Thursday, August 14, 2014

Reacciones a "Fans de Israel, pero cuando les conviene" - Shmuel Rosner - Jewish Journal



Primero lo básico: mi último artículo del New York Times se publicó la semana pasada. Tiene que ver con el creciente volumen de artículos de judíos liberales no israelíes - la mayoría, pero no todos relativamente jóvenes y no todos son estadounidenses - que expresan frustración, ira y decepción con Israel. Los recientes acontecimientos en Gaza han encendido una oleada de tales artículos, pero ya había bastantes antes, y no tengo ninguna duda de que vamos a estar sometidos a muchos más en el futuro.

Desarrollé dos temas principales en mi artículo:

1. Israel no va a alterar sus políticas de defensa a causa de la sensibilidad de los judíos liberales (progresistas) no israelíes.

2. La amenaza implícita de "distanciamiento" - a saber, que si Israel no cambia sus formas estos judíos liberales podría no ser capaces de apoyarlo - es una amenaza hueca.

El artículo fue muy leído, y estuvo en la lista del New York Times de los más enviados. A raíz de ello, fui bombardeado por cientos de cartas, tuits, referencias en Facebook, blogs y otras formas de comunicación. Muchas de las reacciones fueron comentarios sobre el artículo y muchas otras incluyeron preguntas sobre el artículo. Pronto me di cuenta de que no voy a tener suficiente tiempo para responder a todo esto en detalle, y por lo tanto escribo este post para tratar de abordar algunos de los comentarios / preguntas más comunes y los que me parecen los más interesantes. Otra ronda de respuestas se publicará dentro de poco ya que las preguntas siguen llegando.

Doy las gracias a todos los que me escribieron sobre el artículo, y estoy feliz de ver este nivel de compromiso, ya que creo que es una importante conversación a tener.

- Israel necesita un amor crítico

Rachel Canar dio voz a muchos otros comentaristas cuando escribió lo siguiente:
Para muchos judíos americanos que aman profundamente a Israel y que están muy cerca de los miembros de la familia, la analogía es la de un “Israel como adicto a la heroína”. El comportamiento de Israel es autodestructivo, dañino para las otras personas que lo aman, sin perspectiva, y profundamente necesitado de ayuda para cambiar eso que no siempre podría querer o aceptar... 
Voy a ser franco: no hay base para la creencia de que los judíos americanos de cualquier índole tengan una mejor lectura de la situación que los propios israelíes. Por supuesto, los israelíes cometen errores, como todos los pueblos en todos los países. Por supuesto, no siempre entendemos lo que es bueno para nosotros.
Pero vivir bajo el supuesto de que un cierto tipo de judío liberal americano es el adulto responsable, y que la gran mayoría de los israelíes son jóvenes problemáticos necesitados de orientación (o adictos a la heroína con necesidad de tratamiento) es una suposición a la vez arrogante y equivocada. Israel fue construido y defendido por los israelíes, y lo está haciendo bastante bien en circunstancias muy difíciles. Así que algunos de nosotros podríamos - sólo podríamos - ser al menos tan sabios y estar tan bien informados acerca de nuestra propia situación como nuestros críticos judíos americanos.

El rabino Jeffrey Marker de Brooklyn publicó el siguiente comentario en la sección de cartas del NYTimes:
Nadie discute que los israelíes tomen sus propias decisiones sobre la política israelí, pero nos sentimos obligados por nuestro amor por Israel a tratar de intervenir y apoyar a aquellas personas y grupos en Israel que defienden una política más sana.
Aquí la cuestión del contexto y del momento debería ser considerada. Es crucial tenerlo en cuenta, ya que es el epicentro de mis quejas: los artículos a lo que respondí fueron escritos y publicados durante y en respuesta a los recientes acontecimientos alrededor de Gaza. Cuando se trata de estos acontecimientos, la reclamación de "personas y grupos que defienden una política más sana" es falsa, no hay tales grupos.

- Ya no puedo defender a Israel

Jonathan Chait, uno de los escritores a los que me referí en mi artículo, escribió una respuesta en la que (entre otras cosas) hace la siguiente declaración:

Mi disposición como defensor de Israel depende del carácter del Estado de Israel. Hace una década, yo diría que sería una lectura imparcial de los hechos el ver a Israel como un estado que sobre todo desea la paz y cuyo uso de la fuerza era sobre todo justificable. Creo que el argumento se ha debilitado considerablemente en los años posteriores.

