Tuesday, August 05, 2014

Israel se dirige, nueva y rápidamente, hacia las típicas y habituales quejas de siempre - Shmuel Rosner - Jewish Journal



Mientras los vientos de la batalla se desvanecen y otro intento de lograr un alto el fuego comienza, las tropas se preparan para la batalla de las secuelas. Si hubo percances y errores, tenemos que saber de quién fue la culpa; si hubo una victoria, alguien va a querer ese crédito; si hubo un logro, necesitamos que quede claro para el enemigo; si hay una lección que aprender, tenemos que conocer rápidamente cuál es.

Ya dije la semana pasada que la valoración de estas operaciones militares es complicada. Pero en los últimos días ya se puede observar una forma de determinar el significado de los resultados emergentes. En realidad es una simple prueba: dime quién eres, qué pensabas antes de la operación en Gaza, y  voy a decirte lo que probablemente piensas del resultado.

He aquí tres ejemplos:
- Dvir vive en un asentamiento. Tiene 32 años. Fue llamado para cumplir como reservista. Vota a la derecha religiosa y, como casi todos en Israel, apoyaba la operación de Gaza. Ahora está preocupado. Es decir, no está seguro de que el enemigo haya sido disuadido efectivamente de adoptar nuevas aventuras. Él entiende que el desarraigo de Hamas en su conjunto podría haber sido una causa muy costosa para Israel en estos momentos, pero querría haber visto un final más decisivo en esta guerra. En una encuesta de Panels Politics de la semana pasada, el 54% de los israelíes están de acuerdo con que Israel estaba ganando la pelea, y él quiere ser uno de ellos. Sin embargo, a veces tiene la tentación de decir ciertas cosas que le hacen llegar a la conclusión de que el nivel de seguridad alcanzado era bajo, y tal vez debería unirse al 34% que dijo que "ninguna de las partes" estaba ganando. Se espera que el número de israelíes dubitativos crezca cuando el polvo se asiente y las preguntas acerca de la realización de la operación Margen Protector comiencen a emerger. 
- Shira es una joven moderada de Haifa que se sitúa en el centro-izquierda. Así que casi no ha tenido ninguna experiencia de primera mano con las sirenas y ha podido mantener su habitual horario diario y vivir sin interrupciones a lo largo de la guerra. En las últimas elecciones votó por el partido Hatnua de Tzipi Livni, y todavía no sabe lo que va a hacer en las próximas elecciones. Ella sabe que Israel estaba justificado en su lucha en esta guerra, que actuó inteligentemente - la mayor parte del tiempo - luchando de manera mesurada, y que tomó la decisión correcta de salir de allí antes de que la cosa se volviera aún más fea. Ella también sabe que Israel estaba ganando la batalla, pero piensa que ahora tiene "ganar la paz". Es decir, "Israel tiene que trabajar con los palestinos moderados", "fortalecerlos" y "volver al proceso de paz". ¿Llegará la paz? Ella realmente no lo cree, pero "habrá por lo menos un poco de esperanza". 
- Zeev no estaba en contra de la guerra como algunos de sus amigos. Sólo una pequeña minoría de los judíos israelíes estaban realmente en contra de la guerra. Él tiene 43 años, votó por el Meretz y votará de nuevo por ellos. Tiene muy poca confianza en el primer ministro Netanyahu a pesar de que, se ve obligado a reconocerlo, en el último par de semanas se dio cuenta de que la versión actual de Netanyahu podría ser un poco mejor que su encarnaciones anteriores. Israel, dice, no ganó la guerra, Hamas sí lo hizo. Israel está ahora aislado internacionalmente, está en desacuerdo con la administración Obama y ​​tendrá que hacer concesiones a Hamás en Gaza, ese tipo de concesiones, según piensa ahora, que podrían haber evitado esta terrible experiencia si Israel las hubiera acordado hace dos o tres meses.
Hagan a estos tres israelíes las siguientes preguntas, y obtendrá las respuestas que probablemente esperarían:

1. ¿Fue la "desconexión" de Gaza en el 2005 un error? Sí (Dvir), quizás (Shira) y no (Zeev). La semana pasada, el 54% de los israelíes estaban de acuerdo en que fue un error, el 41% pensaba que no (el 5% no sabe). El 90% de los judíos religiosos israelíes creen que fue un error, y también el 69% de los jóvenes judíos israelíes. El 82% de los votantes del partido Laborista y el 72% de los votantes del Meretz no creen que fuera un error. El 62% de los judíos laicos israelíes no creen que fue un error.

2. ¿Negoció Israel de buena fe con Abbas el año pasado? Sí (Dvir), no (Shira) y no (Zeev). Yo todavía no tengo los números con los que apoyar esta conclusión, pero me da la sensación de que los firmes partidarios y los acérrimos opositores del proceso de paz tienden a dudar del resultado de la operación Margen Protector. El centro se muestra menos seguro sobre el proceso, y más dispuesto a aceptar el resultado de la guerra como suficientemente satisfactorio para Israel.

3. ¿A quién votaría si las elecciones fueran hoy? A Habait Hayehudi  (Dvir), no sé (Shira), Meretz  (Zeev). De acuerdo con la encuesta de Menajem Lazar de la semana pasada, dos partidos han ganado durante la operación: Habayit Hayehudi y el Likud. Ellos tendrían ahora 18 y 30 escaños respectivamente. Eso es mucho más de lo que tienen hoy. Pero tengan en cuenta que la izquierda - el Meretz - también mantiene un estatus mejorado con 10 escaños en las encuestas. Esto quiere decir que los izquierdistas "duros" no abandonaron su barco cuando los cohetes volaban. Son una minoría, pero una minoría con el deseo de hablar con una voz más clara que antes. El Partido Laborista, que apoyó la guerra de manera más clara, no ganó partidarios a causa de ella.

Pero no se molesten con las urnas, porque el día después de la guerra los cálculos políticos van a empezar a jugar un papel mucho más importante en la determinación de la forma en que los israelíes entenderán su resultado. La oposición tendrá que volver a ser la oposición. Eso quiere decir que tendrá que encontrar una manera de criticar al gobierno: por su falta de iniciativa en el frente de la paz, por su decisión de no trabajar con el gobierno de unidad palestino, por su tendencia a molestar a los americanos.

La derecha también se va a tener que diferenciar del partido Likud en el poder. Esto se plasmará en una gran cantidad de mal humor por la indecisión de Israel en la guerra y su entrega final a un arreglo por la presión internacional.

Entre las consecuencias de una guerra, la gente suele comenzar a procesar su comprensión de lo que acaba de suceder, pero tienden a volver a confiar en sus posiciones de partida. Si no les gustaba Netanyahu, y se sintieron más cómodos con su liderazgo durante la operación (el 72% de índice de satisfacción la semana pasada), volverán a empezar a dudar de él. Si tienden a culpar a Israel por la ruptura de las conversaciones de paz a principios de esta primavera, van a volver a exigir un enfoque más atento hacia Abbas y una búsqueda más enérgica de la paz, y se van a preguntar si un enfoque diferente podría haber evitado la guerra. Si piensan que Israel ha sido demasiado débil y no está haciendo lo suficiente para mostrar su jurisdicción sobre todas las partes del Israel bíblico, se mostrarán decepcionados con una operación que no terminó en una derrota total árabe como la guerra de 1967.

La vida continuará gradualmente y las quejas volverán como de costumbre. Una señal segura de que la crisis podría haber terminado.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home