Thursday, July 24, 2014

Carta a Elie Barnavi: Cada día, cada mes, el Islam gana terreno en Francia - Luc Rosenzweig - Causeur



Estimado Elíe,

Disfruté de tu último texto publicado en i24News, Crif y Causeur. Él incluso me hizo sonreír a causa de un resbalón (calle Rockets lugar de rue de la Roquette), lo que demuestra que esta palabra está en plural y no en estos días en Tel Aviv...

Para fortalecer tu pesimismo,  te comparto mis impresiones como observador atento de las manifestaciones en Lyon pro-Hamas (no podemos decir que se trataba de manifestaciones a favor de Gaza). Unas 6.000-7 000 personas, el 90% árabes musulmanes, muchas chicas que parecían educadas (ellas no hablan al estilo rapero gangsta), mayormente veladas, algunas con el niqab saudí.

Los eslogan más gritados fueron "Israel asesino, Hollande cómplice", "Jihad! Resistencia!", "Allahu Akbar!", "Sionistas asesinos fascistas!". El prefecto ordenó a las tiendas del centro de la ciudad que bajaron las persianas y cerraran durante el paso de los manifestantes, ya que éstos los consideran "sionistas", y por lo tanto objetivos legítimos para producir daños y saqueos. Comentario entre las filas de los manifestantes: "¿Has visto a estos judíos muertos de miedo? (cerrando sus tiendas)". También se pudo oír cosas como complotistas (ya que poseen todos los medios de comunicación, la alcaldía...).

A diferencia del rector Bubaker de la Gran Mezquita de París, el rector de la Gran Mezquita de Lyon, completamente infiltrada por los salafistas, alentó las manifestaciones sin una palabra de condena por los excesos antisemitas...

Apelas, Elie, a una reacción, a una revolución cultural que pueda salvar el modelo integracionista  francés. Me parece muy bien. Por desgracia, creo que ya es demasiado tarde. Cada día,  cada mes, cada año, el Islam radical está ganando terreno: las mujeres se velan cada vez más, prolifera la barba salafista, la segregación se impone.

La ciudad donde vivo, Villeurbanne, contigua a Lyon, recibió el año pasado un "premio al antirracismo" otorgado por  CRAN (asociaciones de gente de color) por su lucha contra la discriminación. De 150 000 habitantes, alrededor de 30.000 a 40,000 son musulmanes árabes, con solamente alrededor de 5.000 judíos (sefardíes, salvo un último testimonio de ancianos judíos  asquenazis). Una auténtica y real mezcla social con las calles burguesas contiguas a barrios en gran medida arabizados... Al parecer, todo está bien. Salvo que la escuela pública ha sido abandonada  poco a poco por los judíos y por los burgueses franceses. Los primeros van a la escuela judía de Lyon  (100% de éxito en el bachillerato y un 60% de menciones de mérito) y los segundos al liceo de la Inmaculada Concepción, también muy bien situada en el ranking regional. Por el contrario, la escuela pública Pierre Brossolette está situada en el último lugar del ranking de éxito escolar con solamente un 57% de éxitos. Sólo los hijos de los profesores parecen poder salvarse: ellos se reúnen en las elitistas "secciones europeas" del colegio, y son reprobados con regularidad en el patio y en el comedor como "intelectuales" (un insulto para los inmigrados).

Otro ejemplo: la piscina de Lyon, una hermosa casa de baños digna de Baden-Baden y Karlovy Vary, situada en las orillas del Ródano y recientemente renovada, ha aumentado súbitamente sus tarifas en un 135%. Todo el mundo lo sabe, aunque nadie se atreve a decirlo, pero parece que es la única manera que ha encontrado el municipio para alejar de ella a la simpática juventud masculina (sus hermanas, probablemente, siguen sin poder saber nadar...) de los suburbios arabizados, que ya habían invadido esos lugares transformándolos en un nuevo "territorio perdido de la República". Cuando ocurren estas cosas, no se tiene el coraje de nombrar las cosas como son, no se conciben estrategias de defensa, tanto individual como semi-colectiva, contra la barbarie creciente, y por lo tanto no se está cerca de ganar la batalla.

Por mi parte, sin tener hijos que educar, y con mis nietos seguros en  lugares relativamente protegidos de la Europa burguesa, y no siendo tampoco un "judío visible" (no usando kípá u otros signos judíos), puedo aún acomodarme a la situación, aunque la relación con una gran parte de los que eran mis amigos es cada vez más difícil, afortunadamente están Causeur, Elisabeth Levy y Gil Mihaely.

Aún no estoy escudriñando las listas de pisos y apartamentos de Tel Aviv, pero no excluyo que esto pueda suceder algún día urgentemente. Para usted y Kirsten mis deseos de buena suerte ante estos difíciles momentos, y espero verlos pronto.

Saludos

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home