Como ya he dicho anteriormente: el contexto, el tono y el momento (también se recomienda tener una buena comprensión de la situación) a veces condicionan el todo.

Como dije en mi artículo: Ojalá aún se pueda defender a Israel, y creo que hay suficientes razones para hacerlo, pero si algunos ya no pueden, que así sea.

- Israel tampoco es tan importante

Esto me llegó en el correo, y el autor me permitió usarlo pero sin dejarme publicar su nombre. Él es un estadounidense de Los Ángeles:
Entiendo que Israel no vaya a seguir las instrucciones de los judíos estadounidenses, pero no aceptamos su premisa de que a los judíos estadounidenses tiene que gustarles Israel o tener una relación especial con dicho país. Ser judío no significa que usted tenga que amar a Israel...
En primer lugar, como digo en mi artículo, no creo que vivir como judío sin prestar atención a Israel sea mucho más que una opción en la actualidad. Algunos sectores radicales del mundo haredi son capaces de hacerlo, pero su truco es desprenderse no sólo de Israel, sino también del mundo moderno en general. Por cierto, algunos amigos míos que estudian la sociología de los haredim siguen recordándome que, incluso para estos grupos haredi, Israel es en gran medida una presencia con la que tienen que relacionarse.

Pero permítanme añadir dos puntos a lo que digo en mi artículo:

En teoría, podría ser cierto que se puede ser judío sin preocuparse por Israel. Es cierto, pero problemático, ya que hay muchas enseñanzas judías que nos mandan amar a nuestros hermanos judíos, e Israel es el hogar de casi la mitad del pueblo judío.

En la práctica, ese abandono rara vez funciona: los datos de las investigaciones que dan validez a la ecuación "lazos más fuertes con Israel = fuerte identidad judía" son enormes y bastante concluyentes. Por supuesto, este u otro judío todavía puede encontrar una manera de ser a la vez muy judío y estar separado de Israel, pero desde luego como una receta para la continuidad del pueblo judío no funciona.

- La guerra de Gaza es mala para Israel

Shaun Raviv tuiteó el siguiente comentario:
@ingenuo_rosnersdomain, tomar como un hecho cierto que la actual guerra vuelve a los israelíes más seguros. ¿Cómo?
No hago esta suposición en mi artículo. Mi artículo no se refiere a la estrategia de Israel y a su carácter defectuoso. Lo que digo es lo siguiente: el gobierno de Israel decidió ir a la guerra. Es evidente que el gobierno de Israel considera que esta guerra va a conseguir que los israelíes estén más seguros. Los judíos liberales que se muestran críticos creen que la guerra es un error. También dejan entender que si Israel sigue luchando estas guerras ya no creerán en el sionismo. Pero el gobierno israelí cree que la guerra es esencial para la seguridad de Israel. ¿Se debería poner en peligro la seguridad de Israel porque algunos judíos liberales pudieran perder su fervor sionista? No, en ningún caso se debería.

- ¿Qué pasa con los asentamientos?

Bob Hollander de Gainesville, Florida me envió el siguiente comentario por correo (él amablemente accedió a que yo utilizara aquí):
... Me hubiera gustado que hubiera ido más allá de aludir simplemente al tema que sale de la multitud no israelí / Pro-israelí frustró: la continua expansión de los asentamientos en la Ribera Occidental, a expensas de la solución de dos estados y de un naciente proto-estado palestino... Observo como las políticas de Israel en Cisjordania nutren un entorno que facilita el auge de Hamas mientras se debilita a los palestinos moderados.
Un artículo de 1.000 palabras es un formato limitado, y el tema no era la política de asentamientos, por lo que representa una razón técnica para no abordar el tema. Lo que digo en el artículo, con toda claridad, es que "no todas las políticas israelíes son inteligentes, y que no es imprescindible que todos los judíos estén de acuerdo con ellas. Los israelíes también son susceptibles a la persuasión”. En otras palabras, no tengo ningún problema con el hecho de que gente a mí alrededor, en Israel y más allá, consideren que la política de asentamientos de Israel es perjudicial para su futuro. Ahora bien, tengo la gran duda de si los asentamientos son el principal obstáculo para la paz (de hecho los asentamientos en Gaza fueron desmantelados y la paz no ha llegado). Pero resulta un elemento importante posicionarse contra las políticas de asentamientos actuales, y en parte estoy de acuerdo con los que dicen que Israel podría seguir un curso más inteligente respecto a este tema.

