Friday, August 22, 2014

¿En qué es diferente Hamas del Estado Islámico, se preguntan los israelíes? - Daniel Gordis - Bloomberg




Hubiera sido difícil imaginar que la brutal ejecución del fotoperiodista freelance estadounidense James Foley por parte del Estado Islámico, haría empeorar la evaluación de la opinión pública israelí del papel de los EEUU en el conflicto de Gaza. Pero escuchando la charla en los cafés y en la filas para pagar en los mercados, parece que eso sería exactamente lo que sucedería.

Cuando la guerra se calmó y comenzaron los altos el fuego, los reservistas comenzaron a regresar a sus hogares. Uno de ellos, un estudiante de nuestro College Shalem de Jerusalén, había estado en el meollo del conflicto. Cuando por fin salió de allí y regresó al colegio universitario, me lo encontré en la sala de estudiantes, le estreché la mano y le pregunté: "¿Cómo estás?"

Me miró por un momento, exhausto, y me respondió: "Dime, ¿qué le pasado a los Estados Unidos?"

La pregunta de "¿qué le ha pasado a los Estados Unidos?" está muy presente en las mentes de los israelíes en estos días. Los taxistas, los habituales barómetros de la opinión pública en estas partes, tienen una explicación sencilla: "Obama odia a Bibi".

No son solo los taxistas. Ynet, el sitio web de noticias más popular de Israel, publicó un artículo con el titular: "Puede que ya no sea posible reparar la relación Netanyahu-Obama".

En realidad, el asunto es menos simple. Presidentes y primeros ministros israelíes han estado a menudo en desacuerdo. John F. Kennedy no albergaba ningún amor por David Ben-Gurion. George HW Bush detestaba a Yitzhak Shamir. Durante las negociaciones de paz con Egipto, Jimmy Carter al parecer le dijo a su esposa que Menachem Begin era un psicópata, mientras que hacia el final de su vida Begin se negó a ver incluso a Carter.

¿Entonces por qué la relación entre EEUU e Israel ha alcanzado en estos momentos este grado de tensión? Muchos israelíes tienen la sensación de que hay algo más profundo de lo habitual en juego. Estados Unidos, dicen, ha perdido la capacidad de ver este conflicto con una específica claridad moral.

Es por esta misma razón por la que los israelíes han observado con gran interés como Obama llamaba al Estado Islámico un "cáncer" después de la espantosa decapitación de Foley. El Haaretz, el diario de tendencia izquierdista y autonominado "diario de referencia", le dio mucho juego como historia principal a la afirmación de Obama del "Estado Islámico es un cáncer", tanto en hebreo como en inglés. Así, también, lo hizo la web Times of Israel.

Cuando el Estado Islámico ejecuta a inocentes estadounidenses - observan los aturdidos israelíes -, Obama sí demuestra tener capacidad de indignación y claridad moral. Pero en el conflicto de Israel con los palestinos, a pesar de que Hamas haya jurado la destrucción de Israel y haya matado a muchos inocentes israelíes durante años, lo mejor que Obama ha sido capaz de pronunciar es ese cliché de que "Israel tiene derecho a defenderse a sí mismo".

¿Se trata solamente de torpeza moral por parte de Obama, se preguntan muchos israelíes, o hay algo más pernicioso en juego? Los israelíes aún recuerdan los días en que el entonces senador y candidato presidencial Obama sonaba de manera diferente. En el 2008, Obama fue hasta Sderot, la ciudad del sur más castigada por los cohetes de Hamas, y dijo allí mismo: "El primer trabajo de cualquier Estado-nación es proteger a sus ciudadanos. Y puedo asegurarles a ustedes que si ... alguien estuviera enviando cohetes a mi casa cuando mis dos hijas están durmiendo, haría todo lo que estuviera en mi poder para detenerlo. Y esperaría que los israelíes hicieran lo mismo".

Eso es exactamente lo que los israelíes han estado haciendo, desde hace semanas, con un éxito cuestionable. Sin embargo, diplomáticos y políticos estadounidenses han tratado, en su mayor parte, de calmar las aguas tratando a Israel y a Hamas como a dos oponentes moralmente equivalentes. ¿Por qué el Estado islámico es un "cáncer" mientras que Hamas es un socio legítimo para un gobierno de unidad del gobierno palestino, tal como afirmó el secretario de Estado estadounidense John Kerry: "Vamos a trabajar con ellos y es lo que necesitamos".

Al principio, muchos israelíes asumieron que Obama simplemente no entendía la situación en que vivía Israel, o que simplemente no tenía la capacidad de decir nada negativo acerca de una organización terrorista islámica. Ahora que saben que esto último no es cierto, la retórica de Obama sobre esta región se interpreta de una manera mucho menos benigna.

Hasta hace unos días, se rumoreaba que Kerry estaría pronto de vuelta en esta región como parte de una ofensiva de seducción con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu como remolque, para demostrar a los israelíes que los EEUU estaban detrás de ellos. El viaje puede o no producirse a corto plazo, dada la reanudación de las hostilidades. Pero incluso si se produce finalmente, dada la cruda diferencia entre el lenguaje de Obama sobre la decapitación de Foley por parte del Estado Islámico, y el utilizado para caracterizar los incesantes ataques de Hamas contra las ciudades y civiles israelíes, algunos israelíes parecen carecer de humor para parecer encantados con la visita. Para usar el lenguaje del Talmud, esencialmente se están preguntando: "¿Por qué la sangre de James Foley es más roja que la nuestra?"

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home