que anima a los islamistas en Francia y que preocupa profundamente a las autoridades francesas, que ya han visto como cientos de jóvenes ciudadanos franceses van a practicar la yihad islamista en Siria. Los franceses prefieren tratar con este problema mediante el contraespionaje, la cibervigilancia y las técnicas de infiltración, a diferencia de los británicos, que tratan de persuadir a los líderes religiosos para que den conferencias a su rebaño atacando la criminalidad de la violencia.

El libro de Hussey crea un vínculo convincente entre la violencia de la guerra de Francia contra sus vecinos árabes desde la incursión de Napoleón en Egipto, a través del brutal tratamiento de los árabes del sur del Mediterráneo, hasta la capitulación de De Gaulle ante los nacionalistas argelinos en 1962. En el medio siglo que ha seguido, argumenta Hussey, la guerra ha continuado bajo la forma de la humillación y la subordinación de los árabes musulmanes que viven en Francia, ya sea como ciudadanos franceses de pleno derecho o como inmigrantes que mantienen la ciudadanía de sus países de origen en el Magreb.

Parte de este argumento es desafiado por un nuevo libro de Gilles Kepel, el mejor estudioso europeo sobre la ideología islamista, y cómo afecta a los países árabes, así como a Europa. En su libro Pasión française. Les voix des cités, Kepel examina a 400 candidatos de las comunidades musulmanas de Francia que se presentaron en las elecciones parlamentarias francesas del 2012 para la Asamblea Nacional. Sólo un puñado fue elegido pero, argumenta Kepel, su participación en la política electoral en los diferentes partidos, parece indicar que los musulmanes franceses, al igual que sus equivalentes británicos, están dejando la mezquita para tomar parte en la corriente principal de la actividad política.

Este hecho puede estar pasando, pero, paradójicamente, los musulmanes en Francia, que utilizaban para identificarse a los socialistas por motivos antirracistas, ahora están tentados a apoyar formaciones políticas derechistas que se oponen al matrimonio gay. Los musulmanes franceses estáns hoy más a gusto con el catolicismo político que con el socialismo secular.

Kepel se preocupa de que el Islam político en Francia se ha desprendido de la amplia coalición antiracista y ahora está realizando demandas específicamente musulmanas como alimentos halal, pañuelos para las mujeres y la aceptación de la quenelle, el saludo semi-nazi utilizado regularmente por el "comediante" antisemita Dieudonné, y que se hizo tristemente célebre en Gran Bretaña por el futbolista Nicolas Anelka. Los musulmanes politizados están siendo cortejados ahora por ideólogos como Alain Soral, que se hace llamar un "nacional-socialista", y que sostiene que el desempleo masivo en las banlieues es provocado por la globalización, la existencia de la Unión Europea y el "poder del sionismo".

El objetivo es persuadir a los ciudadanos musulmanes franceses de que parte de lo que les atrae a algunos de ellos del islamismo lo pueden conseguir con una nueva política de la identidad nacional que se opone a la UE y al capitalismo global y cosmopolita.

Kepel da una bienvenida matizada para estos desarrollos, viéndolos como preferible al puro communitarisme musulmán o a las políticas de identidad islamistas. Tener que elegir entre el islamismo y un recalentado nacional-socialismo del siglo XXI parece tener que elegir entre la cólera y la peste, pero Kepel debe leerse junto con Hussey, cuyo libro afirma que existe una tensión no resuelta entre los musulmanes franceses y Francia.

Llamar a esto una "guerra" o "Intifada" puede ser una exageración diseñada para lograr la atención, pero muchas personas serias en Francia están preocupadas de que pueda existir un 11-S francés, además de la preocupación derivada de una reacción en contra de los musulmanes franceses si el islamismo sigue atrayendo devotos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home