- La motivación de los críticos

Ron Hibshoosh cuestiona (en Facebook) las motivaciones de los críticos judíos de Israel:
... La principal motivación de los judíos de la diáspora (especialmente los jóvenes) para distanciarse de las políticas de Israel es que no quieren ser asociados con algo que esta fuera de moda, independientemente de si están de acuerdo con ellas. No se trata propiamente de dichas políticas, se trata de querer ser cool...
De hecho, me refiero a esa posibilidad en mi artículo: "A veces se siente como si los críticos liberales sionistas de Israel estuvieran tratando de asegurarse de que los actos de Israel no repercutan en ellos (en su medio ideológico o social)". Pero prefiero tomar las críticas por lo que dicen ser y creo que su motivación es el verdadero amor y cariño por Israel. Si no fuera ese el caso – se deberían a las molestias que les pudieran ocasionar -, sus tácticas son contraproducentes y su capacidad para contribuir a mejorar las obras de Israel se ve comprometida por la amenaza implícita del desistimiento.

-  "¿Así que a ti no te importa lo que piensen los judíos liberales americanos?"

Matt Steinglass hizo el siguiente comentario en Twitter:
@Ifrosnersdomain (si a Rosner) no le importa lo que piensen los judíos liberales, ¿por qué está hablando con ellos desde las páginas de The New York Times? Un punto poco convincente.
Pero ellos sí me importan. Lea mi artículo: "Permítanme ser claro: creo que las relaciones de Israel con los judíos de todo el mundo tienen una importancia crucial. De hecho, he dedicado gran parte de mi carrera en pensar y escribir acerca de este tema". Decir que Israel no va a cambiar sus políticas en materia de seguridad porque dañen la sensibilidad de los judíos liberales, no es lo mismo que decir que no me importa si esos judíos liberales apoyan o no a Israel. Quiero que apoyen a Israel, quiero que los demás apoyen a Israel, y quiero evitar malentendidos que conduzcan a la frustración y a la alienación.

Así que mi artículo es en realidad un intento de aclarar tales cosas:

- Para los israelíes, su seguridad está por encima de la sensibilidad de los judíos liberales.
- Esa no es excusa para que se desprendan de Israel.

Ian Maitland de Seattle dejó este comentario en la parte inferior de mi artículo - uno de los cientos de comentarios -:
Los judíos no israelíes deben a sus parientes israelíes un amor incondicional por Israel, pero los israelíes no les deben nada a cambio, pues sin duda no están obligados a prestar atención a sus consejos porque, ya ven, las personas que viven lejos no tienen conocimiento de las necesidades de seguridad israelíes. 
Su tono es sarcástico, pero pienso que debería leer mi artículo de nuevo. No dice que los israelíes "no les debemos nada a cambio". De hecho, creo que les debemos la misma cantidad de amor incondicional.

-        "Entonces, ¿de qué se trataba?

Andrew Silow Caroll escribió: 
A pesar de lo que algunos comentaristas han escrito, el ensayo de Rosner no es realmente sobre el derecho de los judíos de la diáspora a criticar a Israel. 
Gracias Andrew por leer mi artículo con el cuidado adecuado. Mi artículo no dice "no a la crítica", y, si se me permite añadir, tampoco trataba de los "judíos liberales" en general - como a algunos comentaristas les gustaría que fuera -, sino más bien sobre un determinado tipo de judíos liberales. La mayoría de los judíos liberales estadounidenses - es decir, la mayoría de los judíos de América - apoyan firmemente a Israel. 

-       "¿Qué hay de los derechistas?"

James Adler hizo el siguiente comentario en Facebook: 
Usted parece casi implicar que los judíos conservadores americanos saben más que los judíos liberales israelíes y que los judíos conservadores israelíes saben más que judíos liberales americanos. Eso sueba bastante a un doble estándar doble.
Gal Beckerman dijo algo algo similar: 
Uno se sorprendería si Shmuel dijera lo mismo acerca de los judíos derechistas americanos cuando criticaran de la misma manera, pero desde su visión derechista, a un gobierno israelí de centro-izquierda. 
Estos son los comentarios justos porque sólo critiqué las observaciones de los liberales y no aborde las de los conservadores. Una vez más, voy a decir algunas cosas brevemente: 

1. No se puede reducir cada cuestión a una materia de "izquierdas" y "derechas". La cuestión de "saber más" no es una cuestión acerca de opiniones "conservadoras y liberales", sino de una sola, la de saber más. A menudo puedes determinar quién tiene más conocimiento al escuchar o leer los comentarios de la gente. Aquellos que hacen afirmaciones erróneas saben menos, aquellos que hacen afirmaciones correctas parecen saber más. Y pueden ser liberales o conservadores, americanos o israelíes. 

2. Ambos comentarios - y muchos otros - tratan a mi artículo como un intento de evitar las críticas a las políticas israelíes. No lo es. Estoy tratando de aclarar lo que es un criticismo correcto y productivo, y ese otro que, por su carácter erróneo o sesgado, no me interesa (ni a la mayoría de los israelíes). 

3. No recuerdo ninguna advertencia reciente por parte de los judíos conservadores americanos amenazando con abandonar a Israel si no asume sus políticas. 

4. Si hubieran emitido una advertencia de este tipo, yo diría exactamente lo mismo de ellos. Si usted no me cree, tal vez un artículo del 2008 en Slate puedo ayudarle a convencerles (podría o no podría, porque el problema no es exactamente el mismo). 

Mi amigo y experto del Israel Factor, Jonathan Rynhold, acertadamente mencionó este tema en sus comentarios de Facebook: 
Este no es un asunto específicamente de los liberales. En la década de 1990, los judíos de derecha estadounidenses llamaban a Rabin todo tipo de cosas que no me atrevo a repetir... la tónica de sus comentarios era acusar a Rabin de traicionar lo que ellos entendían como el sionismo. Ahora soy feliz de que todo tipo de judíos se identifiquen lo suficientemente con Israel para comprometerse de manera vigorosa, especialmente en temas de pluralismo religioso, o incluso en cierta medida en los aspectos del proceso de paz que no están directamente relacionados con la seguridad. Pero en materia de seguridad, ya que no tienen que experimentar directamente las consecuencias de vida o muerte de sus opiniones, creo que el tono que utilizan tiene que contener algo más de humildad y mucha empatía. La empatía significa ponerse en la posición de la vida real en Israel, y no simplemente extrapolar lo que Israel hace con los términos de una identidad judía en una diáspora específica.
-        "Usted no habla por mí"

Ruth Margalit respondió en Slate (en un intercambio que está teniendo con Emily Bazelon):
Así que ¿está bien para los israelíes formular objeciones, pero no para los judíos americanos? ¿Dónde trazamos la línea? 
Margalit escribió un montón de cosas, y a veces el sentido es confuso, por lo que no me queda claro si ella está escribiendo como una israelí o como una americana (ella vive en Nueva York y es miembro del equipo de la revista New Yorker). Me referiré solamente a un pequeño número de sus comentarios.

Voy a empezar por responder a las preguntas anteriores: Sí, por razones obvias las críticas de los israelíes son más aceptables para mí que las críticas de los forasteros. Y ¿dónde trazo la línea? Yo no dibujo cualquier línea, sólo estoy diciendo que cuando la gente comienza a hacer amenazas de que, si Israel sigue combatiendo, podría "perderlos", el resultado es que pierden toda posibilidad de conseguir la atención de los israelíes y de convencerlos de que Israel lleva el camino equivocado.

Margalit también escribe: "Me parece que utilizando esa afirmación de que 'Nosotros no os necesitamos (a los judíos liberales críticos)', Rosner está jugando con la idea de la seguridad de Israel, y al hacerlo, desde luego, no me convence".

Margalit dice aquí un par de cosas que son dignas de mención. Ella me atribuye algo que no he dicho. Mi artículo no dice "no os necesitamos", más bien implora "os necesitamos". Y sí, también dice que si no podemos obtener vuestro apoyo, seguiremos adelante de todos modos. ¿Qué se espera de nosotros, que si los judíos liberales americanos desaprueban las acciones de Israel, Israel tendrá que desmantelarlas voluntariamente para tenerles felices?

Ella también dice que estoy apostando por la seguridad de Israel. Esta afirmación está supeditada a las opciones políticas del escritor. Sólo tiene sentido para aquellos que creen firmemente que las actuales políticas de Israel son problemáticas. Si uno cree que la actual política tiene sentido, tal como lo piensan la mayoría de los israelíes, no se va a cambiar dicha política para elevar los índices de aprobación de Israel entre los amigos de Margalit.

Margalit también dice que "yo no hablo por ella". Bueno, nunca lo he hecho. Ningún escritor puede "hablar" por todo el mundo. Pero Margalit - con cuyos puntos de vista estoy un poco familiarizado a través de sus escritos - también debería ser lo suficientemente honesta como para decir que ella pertenece a una minoría (ideológica) muy pequeña de Israel. Es decir: yo no hablo por ella, pero tengo más derecho que ella para hablar por la mayoría de los judíos israelíes.

-        "Ustedes no pueden sobrevivir sin el apoyo de Estados Unidos"

Marc Kagan de Nueva York hizo este comentario en la parte inferior de mi artículo:
Con suerte, Israel, y el Sr. Rosner, también estarían dispuestos a prescindir de la subvención de 3000 millones de $ que los EEUU les provee anualmente, y "aprender a sobrevivir sin ese apoyo." ¿Qué beneficio, precisamente, recibe el pueblo estadounidense por esta ayuda, excepto estar implicado en miles de muertos? 
Muchos lectores se refirieron a la cuestión más general del apoyo de Estados Unidos a Israel, y es una cuestión dura. Así que permítanme los siguientes breves comentarios:

1. El apoyo estadounidense a Israel es esencial. Cuando Israel pondera sus acciones, tiene que tener en cuenta las sensibilidades de los Estados Unidos, entre otras cosas.

2. Supongo que uno de los principales impulsores del apoyo estadounidense a Israel es el apoyo de la comunidad judía. Israel necesita la conexión con los judíos americanos por muchas razones, y esta es una de ellas (incluso si no es, en mi opinión, la razón más importante, que es que son familia).

3. También hay otras razones para el apoyo de EEUU a Israel, incluyendo los cálculos estratégicos. Lean a Walter Russel Mead si quieren saber más sobre el tema. Por supuesto, estos cálculos pueden cambiar, y si lo hacen, Israel se enfrentará a dificultades.

4. Decir que Israel tendrá que encontrar una manera de sobrevivir incluso sin el apoyo de algunos judíos americanos - o, para el caso, incluso sin el apoyo de América - no es una manera para mí de expresar un secreto deseo, es una forma de declarar un hecho simple y obvio. Ningún estado debería supeditar su existencia al apoyo de otro estado o al de un grupo de personas de dicho estado.

5. ¿Podrá Israel ser capaz de sobrevivir sin el apoyo de los EEUU, de los judíos americanos o de los judíos liberales? Creo que lo hará. Pero, por supuesto, no podemos estar seguros.

-       "La metáfora del padre"

David Schanzer escribió en HuffPost:
Mi pecado final, en opinión de Rosner, es que en mi crítica de la política y de las acciones de Israel, yo no estoy tratando a mis compañeros judíos israelíes como una familia, proporcionándoles un "amor incondicional". Pero me encanta Israel sin condiciones, al igual que quiero a mis hijos. Y eso no significa que permita que mis hijos hagan lo que quieran, o que yo nunca les critique. Mi obligación como padre amoroso es ser responsable de diseñar y moldear a mis hijos para que hagan buenas decisiones y bien pensadas, que sean morales, y que les ayuden a vivir vidas felices y exitosas. Mi amor por Israel es incondicional en que mientras existe, voy a seguir abogando por su seguridad, su libertad y su prosperidad. Mi súplica a Israel, por amor, es que cambie el rumbo antes de que sea demasiado tarde. 
Schanzer escribió un artículo medido y reflexivo, y estoy de acuerdo con la mayor parte de lo que dice. Mi intención - y sé que me estoy repitiendo - no es silenciar las críticas o reclamar que todos los judíos americanos tengan que estar de acuerdo con todas las políticas israelíes.

Y sin embargo, esta metáfora del "padre-hijo" podría revelar más de lo que dice explícitamente Schanzer. El asunto es muy similar a la metáfora del "amor crítico". Así que vale la pena volver a recordárselo a Schanzer y a todos los demás críticos norteamericanos: Israel no es un niño, y ustedes no son su padre. Ustedes no tienen derecho a educarme, a darme sermones, o a castigarme "por mi propio bien". Ustedes puede ser mis hermanas y hermanos, pueden hablar conmigo, aconsejarme y proporcionarme su cariño desinteresado, incluso cuando haga una elección que no aprueben.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home